updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

El mundo del tráfico ilegal de vida salvaje: ladrones de almejas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Elliot Bay en Puget Sound, panorámica

Juegos de Conchas: Pícaros, contrabandistas, y la caza del regalo de la naturaleza

Una Novela de hechos reales en las bahías de Puget Sound en el Estado de Washington, EE.UU.

Este thriller (Shell Games: Rogues, Smugglers, and the Hunt for Nature's Bounty) es la historia verdadera de unos cuantos individuos comprometidos que dedican su vida a la captura de aquellos que quieren destruir nuestro medio ambiente por la sobre-explotación de los recursos naturales del mundo.

Shell Games, portadaEn un mundo donde unos pocos ricos son cada vez más ricos mientras que dramáticamente el resto de nosotros pasamos las noches en vela pensando cómo vamos a pagar el alquiler, todo parece tener el precio que se le atribuye. Los ricos usan su riqueza para comprar placeres sensuales y exóticas experiencias que el resto de nosotros sólo podemos soñar.

Una de esas demandas se centra en los animales, ya sea manteniendo un raro animal como animal doméstico, usando su piel (u otras partes), o comiendo especies en vía de extinción. Estos deseos son satisfechos por un floreciente mercado negro. Este es el mundo del tráfico ilegal de vida salvaje, donde cazadores furtivos masacran tiburones sin más motivo que sus aletas, caimanes por su piel y elefantes por sus colmillos. Este es el mundo donde los cazadores vacían la selva tropical de sus exquisitas mariposas, aves exóticas y raros lagartos. Este es el mundo de los ladrones de almejas.

Espera, ¿qué dices? ¿ladrones de almejas?

almeja rey record de pesoBienvenido a Puget Sound, un sistema marino de vías y cuencas fluviales interconectadas ubicado en el noroeste del Pacífico - la porción occidental del estado de Washington y Columbia Británica. Puget Sound es el hogar de las almejas más grandes, y de aspecto pornográfico, del mundo: el geoduck (almeja trompa de elefante o almeja rey - Panopea generosa), nombre derivado de una lengua nativa de la costa oeste norteamericana. El geoduck pesa entre 1 y 3 kilogramos cuando llega a los cinco años. Ya que estos crustáceos crecen continuamente durante toda su vida útil de más de 150 años (aunque más lentamente después de la aceleración exuberante del crecimiento juvenil), las más viejas pueden llegar a pesar hasta 7 kilos. Debido a que esta almeja gigante tiene una vida útil extremadamente larga, enormes proporciones y alta fecundidad, es muy apreciada en la cocina (y como afrodisíaco) en Japón, Corea y especialmente en China, así como en otras naciones de Asia, donde los animales se venden al por mayor a $168/£231 el kilogramo.

almeja trompa de elefante en una tienda de China

almeja rey en un tanque de pescaderíaA pesar de que esta almeja gigante es a menudo objeto de risas y bromas entre los vecinos, también representa varios millones de dólares por año en la pesca local - y eso no es cosa de risa. Escondidas bajo las aguas de Puget Sound viven unas 90 millones de geoducks. Ocultos por encima de las olas un pequeño número de cazadores furtivos, contrabandistas y mafiosos buscan geoducks para satisfacer su interminable codicia. A pesar de la enorme población de geoducks, la explotación no regulada puede cambiar rápidamente la dinámica de las poblaciones silvestres y destruir la ecología de toda una región - una dolorosa lección que se aprendió a expensas del otrora abundante abulón del norte (Pinto), Haliotis kamtschatkana. Este molusco marino herbívoro tenía un número que parecía inagotable, pero en 15 años de pesca no regulada y caza furtiva para satisfacer las demandas del mercado negro hizo que la población de abulón colapsara. Sigue disminuyendo hoy en día, todavía se sitúa en el borde de la extinción.

El conocido detective Ed Volz. Nacido en el noroeste del Pacífico, Volz pasó gran parte de su infancia cazando y pescando en la región. Pero la caza y la pesca son más que pasatiempos de fin de semana para él. Volz puso su pasión por trabajar para el Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Washington, dedicando su vida adulta a proteger los recursos naturales de la región, en particular "el oro de Puget Sound" - todas los valiosas geoducks. Después de perseguir a los ladrones de pescado por un año o así, Volz se convence de que muchos de los cazadores furtivos de geoduck de la región están vinculados, que hay una organización criminal de cazadores furtivos de geoduck que trabajan para un oscuro capo de productos del mar de la mafia local - una misteriosa "Geoduck Gotti" - y Volz está decidido a encontrar a este hombre y ponerlo tras las rejas.

almeja rey en mercado de Tsukiji, Tokio Juegos de Conchas: los pícaros, los contrabandistas, y la búsqueda del regalo de la naturaleza [William Morrow, 2010; Amazon UK; Amazon EE.UU. ]Es la historia real de un año de duración de una persecución del gato y el ratón. Esta cuidadosa investigación criminal y la aventura maravillosamente escrita está llena de mal tiempo, persecuciones nocturnas en barco, soplones, disputas entre agencias, personajes fascinantes y complejos, maletas repletas de millones de dólares en efectivo, explosiones, asesinos a sueldo - sí, incluso intentó de asesinato -, con una conclusión inesperada. Una historia reveladora, Juegos de Conchas tiene todos los elementos de una veloz novela de detectives y mucho más, porque todo es verdad.

Juegos de Conchas es el primer libro de Craig Welch. Welch es un periodista ambiental ganador del premio del Seattle Times, pero investigar y escribir un libro es un esfuerzo mucho más sostenido que publicar una pocas noticias. Sin embargo, Welch engancha magistralmente a sus lectores como a los peces la caña, poco a poco en un hilo apenas visible, desconcertante y iluminando el camino.

Es una de las mejores historias de crímenes reales de los últimos años. Si eres es un ambientalista, un "gourmet" del marisco, un residente del "Northwet" Pacífico o si te gusta leer misterios fuertemente representados, te gustará Juegos de Conchas. Craig Welch también está en Twitter @CraigAWelch