Solo sobreviven 10 vaquitas marinas, pero es posible salvar a la especie de la extinción

vaquitas marinas

Debería cesar de inmediato la pesca ilegal con "redes de enmalle"

La vaquita marina (Phocoena sinus), el mamífero marino más pequeño del mundo, está al borde de la extinción, con 10 o menos viviendo todavía en el Golfo de California en México, su único hábitat. Pero un análisis genético realizado por un equipo de biólogos y colegas de la Universidad de California, Los Angeles (UCLA) descubrió que la especie en peligro crítico se mantiene relativamente saludable y potencialmente puede sobrevivir, si la pesca ilegal con "redes de enmalle" cesa de inmediato.

"Curiosamente, descubrimos que la vaquita no está condenada por factores genéticos, como mutaciones dañinas, que tienden a afectar a muchas otras especies cuyo acervo genético se ha reducido a un punto similar", dijo Christopher Kyriazis, un estudiante de doctorado de la UCLA en ecología y biología evolutiva y coautor principal de la investigación. "La pesca ilegal sigue siendo su mayor amenaza".

Las pequeñas marsopas, que miden entre 4 y 5 pies de largo (1,20 y 1,50 metros), a menudo se enredan y mueren en las redes de enmalle de malla grande que usan los cazadores furtivos que cazan la totoaba (Totoaba macdonaldi), un pez en peligro de extinción muy apreciado en algunos países por sus supuestas propiedades medicinales. Si bien México prohibió la pesca de totoaba e hizo ilegal el uso de estas redes en el hábitat de las vaquitas, muchos dicen que las prohibiciones no siempre se cumplen.

Los investigadores analizaron los genomas de 20 vaquitas que vivieron entre 1985 y 2017 y realizaron simulaciones computacionales para predecir el riesgo de extinción de la especie en los próximos 50 años. Llegaron a la conclusión de que si la pesca con redes de enmalle termina de inmediato, la vaquita tiene muchas posibilidades de recuperación, incluso con la endogamia. Sin embargo, si la práctica continúa, aunque sea moderadamente, las perspectivas de recuperación son menos optimistas.

"En relación con otras especies, la vaquita tiene una mayor probabilidad de recuperarse de una caída extrema de la población sin sufrir graves consecuencias genéticas por la endogamia", dijo la coautora principal Jacqueline Robinson, una becaria postdoctoral en la UC San Francisco que obtuvo su doctorado en biología en la UCLA. "La diversidad genética en las vaquitas no es tan baja como para constituir una amenaza para su salud y persistencia. Simplemente refleja su rareza natural".

Vaquitas marinas en el Golfo de California, 2008. Crédito: Chris Johnson/WWF

La diversidad genética es una medida de las diferencias que existen a lo largo del genoma entre los individuos de una población. Las poblaciones grandes tienden a tener muchas diferencias, mientras que las naturalmente más pequeñas o diezmadas tienen menos, lo que da como resultado individuos genéticamente más similares. Esa similitud a menudo puede resultar en una mayor incidencia de mutaciones dañinas que ponen en peligro a la población, ya que es más probable que los individuos hereden el mismo gen silenciado de ambos padres, dijo el autor principal Kirk Lohmueller, profesor asociado de ecología y biología evolutiva y de genética humana de la UCLA.

"Una opinión predominante en la biología de la conservación y la genética de poblaciones es que las poblaciones pequeñas pueden acumular mutaciones nocivas", dijo Lohmueller. "Sin embargo, nuestro hallazgo de que la vaquita probablemente tiene menos mutaciones fuertemente dañinas escondidas en la población significa que están mejor preparadas para sobrevivir a la futura endogamia, lo que es un buen augurio para su recuperación general".

Entonces, ¿Qué protege a las vaquitas de los peligros genéticos de la endogamia? Gran parte tiene que ver con el hecho de que siempre han sido una pequeña población en un hábitat muy pequeño en el extremo norte del golfo, dijeron los investigadores. Si bien se desconocen sus números históricos, la primera encuesta exhaustiva en 1997 contó aproximadamente 570 marsopas, un número que ha disminuido constantemente durante los últimos 25 años pero que, para empezar, no era grande.

"Son esencialmente el equivalente marino de una especie isleña", dijo Robinson, quien señaló que la especie ha sobrevivido durante decenas de miles de años con una baja diversidad genética. "La abundancia naturalmente baja de las vaquitas les ha permitido purgar gradualmente variantes genéticas recesivas altamente dañinas que podrían afectar negativamente su salud bajo la consanguinidad".

De hecho, dijo Robinson, de las 12 especies de mamíferos marinos, incluidas las vaquitas, que los investigadores analizaron genéticamente, las vaquitas tenían la menor cantidad de mutaciones potencialmente dañinas.

Si bien es compleja la interacción entre el pequeño tamaño de la población, la endogamia y las variaciones genéticas dañinas, el enfoque utilizado por el equipo en este estudio puede ayudar a arrojar luz sobre esta dinámica.

red de enmalle

Imagen: Las redes de enmalle, como la que se muestra aquí, son utilizadas por los pescadores que cazan la totoaba, otra especie en peligro de extinción. El gobierno de México prohibió el uso de redes en el norte del Golfo de California en 2017, pero los cazadores furtivos continúan con la práctica ilegalmente.

"Con conjuntos de datos genómicos, ahora tenemos la capacidad de abordar esta complejidad", dijo Robinson. "Las especies pueden variar en sus niveles de variación genética dañina, y no todas se verán afectadas exactamente de la misma manera por el tamaño reducido de la población o la endogamia. Ahora hay muchos ejemplos de especies que se recuperan de declives extremos".

"Esperamos que nuestro análisis sea útil no solo para demostrar el potencial de recuperación de la vaquita marina", dijo Kyriazis, "sino también para resaltar un nuevo enfoque de simulación basado en la genómica para especies en peligro de extinción".

De manera alentadora, las vaquitas sobrevivientes en el norte del Golfo de California se están reproduciendo activamente y parecen saludables. Pero las redes de enmalle de los cazadores furtivos continúan representando una amenaza existencial para la especie y, a menos que se tomen más medidas para proteger a las marsopas, existe una clara posibilidad de que se extingan. La pérdida sería una gran tragedia, dijo el autor principal del estudio, Robert Wayne de la UCLA.

"La vaquita es un símbolo de la diversidad única que se encuentra en el Golfo de California, que fue descrita por John Steinbeck en su maravilloso libro de 1951 'The Log From the Sea of Cortez'", dijo Wayne, un distinguido profesor de ecología y biología evolutiva y profesor del instituto médico Howard Hughes.

"Representa un linaje evolutivo único, no hay especies similares en ninguna parte del mundo, y su pérdida le robaría al ecosistema un importante depredador adaptado a este ecosistema único".

La investigación se publica el 6 de mayo en la revista Science: The critically endangered vaquita is not doomed to extinction by inbreeding depression

Aquí no tenemos formulario, puedes dejar tus comentarios sobre este artículo en nuestra página de Facebook.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: