updated 11:37 PM CET, Dec 6, 2016

Antiguo primo de las morsas se parecía más a un león marino

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Archaeodobenus akamatsui

La criatura no tenía colmillos como las morsas de hoy en día

Hace unos 10 millones de años un primo lejano de la morsa moderna ensartaba los peces mientras nadaba cerca de la costa de lo que hoy es el moderno Japón, halla un estudio reciente.

De aproximadamente 10 pies de largo (3 metros), la criatura no tenía colmillos como las morsas de hoy en día, pero en su lugar poseía "caninos superiores de tamaño moderado", que medían 3,4 pulgadas (86,3 milímetros) de largo, escribieron los investigadores en el estudio.

No es de extrañar que este antiguo pinnípedo (un grupo de animales semi-acuáticos con aletas en lugar de patas, que incluye focas, leones marinos y morsas) no tuviese colmillos, dijeron los investigadores. El antepasado de la morsa, que pesaba la friolera de 1.042 libras (473 kilogramos), se parecía más a un león marino.

localización del fósil de antigua morsa"Tenemos un muy buen registro fósil de las morsas y vemos gradualmente como cambian estos animales para parecerse a un león marino. La morsa moderna tiene realmente un extraño aspecto con colmillos gigantes", dijo Morgan Churchill, investigador postdoctoral de anatomía en la Instituto Tecnológico de Nueva York en Old Westbury, Nueva York, que no participó en el estudio. "Este nuevo fósil que se describe, ocuparía muy bien uno de estos pequeños espacios que vemos".

El fósil, un joven adulto de sexo masculino, fue encontrado en 1977 enterrado en la orilla de un río en Hokkaido, una isla en el norte de Japón. El coautor del estudio Naoki Kohno, un biólogo evolutivo en el Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia de Japón, ayudó a excavar el fósil de la morsa. Yoshihiro Tanaka, autor principal del estudio y estudiante de doctorado en la Universidad de Hokkaido, se unió al proyecto en 2006 y ayudó a terminar de limpiar el fósil y analizar su anatomía, dijo.

Llamaron a la nueva especie Archaeodobenus akamatsui, que significa en griego "antigua morsa", "archaios" significa antiguo, y "Odobenus" es el nombre del género de las morsas modernas. El nombre de las especie fue en honor de Morio Akamatsu, emérito curador del Museo de Hokkaido, que ayudó a los investigadores que examinaron el fósil.

fósil de Archaeodobenus akamatsui

Cambio en el mar

La Archaeodobenus no es la primera morsa fósil encontrada en Hokkaido. En 2006, Kohno publicó un estudio de otro primo de morsa recién descubierta, Pseudotaria muramotoi, desde la misma ubicación. Una comparación de los dos fósiles sugiere que la A. akamatsui se separó de la P. muramotoi durante el Mioceno tardío en el oeste del Océano Pacífico Norte, dijeron los investigadores en el estudio.

El cambio de los niveles del mar pueden explicar cómo divergieron las dos especies, según los investigadores. Parece ser que una población ancestral estaba viviendo en el Pacífico Norte occidental, pero durante el Mioceno tardío, hace unos 12,5 a 10.5 millones años un descenso del nivel del mar causó un cambio en los entornos de la plataforma, según los investigadores.

"Eso puede haber aislado a estas poblaciones a lo largo de las diferentes áreas de la costa, lo que les permitió divergir en su desarrollo", dijo Churchill. "Cuando el nivel del mar se elevó otra vez, se incrementó la cantidad de hábitat disponible, y estas dos especies fueron capaces de volver y ponerse en contacto entre sí".

Sin embargo, "en ese momento, eran lo suficientemente diferentes que probablemente no procrearon entre ellas, por lo que podemos decir", dijo Churchill.

Es interesante encontrar que dos miembros de la familia Odobenidae vivieron al mismo tiempo, dijeron los investigadores. Hoy en día, la morsa moderna (Odobenus rosmarus) es el único miembro superviviente de la familia, pero hallazgos fósiles como éstos demuestran que la familia fue una vez diversa, con al menos 16 géneros y 20 especies.

El estudio es una "importante contribución al estudio de la evolución de los pinnípedos", dijo Robert Boessenecker, estudiante de doctorado de geología en la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, que no participó en la investigación.

"Antes de este estudio, la diversidad de morsas arcaicas parecidas al león marino que siempre se observó (o se supone) ha sido baja, con una sola especie presente en un lugar y tiempo determinado", dijo Boessenecker. "Estas dos especies, observadas en conjunto demuestran que las morsas se diversificaron un poco antes de lo que se pensaba - quizás 3 a 5 millones años atrás".

El estudio fue publicado en el 5 de agosto en la revista PLoS ONE: A New Late Miocene Odobenid (Mammalia: Carnivora) from Hokkaido, Japan Suggests Rapid Diversification of Basal Miocene Odobenids