updated 12:54 PM CEST, Oct 1, 2016

Doce de las criaturas más mortíferas del mar

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

serpiente de mar oliva

La serpiente más tóxica del mundo vive en el océano

El asesino venenoso de seres humanos más conocido en el mar es la medusa de caja o avispa de mar

boca de cachalote Algunos de los más mortíferos cazadores en el mundo se encuentran en nuestros océanos. Tampoco no todos ellos son lo que cabría esperar. De las criaturas del tamaño de una pelota de béisbol a los leviatanes que pesan 45 toneladas, los animales que se incluyen aquí están todos entre los más letales para sus presas y, en ocasiones, también para el hombre.

Algunos usan dientes afilados como navajas para cortar la carne de sus presas, mientras que otros utilizan la electricidad, el veneno o la velocidad y el simple sigilo. El resultado final, sin embargo, es el mismo: la muerte rápida - los cazadores tienen sentidos especializados y otras partes del cuerpo para detectar y hacer frente a sus presas.

12. Gran Barracuda

barracuda

La gran barracuda es la más grande de todas las especies barracuda y se asemeja a un torpedo. Un cazador solitario, que caza en aguas poco profundas y los arrecifes de coral, y tiene una visión increíble con la que puede realizar una emboscada o perseguir de las presas. Oficialmente, sólo dos personas han sido asesinadas por barracudas, pero se sospecha de muchas otras muertes.

11. Cachalote

cachalote saltando

El enorme cachalote es tan largo como un vagón de metro y come alrededor de una tonelada de comida al día. Su comida favorita es el calamar gigante - que vive en las profundidades del océano, a 900 metros de profundidad -, así como peces y pulpos. El cachalote tiene dientes de hasta 20 cm de largo para la trituración de su presa.

cachalote saltando

El cachalote encuentra a sus presas por ecolocalización. Genera un agudo clic ultrasónico desde la parte delantera de su cabeza que rebota en su objetivo. Este vuelve a la ballena, que lo interpreta - igual que un submarino - para determinar la ubicación de los calamares u otro animal. Exactamente lo que ocurre cuando el cachalote llega a su presa está empañado en el misterio, pero los científicos saben que implica una enorme lucha por las marcas de las ventosas que se han encontrado en la piel de las ballenas.

10. Tiburón Toro

tiburones toro

Los tiburones toro son llamados así por su aspecto macizo y son mortales para sus presas. Tienen ojos pequeños y por lo tanto utilizan un sentido especializado del olfato para la caza. También tienen pequeños órganos rellenos de gel en la cabeza para la detección a distancia de la corriente electromagnética de sus presas. Nadan a toda velocidad, para perseguir a su presa y los matan con hileras de dientes como de sierra (los cuales se reemplazan continuamente). Algunos científicos creen que el tiburón toro ataca los seres humanos más que el gran tiburón blanco.

9. Raya torpedo

raya torpedo

Los tres animales que se han indicado antes, utilizan sobre todo sus dientes afilado para matar, mientras que los tres siguientes se basan más en el shock, el sigilo y la velocidad. La raya torpedo se parece a un bombardero, y utiliza las descargas eléctricas como arma. Es una de las 14 especies de rayas que proporcionan sacudidas y su poder proviene de un disco en el centro de su cuerpo. Son como trampas para peces por debajo de sí mismas, doblando sus alas hacia abajo alrededor de su víctima y emitiendo un fuerte golpe que por lo menos aturde y normalmente mata a su presa. La raya torpedo caza en aguas poco profundas, donde los buzos están a menudo presentes, y si es alarmada puede administrar una descarga de 50 voltios, por lo que muchos ahogamientos inexplicables se cree que son debidos a este pez. La corriente de la raya torpedo puede causar un paro cardíaco en las personas, y potencialmente la muerte.

8. Marlines

marlín del pacífico

Los peces picudos son conocidos por su velocidad de caza. La familia incluye al pez vela y al marlín, pero el pez vela es el pez más rápido del océano. Por desgracia, también son trofeos populares y alimento para peces. La sobrepesca y la destrucción del hábitat han reducido su número en un 90%.

pez vela

Los marlines han matado a seres humanos cuando son atrapados en una línea de pesca con uno de sus saltos poderosos en un esfuerzo por escapar: la nariz de espada puede penetrar los cuerpos de los pescadores. Cuando se trata de la caza, el pez vela despliega sus aletas para parecer más grande de lo que es y trabajan juntos como un equipo para acorralar los bancos de peces. Entonces ellos usan sus espadas como los murciélagos, aturdiendo y mutilando al pescado para comérselo.

7. Foca leopardo

foca leopardo

La foca leopardo utiliza el sigilo para acabar con su presa. Es la única foca que se alimenta principalmente de animales de sangre caliente: los pingüinos forman el 80% de su dieta, una media de cinco aves por día por foca. Sus dos caninos de 1/2-cm cortan a través a los pingüinos, como la mantequilla, y las focas no se limitan a cazar en el océano ...

foca leopardo cazando

Las focas leopardo también llegan a la tierra para cazar a sus presas, aunque algunos pingüinos las reconocen y escapan antes de ser muertos. En tales casos, la foca los deja ir para luego conseguir un mejor blanco y que no se escapen las aves. Por desgracia para los pingüinos, la foca leopardo es uno de los más feroces cazadores en el océano y rara vez echa a perder a su presa.

6. Serpiente de mar

serpiente marina

Dientes afilados, la velocidad y la sorpresa no son las únicas herramientas para la caza en el océano, el veneno puede matar, y entre los animales más venenosos de la tierra está la serpiente de mar oliva. Es en el océano, con una mordida que se dice capaz de inyectar veneno suficiente para matar a 20 hombres adultos. Los pequeños huecos de los colmillos contienen dos toxinas diferentes: una neurotoxina que afecta los nervios y un mielotóxico que afecta al tejido, lo que combinado puede causar una muerte rápida. La serpiente marina oliva tiene un buen sentido del olfato y también tiene un arma oculta extra a la que recurrir. En la cola tiene células nerviosas sensibles a la luz que recogen las reflexiones de los peces, dándole otro conjunto de "ojos". El peligro para los buceadores se produce cuando la serpiente se acerca a la superficie para respirar y vuelve hacia abajo de nuevo, cruzándose en el camino con los buzos.

5. Erizo de mar de fuego

erizo de mar de fuego

El erizo de mar de fuego no sólo tiene veneno, sino que también pueden morder. Con el tamaño de una pelota de béisbol o menos, sigue siendo una de las criaturas más mortíferas en el océano. Inyecta su veneno de dos maneras: sus espinas contienen los sacos de veneno, con los que el veneno puede ser inyectado directamente en la herida a través de la columna vertebral, pero también tiene docenas de pequeñas mandíbulas que se cierran de golpe sobre la presa que inyectan la toxina paralizante en su víctima . Estos atractivos pero letales erizos han matado a seres humanos antes, y no hay antídoto. Así que ten cuidado donde pisas!

4. Medusa de caja

medusa de caja

El más grande asesino venenoso de seres humanos conocido en el mar es la medusa de caja o avispa de mar. Que ha matado a más de 80 personas solo en Australia en los últimos 50 años y es la medusa más tóxica que existe. La medusa de caja también caza activamente en lugar de ir a la deriva hasta que aparezca la presa, a diferencia de las medusas verdaderas. Otra característica notable de las medusas son sus pares de ojos, que funcionan muy parecido a los ojos humanos. Puede tener alrededor de 60 tentáculos con miles de células urticantes con las que inyectan su veneno en la presa, y que puede causar un paro cardiaco y respiratorio completo en los humanos.

3. La orca

orcas entre el hielo marino

La orca es un miembro gigante de la familia de los delfines, capaz de llegar a 4.500 kg, o 10.000 libras, de peso. Las orcas viven en manadas de hasta 40 y trabajan juntas para rastrear y cazar presas. Atacan a los bancos de peces en una bola, y pasan la gran cola para aturdir a los peces haciéndolos presa fácil. También irán a la caza como una manada de lobos y matan marsopas y focas mordiendo con sus dientes de 10 cm de largo. En definitiva, que pueden parecer adorables, pero son uno de los depredadores más feroces en el mar, por lo que no hay que tratar de acariciarles desde un barco!

2. Gran tiburón blanco

gran tiburón blanco

El gran tiburón blanco! Este pez puede matar a la gente, no nos engañemos, y lo ha hecho muchas veces, sobre todo en la costa de Australia, aunque también en otras partes de los océanos del mundo. Entre el 18 y el 25% de su cerebro está dedicado a oler, mientras que los canales rellenos de gel en su cara que parecen puntos negros, llamados ampollas de Lorenzini, recogen los estímulos eléctricos emitidos por sus posibles presas. El gran tamaño del tiburón blanco - que pesa de 1.500 a 2.400 libras - y los dientes afilados lo convierten en un cazador formidable. También es un depredador que es difícil de eludir, su método de caza preferida es la emboscada desde abajo. Los grandes blancos prefieren comer mamíferos grasos por la energía que proporcionan, y en un estudio un tiburón rechazó totalmente un cadáver de oveja cuando se le da la posibilidad de elegir entre él y los cadáveres de un cerdo y una foca. Los tiburones blancos son peces que atacan a humanos, pero sin embargo no atacan de manera indiscriminada. Se cree que muerden a los humanos ya que a menudo se ven desde abajo como las focas, sobre todo si reman sobre una tabla de surf.

1. Cocodrilo de agua salada

cocodrilo de mar

La última entrada de la lista de los más mortíferos cazadores del mar es el cocodrilo de agua salada. Otro animal enorme, es el reptil más grande en la tierra y ha existido sin cambios durante 60 millones de años. Está confirmado que ha matado hombres, con sus 900 kg de puro músculo. Las glándulas en su lengua le permiten expulsar la sal del mar, aunque en realidad rara vez vive en el océano, y prefieren los ríos, pantanos y sus afluentes. Cuando caza a su presa las descoyunta girando y rodando para matarlas, y usa sus fuertes 60 dientes o más para triturar la carne y romper los huesos.

cocodrilo de agua salada

Casi todos los cazadores que aparecen aquí han atacado al menos una persona, y todos son los cazadores más mortíferos del océano para sus presas. Si cazan solos, en grupos o esperan a su presa, el fin es el mismo: una muerte rápida y sin piedad.

La historia anterior se reproduce (con adaptaciones personales) de un original de Environmental Graffiti