El ecoturismo hace que unas raras iguanas se vuelvan golosas

iguana de roca de Bahamas

Si se tratara de ratones o humanos tendrían diabetes, dicen los investigadores

Los ecoturistas que alimentan con uvas a las iguanas de roca en remotas islas de las Bahamas les han producido un apetito por lo dulce y un alto nivel de azúcar en la sangre, dijeron investigadores el jueves, advirtiendo sobre efectos desconocidos en la salud de los vulnerables reptiles.

Las iguanas de roca del norte de las Bahamas (Cyclura cychlura) que viven en las islas Exuma están tan enganchadas a las sabrosas delicias turísticas que se apresuran a las playas cuando escuchan que se acercan los barcos.

"Para un operador turístico, es una maravillosa manera de asegurarse poder ver a estos animales y que las personas tuvieran estas interacciones cercanas y personales", dijo Charles Knapp, del Acuario John G Shedd en los Estados Unidos.

Los conservacionistas ya habían comenzado a preocuparse de que la fruta no nativa, entregada a las iguanas en el extremo de pinchos, estaba haciendo que los grandes lagartos no desconfiaran de los humanos y los hiciera potencialmente vulnerables a los contrabandistas para el comercio de mascotas.

Pero aquellos que estaban estrechamente relacionados con las criaturas comenzaron a sospechar que las dietas estaban causando aún más molestias. La pista estaba en su caca.

Una iguana de roca del norte de las Bahamas que consume las hojas y las plantas fructíferas que la naturaleza le proporciona tiene heces que la científica Susannah French, de la Universidad Estatal de Utah, compara con un "cigarro cubano: un montón de hojas enrolladas".

Las excreciones de aquellas que habían desarrollado un gusto por las uvas de los turistas son un desastre acuoso.

Eso llevó a los investigadores a investigar los impactos de estas dietas llenas de azúcar en los cuerpos de las iguanas. Su estudio analizó por primera vez en el laboratorio los efectos de una dieta alta en glucosa en las iguanas verdes comunes.

"Pudimos básicamente administrar glucosa con el tiempo para imitar el tipo de ingesta que estaban recibiendo estas iguanas en el campo", dijo French a la AFP. Descubrieron que estos animales luchaban por regular sus niveles de glucosa en sangre.

iguana de roca de Bahamas

Imagen: Las iguanas que viven en las Islas Exuma están tan enganchadas a los sabrosos manjares turísticos que se apresuran a las playas cuando escuchan que se acercan los barcos.

¿Hábito dañino?

Luego, los investigadores viajaron a las Bahamas y capturaron un total de 48 iguanas en cuatro islas, la mitad de poblaciones frecuentadas por turistas y la otra mitad de afloramientos más protegidos y remotos. Cada iguana fue alimentada con una bebida de glucosa y luego los investigadores monitorearon su nivel de azúcar en la sangre durante casi un día.

Descubrieron que aquellas en las islas visitadas por turistas tenían los picos de glucosa más altos, y algunos permanecieron altos durante horas, mientras que aquellas iguanas que nunca vieron humanos vieron que los niveles aumentaban a un ritmo más lento y volvían a la normalidad más rápidamente.

Si bien los investigadores concluyeron que el régimen de alimentación azucarado afecta físicamente a las iguanas, aún no saben cómo podría afectar su salud.

"En otras especies, esto sería una patología. Diríamos que sí, esto es diabetes si se tratara de ratones o humanos", dijo French, quien dijo que un mayor estudio investigaría una variedad de potenciales efectos para la salud, desde los impactos en la inmunidad hasta la reproducción.

Los investigadores también están analizando cómo la pérdida del apetito por el pastoreo normal de plantas locales podría afectar el entorno más amplio de las islas.

Las iguanas no son de ninguna manera las únicas especies afectadas por turistas bien intencionados que ofrecen bocados inadecuados.

En 2018, los investigadores encontraron que las tortugas verdes alimentadas por turistas en las Islas Canarias tenían marcadores en la sangre relacionados con un alto consumo de proteínas y grasas.

Knapp dijo que los conservacionistas reconocen la importancia del turismo para las Bahamas y dijo que los operadores turísticos han mostrado su disposición a evolucionar en sus tácticas, cambiando el pan por las uvas, para evitar dañar a las iguanas.

Pero ha habido una reciente proliferación de operaciones de embarcaciones más pequeñas, dijo, lo que dificulta asegurarse de que las personas actúen de manera ética.

"No queremos tratar de ordenar un paro completo, solo estamos tratando de proporcionar la información que luego pueden usar para ayudar a desarrollar un plan que quizás sea más sostenible", agregó.

El estudio "Ecotourism causing northern Bahamian rock iguana's sugar high" ha sido publicado en el Journal of Experimental Biology.

Imagen de cabecera: Las iguanas de roca del norte de las Bahamas están catalogadas como vulnerables a la extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Etiquetas: IguanaApetitoDulce

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: