updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Vídeo de lucha de pulpos es el primero en mostrar cómo "hablan"

Ratio: 2 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Octopus tetricus

El pulpo sombrío de Australia envía señales a sus rivales sobre si va a huir o luchar

Erguido, con los brazos extendidos, para un pulpo que está luchando el cambio de colores es el lenguaje.

Hasta hace poco los científicos pensaban que los habitantes oceánicos no se comunican mucho entre sí. Al enviar señales con cambios en su color de piel y textura pensaban que, los pulpos mayormente solitarios, las hacían para el apareamieento, excepto para camuflarse con ellas.

Pero una nueva evidencia de vídeo sugiere que al menos una especie de pulpo, el pulpo común de Sydney (Octopus tetricus), envía señales a sus rivales sobre si va a huir o luchar.

David Scheel, un biólogo marino de la Universidad de Alaska del Pacífico, y sus colegas filmaron las imágenes cerca del sureste de Australia - la primera evidencia de que los pulpos luchando transmiten sus intenciones a otros.

Vivir para luchar otro día

El pulpo común de Sydney, también conocido como el pulpo sombrío, se piensa que es muy independiente: cuando se juntan para aparearse, la hembra a menudo se come al macho después.

Así que los investigadores se sorprendieron de que los pulpos de Sydney en su sitio de investigación parecían estar interactuando con regularidad.

"La expectativa ha sido que si dos pulpos pelean el grande se come al más pequeño", dice Scheel, que presentó los resultados iniciales en una reciente reunión de la Sociedad de Comportamiento Animal en Anchorage, Alaska.

"Pero si los pulpos se encuentran entre sí de forma rutinaria, no pueden canibalizarse entre sí todo el tiempo".

En lugar de ello, tiene sentido que los pulpos tendrían que comunicar a cualquiera el alejarse o evitar el conflicto, que es exactamente lo que encontró el equipo.

Octopus tetricusScheel y sus colegas observaron una serie de interacciones agresivas entre pulpos, desde simplemente llegar hacia otro pulpo, persecuciones, enredos... De todos estos incidentes sólo una fracción eran peleas reales.

Para realizar la comunicación, los pulpos utilizan un conjunto de dramáticos comportamientos, como la difusión de sus brazos, erguirse, la ampliación de sus mantos en una estructura que pone todos sus órganos como una cresta encima de sus ojos y subirse a la parte superior de objetos, observó el equipo.

Los animales también cambian de color en función de su comportamiento: los pulpos agresivos tendían a ser más oscuros, mientras que los pulpos que huían eran mucho más pálidos.

"Unas señales de un pulpo son que va a luchar y no va a dar marcha atrás, y otras señales de que va a huir poniendo fin a la interacción", dice Scheel.

"Mientras que si ambos señalan que ellos no van a dar marcha atrás esos son los hechos que tienden a mostrar".

Pelear o huir

Este lenguaje corporal del pulpo probablemente ocurre en más especies, dice Christine Huffard, una técnico de investigación senior en el Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterey, que no participó en la nueva investigación.

"Me encantaría ver que la gente estudia esto en diferentes especies de pulpo en la naturaleza, pero también la investigación de los mecanismos detrás de ello", dice Huffard. "Es difícil saber si se trata de una respuesta intencional contra una fisiológica. Por ejemplo, cuando nos avergonzamos no decimos, 'Hey, cuerpo, dile a esta persona que estoy avergonzado'. Es sólo algo que ocurre".

Huffard está de acuerdo con Scheel y sus colegas de que es probable que los pulpos están señalando para evitar costosas batallas.

Cuando los pulpos pelean, casi siempre gana el más grande.

"Si usted sabe desde el principio que probablemente va a perder o no está realmente dispuesto a renunciar a un brazo, también puede decirle a su oponente que no desea una pelea".