updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

No dejes que su descomunal cuerpo te engañe: los leones marinos machos son niños de mamá

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

cria de león marino con su madre

Los hijos les quitan más energía para crecer pero podrían pagárselo con descendientes más grandes

En el primer par de años después del nacimiento, los hijos de leones marinos parecen ser más dependientes de sus madres consumiendo más leche y quedándose más cerca de casa de lo que acostumbran las hijas de los leones marinos, según un estudio sobre los leones marinos de Galápagos publicado en la edición de diciembre de la revista Animal Behaviour.

Los machos jóvenes se aventuran al mar en ocasiones, pero sus contrapartes hembras se zambullen para buscar sus propios alimentos con mucha más frecuencia.

Lo curioso es que los machos jóvenes son capaces de bucear perfectamente. Con un año de edad los machos pueden bucear en una inmersión típica a la misma profundidad que las hembras (33 pies o 10 metros).

Tampoco la leche de la madre está siempre a mano. Las mamás de los leones marinos dejan con frecuencia su creciente prole durante días a la vez para encontrar alimento en el mar.

cría de león marino subida encima de su madreY, sin embargo, a pesar de todo esto, por alguna razón los hijos es mucho menos probable que se aventuren a la mar y busquen su propia comida como las hijas.

"Siempre vimos a los machos jóvenes de la colonia en pozas de marea, tirando de las colas de las iguanas marinas, descansando, durmiendo", dijo Paolo Piedrahita, un Ph.D. estudiante de la Universidad de Bielefeld en Alemania y autor principal del estudio.

"Es increíble. Puedes ver un animal de 40 kilos (88 libras) en reposo a la espera de la mamá".

Las hijas van a bucear

Piedrahita y sus colegas descubrieron esto mediante el seguimiento de los movimientos de leones marinos en y alrededor de una pequeña isla llamada Caamaño, que se encuentra en el centro de las Islas Galápagos.

Adjuntaron dispositivos de grabación especiales sobre las espaldas de 93 leones marinos juveniles con edades comprendidas entre 1 y 2 años de edad. Después de una a tres semanas, los dispositivos recogieron información detallada sobre la ubicación de los animales en el espacio tridimensional y si estaban o no mojados (en el mar) o secos (en tierra).

bebé de león marino con su madre

Esto proporcionó una visión sin precedentes del comportamiento de los leones marinos de Galápagos durante un período crítico del desarrollo, en un momento en que "todavía están bebiendo leche, pero empiezan a cazar por sí mismos", dijo Piedrahita.

Los científicos encontraron que las hembras ganaron el premio a los buceadores más activos, no sólo en general, sino en todas las categorías de edad (1 año de edad, 1,5 años de edad y 2 años de edad).

bebé de león marino con su madreLa disparidad más llamativa entre sexos se observó en los de 1,5 años de edad: Las hembras se sumergieron a una profundidad de por lo menos 16 pies (5 metros) 52 veces por día, en promedio más de siete veces la tasa para los varones de la misma categoría de edad (siete inmersiones por día). En esa categoría de edad muchos de los machos (14 de 16 individuos) ni siquiera hicieron ningún intento de buceo.

Las hembras también se aventuraron más lejos, a veces viajando dentro del mar 19 millas (30 kilómetros). En comparación, los machos nunca fueron encontrados a más de 300 millas (274 metros) de su colonia de origen.

¿Son los hijos una carga mayor?

Toda esta actividad de buceo también favorece a lobos marinos juveniles que se zambulleron a cazar activamente peces.

Los jóvenes que pasaban más tiempo buceando en las aguas tenían dietas que estaban compuestas de más pescado y menos leche. (Los científicos comprobaron esto midiendo en una firma química de la dieta la proporción de diferentes isótopos de nitrógeno en las aletas de 23 menores de edad y sus madres).

leones marinos de las islas Galápagos

Los científicos no probaron en el estudio la dieta de cada león marino. Pero, en esta muestra, más buceo significaba más comer pescado, por lo que los científicos sospechan que los hijos, debido a su relativa inactividad de buceo, es probable que consuman una mayor carga energética de su madre confiando más en su leche. Esto puede poner en riesgo la supervivencia de la madre o reducir su capacidad de invertir en la posterior descendencia, dijo Piedrahita.

Pero la madre también puede beneficiarse de esa fuerte inversión en los hijos. Una vez maduras, las hijas están prácticamente garantizadas para producir una cría al año, pero en cualquier momento pueden engendrar hijos, desde ninguno a cuatro crías en un año determinado. Teniendo en cuenta esto, las madres pueden tener más "sementales" si producen grandes hijos dominantes que sean capaces de aparearse con muchas hembras (Ver: Increíble nacimiento de un león marino capturado en vídeo).

"Este estudio proporciona una fuerte evidencia empírica" de​que las madres de lo leones marinos invierten de forma diferente en los hijos frente a las hijas, señaló Nicole Thometz, biólogo de mamíferos marinos en la Universidad de California, Santa Cruz, quien no participó en el estudio.

Añadió que también plantea una serie de otras preguntas acerca de la dinámica de la familia en estos mamíferos marinos. Por ejemplo, ¿por qué los machos jóvenes optan por quedarse en casa cuando podían salir a buscar comida? Por ahora, la respuesta sigue siendo difícil de contestar, pero Piedrahita espera que con una investigación más detallada se obtendrá una historia más completa.

Artículo científico: Lazy sons, self-sufficient daughters: are sons more demanding?