updated 11:37 PM CET, Dec 6, 2016

El "parto" de un calamar gigante: una experiencia locamente surrealista

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

parto de un calamar gigante

Viaje submarino revela la forma extrañamente celeste en que "da a luz" un calamar gigante de aguas profundas

Saltar al minuto 03:00 para entrar de lleno en la acción, pero ver el vídeo entero desde el principio añade misterio y belleza a toda la experiencia.

Los calamares gigantes pueden dar bastante miedo. Algunos crecen hasta 14 metros de largo, tienen afilados picos duros para desgarrar a las presas, y sus grandes ojos como platillos miran hacia atrás con hambre sin alma de un monstruo de HP Lovecraft. Pero esa no es toda la historia. Los calamares gigantes son mal interpretados. También producir su propia tinta (lo que les ahorra mucho dinero en cartuchos de impresora), tienen largos tentáculos prensiles, para cómodos e íntimos abrazos en alta mar, y tienen tres corazones porque tienen mucho amor para dar.

En ninguna parte es más evidente el amor que en el comportamiento inquietante del Gonatus onyx, o calamar de garras en las patas (clawed armhook squid en inglés). Al igual que algunas otras especies de cefalópodos, la madre sostiene sus huevos en una ondulante saco que ella agarra en sus tentáculos por hasta nueve meses, una devoción que la deja vulnerable a los depredadores. Viviendo más de una milla de profundidad en el océano donde el oxígeno es escaso, estos calamares bombean oxígeno a la salida, de la que eventualmente surgen miles de pequeños descendientes.

En este vídeo submarino de Brent Hoff, del Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterey (MBARI), podemos ver el increíble nacimiento de miles de calamares, pululando y brillando como luciérnagas en la luz tenue de las potentes luces del submarino. Hoff grabó inicialmente el video en 2002 pero, de acuerdo a Business Insider, ha sido promovido en Internet de nuevo esta semana con inquietante el vídeo en Vimeo de Hoff.

Nota: Tanto la palabra "parto" como "dar a luz" se emplean aquí de forma metafórica. Lo que realmente está haciendo el calmar gigante es desovando.