updated 1:19 AM CEST, Sep 28, 2016

Iguanas marinas de Galápagos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

iguana marina de Galápagos

Tienen glándulas especiales que limpian la sangre de sal

Las iguanas marinas de Galápagos (Amblyrhynchus cristatus) son los únicos lagartos marinos del mundo. Habitan en las Islas Galápagos y, en ausencia de predadores mamíferos, se han adaptado bien al difícil ambiente marino.

Superficialmente se asemejan a grandes lagartos, aunque han evolucionado narices romas para el pastoreo de algas, colas lateralmente aplanadas para asistirse en la natación y largas extremidades con fuertes garras para ayudarles a adherirse a las rocas.

Son de color gris a negro, aunque durante la temporada de apareamiento pueden tener manchas de color verde y rojo cobrizo en su cuerpo que puedan derivarse del consumo de un alga especial que florece en los meses de verano.

Estas iguanas tienen escamas dorsales en forma de obelisco, que van desde la cabeza hasta la cola.

iguana marina de Galápagos pastoreandoLos machos son considerablemente más grandes que las hembras, aunque los sexos son similares en apariencia. Los juveniles también tienen el mismo aspecto, pero en general son de color más oscuro.

Los científicos calculan que las iguanas terrestres que habitaban en América del Sur deben haberse desplazado al mar millones de años atrás en escombros u otros desechos, para finalmente aterrizar en las Islas Galápagos. A partir de esa especie surgieron las iguanas marinas, que se extendieron a casi todas las islas del archipiélago. Cada isla alberga iguanas marinas de tamaño, forma y color únicos.

Se ven feroces, pero en realidad son pacíficos herbívoros, sobreviviendo exclusivamente de algas bajo el agua. Sus cortos, romos y pequeños hocicos, y sus dientes afilados les ayudan a raspar las algas de las rocas, y sus colas aplanadas lateralmente dejan que se muevan a través del agua como cocodrilos. Sus garras son largas y afiladas para aferrarse a las rocas en tierra o bajo el agua en las fuertes corrientes. Tienen coloración gris oscuro para absorber mejor la luz del sol después de sus incursiones en las frígidas aguas de Galápagos. E incluso tienen glándulas especiales que limpian la sangre de sal, la que ingieren mientras se alimentan.

Su población no es muy conocida, pero las estimaciones están en cientos de miles de individuos. Están bajo constante presión de depredadores no nativos como ratas, gatos salvajes y perros, que se alimentan de sus huevos y crías. Están protegidas en todo el archipiélago y se consideran vulnerables a la extinción.

Puedes convertirte en un embajador de TerraMar para iguanas marinas y aprender más acerca de la especie aquí .