A diferencia de los humanos, la sepia retiene en la vejez una memoria nítida de eventos específicos

Sepia officinalis

Las sepias pueden recordar lo que comieron, dónde y cuándo

Las sepias viejas son tan buenas como las más jóvenes en las tareas de memoria

Las sepias pueden recordar qué, dónde y cuándo ocurrieron eventos específicos, hasta sus últimos días de vida, según han descubierto los investigadores. Los resultados son la primera evidencia de un animal cuya memoria de eventos específicos no se deteriora con la edad.

Investigadores de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, el Laboratorio de Biología Marina (MBL), Woods Hole, Massachusetts, y la Universidad de Caen, Francia, realizaron pruebas de memoria con 24 sepias comunes (Sepia officinalis). La mitad de ellas tenía entre 10 y 12 meses de edad, no del todo adultas, y la otra mitad tenía entre 22 y 24 meses, lo que equivale a los humanos de 90 años.

"Las sepias pueden recordar lo que comieron, dónde y cuándo, y usar esto para guiar sus decisiones de alimentación en el futuro. Lo sorprendente es que no pierden esta capacidad con la edad, a pesar de mostrar otros signos de envejecimiento como pérdida de función muscular y apetito", dijo la primera autora Alexandra Schnell del Departamento de Psicología de la Universidad de Cambridge, quien realizó los experimentos en el Laboratorio de Biología Marina en colaboración con el científico senior del MBL, Roger Hanlon.

A medida que los seres humanos envejecen, pierden gradualmente la capacidad de recordar experiencias que sucedieron en momentos y lugares particulares, por ejemplo, lo que cenamos el martes pasado. Esto se denomina memoria episódica y se cree que su declive se debe al deterioro de una parte del cerebro llamada hipocampo.

Las sepias no tienen hipocampo y su estructura cerebral es dramáticamente diferente a la nuestra. El lóbulo vertical del cerebro de la sepia está asociado con el aprendizaje y la memoria. Esto no se deteriora hasta los últimos dos o tres días de la vida del animal, lo que, según los investigadores, podría explicar por qué en la sepia la memoria episódica no se ve afectada por la edad.

Para realizar el experimento, primero se entrenó a las sepias para que se acercaran a un lugar específico en su tanque marcado con una bandera en blanco y negro. Luego fueron entrenadas para aprender que dos alimentos que comen comúnmente — camarón de pastos marinos, que prefieren, y langostino — estaban disponibles en lugares específicos marcados con banderas y después de retrasos específicos. Este entrenamiento se repitió diariamente durante cuatro semanas.

Alex Schnell

Imagen: Alex Schnell con un tanque de sepia en el Laboratorio de Biología Marina, Woods Hole, Massachusetts, donde se llevó a cabo este trabajo experimental. Crédito: Fundación Grass

Luego, las sepias recuerdan qué alimentos estarían disponibles, dónde y cuándo se comieron. Para asegurarse de que no acabaran de aprender un patrón, los dos lugares de alimentación eran únicos cada día. Todas las sepias, independientemente de la edad, observaron qué alimento apareció por primera vez en cada bandera y lo usaron para determinar qué lugar de alimentación era el mejor en cada comida posterior.

"Las sepias viejas eran tan buenas como las más jóvenes en la tarea de memoria; de hecho, a muchas de las más viejas les fue mejor en la fase de prueba. Creemos que esta capacidad podría ayudar a las sepias en la naturaleza a recordar con quién se aparearon, para que no vuelvan a tener la misma pareja", dijo Schnell.

Las sepias solo se reproducen al final de su vida. Al recordar con quién se aparearon, dónde y hace cuánto tiempo, los investigadores creen que esto ayuda a la sepia a difundir ampliamente sus genes al aparearse con tantas parejas como sea posible.

Las sepias tienen una corta esperanza de vida, la mayoría vive hasta alrededor de los dos años, lo que las convierte en un buen sujeto para evaluar si la memoria disminuye con la edad. Dado que es imposible probar si los animales están recordando cosas conscientemente, los autores utilizaron el término "memoria episódica" para referirse a la capacidad de la sepia para recordar qué, dónde y cuándo sucedieron cosas específicas.

Los hallazgos han sido publicados esta semana en la revista Proceedings of the Royal Society B: Episodic-like memory is preserved with age in cuttlefish

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: