Leucothea pulchra

Brillantes ondas luminosas acechando a su presa... los ctenóforos están en movimiento.

Los ctenóforos son animales singulares con capacidad para reflejar la luz en un llamativo juego de colores verdes, azules, rojos...

Su apariencia es similar a las medusas pero se trata de animales diferentes. Las medusas poseen células urticantes que en ocasiones pueden resultar peligrosas para el ser humano, y los ctenóforos presentan otro tipo de células (coloblastos), que producen una sustancia pegajosa para capturar a sus presas.

cténoforo en movimientoAdemás, las medusas se desplazan mediante la contracción de la umbrella mientras que los ctenóforos lo hacen mediante cilios (o peines) que reflejan la luz. Y es que los ctenóforos, de los que se han descrito más de 150 especies diferentes, presentan una característica singular: pueden producir luz propia o bien reflejar la que incide sobre ellos dando lugar a llamativos espectáculos de iridiscencia, adaptaciones éstas relacionadas con sus comportamientos alimenticios y reproductivos, así como para evitar posibles depredadores.

Aulacoctena cydippid

 

Aulacoctena sp.

 

Bathocyroe fosteri

 

Bathycyroe fosteri

 

Beroe cucumis

 

Beroe cucumis

 

Beroe forskalii

 

Coeloplana sp.

 

cténoforo

 

cténoforo

 

Lampocteis sp.

 

Mertensia ovum

 

Pleurobrachia bachei

Etiquetas: ctenóforobioluminiscenciacoloblastocilioluziridiscencia
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta