updated 11:37 PM CET, Dec 6, 2016

La langosta de garra terrorífica

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Langosta Dinochelus ausubeli

La langosta Dinochelus ausubeli ha sido recién descubierta en aguas profundas

Algunos científicos reciben premios por sus contribuciones a la ciencia, otros se encuentran en los sellos postales. El nombre de Jesse Ausubel de la Universidad Rockefeller está inmortalizado en el nombre científico de un recién descubierto poco frecuente género de una nueva langosta de aguas profundas. Le fue dado el nombre de Ausubel como un homenaje a su contribución al éxito del Censo de Vida Marina, del que fue co-fundador.

Descubierta por un trío de científicos internacionales, la langosta Dinochelus ausubeli, vive en las aguas del océano profundo cerca de las Filipinas. La langosta tiene unos móviles y bien desarrollados pedúnculos y una placa en forma de T invertida por delante de su boca.

Pero su característica más llamativa es una garra poderosa, con una base corta con bulbo y dedos espinosos extremadamente largos para capturar presas. Dinochelus se deriva de las palabras griegas dino, es decir terrible y temible, y chelus, que significa garra.

Langosta Dinochelus ausubeli

En total, el Censo de Vida Marina ha patrocinado 540 expediciones durante más de 10 años, realizadas por 2.700 investigadores de más de 80 países. Fue, dice Ausubel, el proyecto más grande en la historia de la biología marina.

"Al igual que los editores de enciclopedias, almanaques y diccionarios del siglo XVIII, el Censo de Vida Marina ha hecho mucho más accesible una gran cantidad de información ya existente, pero mal organizada", dice Ausubel, quien es el director del Programa para el Medio Ambiente Humano de Rockefeller. "También ha conducido al descubrimiento de muchas cosas nuevas".

Además del descubrimiento de Dinochelus ausubeli, aportaciones destacadas de los científicos que participan en el censo son:

* un diagrama de correlación entre la relación genética de 5.000 especies marinas de 10 filos;
* un mapa de ruta y localización de alrededor de 20 especies de depredadores en el Pacífico, desde aves, peces, ballenas y otros animales a los que se colocaron pequeñas etiquetas de seguimiento, y
* estimaciones sin precedentes de la biomasa marina del océano profundo, sobre la base de unos 200 estudios llevados a cabo en el marco del Censo, que muestran la sorprendente abundancia de la biomasa del lecho marino en las latitudes altas.

El Censo también expone muchas lagunas en nuestro conocimiento de lo que es conocido y lo desconocido. Por ejemplo, el Océano Ártico sigue siendo sorprendentemente desconocido. "Los rusos pueden plantar una bandera, pero ni ellos ni nadie saben lo que vive cerca del Polo Norte", dice Ausubel.

Resultados del proyecto están vinculadas a una base de datos de códigos de barras de la vida y las páginas de la Enciclopedia de la Vida (Encyclopedia of Life - EOL), además de ser publicados en los documentos de libre acceso de la Biblioteca Pública de Ciencia (Public Library of Science). Dinochelus ausubeli ya tiene su propia página en la EOL.