Pulpo de anillos azules escondido en una concha muerde a un adolescente

Pulpo de anillos azules
Hay cuatro especies de pulpo de anillos azules y cada una contiene tetrodotoxina, que es una de las toxinas más mortales del mundo.

Es uno de los animales más venenosos de la Tierra y no se conoce antídoto

Un adolescente australiano tuvo suerte de escapar después de ser mordido por uno de los animales más tóxicos del mundo, un pulpo de anillos azules, después de recoger accidentalmente el mortal cefalópodo escondido en una concha. Pero esta no fue la única situación en la que estuvo cerca el peligro: casi le pasó lo mismo a un niño pequeño, lo que podría haber sido desastroso.

Los pulpos de anillos azules son un grupo que comprende cuatro especies: el pulpo mayor de anillos azules (Hapalochlaena lunulata), el pulpo de anillos azules del sur (Hapalochlaena maculosa), el pulpo de anillos azules (Hapalochlaena fasciata) y el pulpo común de anillos azules (Hapalochlaena nierstraszi).

Estos pulpos, que son lo suficientemente pequeños como para caber en la palma de la mano, contienen tetrodotoxina, una poderosa neurotoxina sin antídoto conocido que puede paralizar y matar a los humanos en cuestión de minutos, incluso en pequeñas dosis.

Jacob Eggington, de dieciocho años, estaba nadando en la playa de Shoalwater, cerca de Perth, cuando recogió una concha que, sin saberlo, contenía una especie no identificada de pulpo de anillos azules, informó el sitio de noticias local PerthNow. Egginton guardó la concha en su bolsillo y la llevó a tierra para mostrársela a su familia. Cuando la sacó de su bolsillo para mostrársela a su sobrina pequeña, vio al pulpo de anillos azules y lo dejó caer al suelo.

"Tan pronto como vio el pulpo, gritó muy fuerte", dijo el hermano de Eggington, Joshua, a 7NEWS Perth. "Sólo unos segundos más tarde y el niño lo habría estado sosteniendo".

Después de examinar su pierna, Egginton encontró una pequeña picadura indolora y comenzó a sentirse mal. Lo sacaron en camilla de la playa y lo llevaron al hospital, donde fue atendido durante más de seis horas. Posteriormente fue dado de alta y se espera que se recupere por completo.

La tetrodotoxina, que también se encuentra en algunos tritones, ranas y peces globo, impide que los nervios envíen señales a los músculos al bloquear los canales de iones de sodio. Debilita y paraliza rápidamente los músculos, incluidos los necesarios para respirar, lo que puede provocar un paro respiratorio y la muerte.

La tetrodotoxina puede comenzar a actuar rápidamente o tardar horas en paralizar los músculos, por lo que las personas pueden morir entre 20 minutos y 24 horas después de que la toxina ingresa al cuerpo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

No existe un antídoto conocido, por lo que todo lo que pueden hacer los profesionales de la salud es brindar atención de apoyo o usar un ventilador si los pacientes no pueden respirar, según los CDC.

Los pulpos de anillos azules no crean tetrodotoxina por sí mismos. En cambio, la toxina es producida por bacterias simbióticas que viven en las glándulas salivales de las criaturas, según el Instituto Australiano de Ciencias Marinas. La tetrodotoxina se encuentra en todos los tejidos del pulpo, lo que los convierte en algunos de los pocos animales que son a la vez tóxicos y venenosos. También significa que una persona puede recibir una dosis letal con sólo tocar los diminutos cefalópodos.

pulpo de anillos azules

Imagen: Los pulpos de anillos azules muestran sus anillos azules para advertir a los depredadores sobre su toxina mortal.

Los anillos azules iridiscentes de los pulpos, que son emitidos por órganos especiales que cambian de color, destellan cuando se sienten amenazados para advertir a los depredadores de su toxicidad.

A pesar de ser tan tóxico, sólo se sabe que tres personas han muerto a causa de los pulpos de anillos azules, según WebMD. Pero ha habido muchos momentos en los que estuvieron cerca.

En marzo, una mujer sobrevivió a dos mordeduras en el abdomen por un pulpo de anillos azules escondido en una concha que encontró mientras nadaba en una playa cerca de Sydney.

En 2006, un niño de 4 años casi muere después de ser mordido por un pulpo que recogió en una playa de Queensland. El niño vomitó varias veces antes de desarrollar visión borrosa y luego perder el control de la mayoría de sus músculos, según un informe de caso publicado en la revista Clinical Toxicology. Después de pasar 17 horas conectado a un ventilador, finalmente se recuperó por completo.

Los expertos advierten que las aguas más cálidas durante el verano de Australia podrían aumentar el riesgo de que más personas se encuentren con los tóxicos cefalópodos. "Son muy buenos escondiéndose, por lo que normalmente no los veríamos con tanta frecuencia, pero están allí", dijo a PerthNow Jennifer Verduin, oceanógrafa de la Universidad Murdoch en Perth.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo