Cegados por la luz

calamar bioluminiscente

En el Océano Austral, los animales bioluminiscentes despliegan luz para evadir los ataques de los hambrientos elefantes marinos

Quinientos metros por debajo de la superficie del océano, una hembra de elefante marino del sur se abalanza sobre un pez linterna. Por el más breve de los momentos, la oscuridad resplandece con luz. Justo cuando los aviones de combate sueltan paja para frustrar la detección del radar, el pez linterna ha emitido una serie de breves pero intensos destellos de su piel y ha evitado por poco las fauces del deslumbrado elefante marino.

Escenas como esta, reconstruidas a partir de datos recopilados en el Océano Austral por un nuevo sensor, ilustran los juegos del gato y el ratón que tienen lugar donde apenas llega el sol.

Los científicos han planteado durante mucho tiempo la hipótesis de que los animales bioluminiscentes, los que producen luz con sus propios cuerpos, pueden usar su iluminación a la defensiva. Sin embargo, demostrar esto realmente ha sido un desafío. Emitidos por muchas especies de aguas profundas, incluidas las presas frecuentes de elefantes marinos, como el pez linterna, la sepia y el calamar, estos destellos duran solo milisegundos. Para evadir un ataque, los científicos estiman que estos animales deben destellar en el instante en que un depredador intenta agarrarlos.

Aunque los investigadores colocan cámaras regularmente en depredadores submarinos, ninguno ha sido lo suficientemente preciso como para capturar momentos tan breves. Es decir, hasta que los biólogos marinos Mark Johnson y Pauline Goulet de la Universidad Aarhus de Dinamarca y la Universidad de St Andrews de Escocia, respectivamente, trabajaron con sus colegas para diseñar y construir registradores de datos biológicos especializados que incluyen un sensor casero capaz de detectar destellos de luz momentáneos. Los registradores también registran sonido, movimiento y ubicación.

calamar perseguido por un elefante marino

Imagen: Un calamar parpadeante perseguido por un elefante marino que se zambulle. Esta película fue filmada durante un estudio realizado por otro grupo de científicos publicado en Journal of Experimental Biology, donde se equipó a los elefantes marinos con una cámara para investigar la dieta. Es el único ejemplo conocido de este comportamiento defensivo.

Los investigadores viajaron a Argentina y a las islas Kerguelen en el sur del Océano Índico para capturar y etiquetar elefantes marinos hembras que tenían hambre después de pasar semanas amamantando a sus crías. El equipo pudo recuperar cuatro de las siete etiquetas que se implementaron. Los registradores de datos les dieron a los científicos una visión sin precedentes de dónde viajaban las focas para alimentarse y las posibles contramedidas bioluminiscentes implementadas por sus presas.

Durante dos meses, los registradores de datos documentaron que cada foca fue golpeada con más de 2.000 flashes por presa probable. La presa brilló constantemente en el momento en que las focas lanzaron sus ataques, lo que sugiere que los destellos son, de hecho, un intento de comprar unos preciosos segundos para escapar.

Curiosamente, una de las focas de las islas Kerguelen parece haber aprendido el truco de su presa. Justo cuando alcanzaba a su presa, la foca movía la cabeza. El movimiento haría que su objetivo parpadeara; sólo entonces la foca intentaría agarrarlo.

trazas GPS de elefantes marinos

Imagen: Trazas GPS obtenidas de las implementaciones de campo. (A) Un DTAG con sensor de luz desplegado en una hembra de elefante marino del sur (SES). (B – D) Ubicación de marcado (B) y pistas GPS de los cuatro individuos marcados en 2017 y 2018 en Península Valdés, Argentina (PV; C) y las Islas Kerguelen (KER; D).

Aunque es tentador especular que los destellos bioluminiscentes y las estrategias de caza de las focas han coevolucionado como una especie de carrera armamentista, Johnson dice que se sabe muy poco para hacer esa afirmación. Los nuevos registradores, sin embargo, pueden ayudar a aclarar si la táctica adoptada por la foca de Kerguelen es una habilidad individual o un fenómeno más extendido.

Roxanne Beltran, bióloga marina de la Universidad de California en Santa Cruz, que no formó parte de la investigación, dice que no le sorprendería saber que los elefantes marinos individuales han desarrollado nuevas estrategias de caza. "Los elefantes marinos han mostrado variabilidad individual en muchas facetas de sus vidas, desde el momento de la reproducción, el tamaño corporal, el comportamiento de buceo, las rutas de alimentación y la dieta".

Johnson y Goulet ya han adaptado sus instrumentos para examinar los hábitos de las focas con más detalle. Las nuevas versiones de las etiquetas llevan sensores de sonar en miniatura, que permitirán a los investigadores ver qué tan lejos está una foca de su presa cuando parpadea. Debido a que las focas se acercan a cada tipo de presa de manera diferente, esto puede ayudar al equipo a determinar qué especies de la zona crepuscular están persiguiendo las focas en un momento dado.

Convertir a las focas en afinadas sondas podría arrojar finalmente algo de luz en la oscuridad.

La investigación se publicó recientemente en el Journal of Experimental Biology: Flash and grab: deep-diving southern elephant seals trigger anti-predator flashes in bioluminescent prey

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.