updated 11:37 PM CET, Dec 6, 2016

Una manta raya da a un buzo la emoción de su vida

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

manta raya da una voltereta a un buzo

Un investigador buceando en un encuentro cercano con un juguetón planeador marino gigante

Nueva Zelanda, Filipinas, Ecuador y México han prohibido la pesca y exportación de manta rayas

Las mantas son los gigantes de las especies de rayas. Estos "voladores" oceánicos tropicales pueden crecer hasta tener una envergadura de 25 pies (7,62 metros) y pesar hasta tres toneladas.

Por esas normas la manta de 15 pies (4,57 metros) en el vídeo, que encontró este mes el biólogo marino Josh Stewart frente a la costa de Perú, era relativamente pequeña. Pero era lo suficientemente grande para hacer lo que sucedió después.

Stewart nadaba por debajo de la manta para fotografiar sus marcas del vientre, que son equivalentes a las huellas humanas de la especie: No hay dos mantas que tengan los mismos puntos. Entonces la manta atrapó a Stewart en sus aleteos y, sin dañarlo, le dió una rápida voltereta.

"En todos mis años de filmar y de interacción con manta rayas nunca he presenciado una interacción tan extraordinaria entre una manta raya y un nadador", escribió Shawn Heinrichs de WildAid en un post del grupo sobre el encuentro. "El poder y el carisma de esta manta gigante fue verdaderamente humillante".

Con alrededor de una cuarta parte de las especies conocidas inclinadas hacia la extinción, las rayas están ganando una mayor protección en todo el mundo. Al igual que otras especies marinas, como ballenas, focas y aves, las mantarrayas pueden quedar fatalmente enredadadas en los aparejos de pesca abandonados. Otra amenaza importante es la sobrepesca o la caza furtiva para satisfacer la creciente demanda en Asia para las placas de enmalle de las rayas para la medicina tradicional china.

En 2014 Indonesia estableció un santuario de mantas de 2,2 millones de kilómetros cuadrados, el mayor del mundo hasta la fecha, y promulgó una dura ley contra la caza furtiva. Los conservacionistas la aplaudieron en febrero, cuando un tribunal indonesio confirmó la ley al sentenciar a un comerciante de piezas de manta capturadas ilegalmente a 16 meses de prisión y una multa de $5,000.

Nueva Zelanda, Filipinas, Ecuador y México también han prohibido la pesca y exportación de manta rayas.

WildAid, un grupo de conservación, informó el año pasado que el mercado de pescado en Guangzhou, China, se había convertido en el centro del 99 por ciento del comercio de enmalle. WildAid se ha embarcado en una campaña para cortar la demanda de partes y productos de manta.