updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Almejas codiciadas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

almejas gigantes

Desconchar estos cinco bivalvos te costará una "pasta"

Desde antiguo las almejas se han apreciado como un manjar y a veces incluso como moneda. Los pueblos nativos de California utilizaban para el comercio granos tallados en conchas de almeja, que es probablemente la forma en que "almejas" (clams) se convirtió en argot para "dinero"(money), en EE.UU.. En el siglo XXI, la CLAM es una moneda digital relacionada con Bitcoin. Pero la carne de estos bivalvos a menudo es más valiosa para estómagos humanos que sus conchas y que su tocayo digital es para nuestros bolsillos. Aquí están cinco de las almejas más codiciadas del mundo.

Geoduck (Panopea generosa)

Geoduck (Panopea generosa)Una vez considerada una almeja mediocre en su nativo Pacífico Noroeste, las Geoducks del Pacífico se han convertido en una mercancía caliente en el mercado asiático. Las Geoducks pueden vivir más de 150 años y pesar tanto como un gato casero. Una gran almeja viva puede alcanzar hasta US $ 300 en China, donde se sirve en ollas calientes u otras creaciones culinarias. Esta etiqueta de fuerte precio ha arrastrado a las geoducks en un oscuro submundo. En el estado de Washington los cazadores furtivos recogen almejas durante clandestinas incursiones nocturnas y hacen miles de dólares de botín con sus conchas.

Almeja gigante (Tridacna gigas)

almeja gigante (Tridacna gigas)Para los fans del sushi las almejas más grandes del mundo son también sumamente deliciosas. La sobreexplotación de los años 1960 a los años 80 llevaron a severas disminuciones a las poblaciones del Pacífico Sur, pero los acuicultores en Hawai, Asia y Australia están tratando de cultivar estas enormes bivalvos, que pueden llegar a ser más grandes que un lavavajillas doméstico. Aunque las almejas son animales filtradores, obtienen gran parte de su nutrición de algas simbióticas en sus tejidos - lo que hace que las almejas gigantes cultivadas sean tal vez los únicos animales de granja fotosintéticos. La venta de almejas gigantes silvestres es ilegal en la mayoría de las naciones, pero en Asia una sola almeja puede costar US $ 450 en el mercado negro.

Almeja vieja (Venus verrucosa)

almeja vieja (Venus verrucosa)Se encuentra en las ensenadas a lo largo de las costas de Europa y África, estas almejas obtuvieron su poco atractivo nombre inglés (warty - berrugosa) de las protuberancias como verrugas en sus conchas. Los italianos las nombran según su sabor, llamándolas tartufi di mare o "trufas del mar". Los franceses, que las llaman pradera (praire), las sirven al vapor con vino blanco, al horno con hierbas y ajo, o en una bouillabaisse tradicional. En España se conocen como pie de burro, almeja vieja, escupiña grabada y bolo, comiéndolas crudas o a la marinera. La escupiña costará alrededor de US $ 10 a $ 18 por kilogramo.

Berberecho de la sangre o almeja de sangre (Tegillarca granosa)

almeja de sangre (Tegillarca granosa)A diferencia de la mayoría de otras almejas, las almejas de sangre tienen hemoglobina en la sangre, lo que les ayuda a vivir en ambientes pobres en oxígeno. La hemoglobina da un tinte rojo a su "licor", y su apariencia sangrienta única ha subido el cachet del bivalvo entre los aficionados norteamericanos de "barras primas" y ceviche. Las almejas de sangre también son raras en que filtran mucha más agua de lo habitual en los bivalvos - hasta 40 litros por día - lo cual las hace más propensas a recoger la hepatitis y otras enfermedades del agua contaminada. Es ilegal vender almejas de sangre asiáticas en muchos países debido a problemas de salud. Las almejas - del tamaño de un limón - se importan legalmente del Norte y América del Sur tienen un valor entre US $ 1.50 a $ 2.50 cada una.

Toheroa (Paphies ventricosa)

almeja toheroa (Paphies ventricosa)Endémica de Nueva Zelanda, otrora abundantes las almejas toheroa eran enlatadas y enviadas a todo el mundo después de que Edward, Príncipe de Gales, las elogió durante su visita al país en 1920. La población cayó en picado, las autoridades obligaron a poner fin a la explotación comercial en 1969. Ahora sólo el maorí puede cosechar legalmente las almejas en pequeñas cantidades. Algunos afirman que el dulce sabor a pescado de la toheroa ha convertido a ciudadanos respetables en criminales. El periodista, pescador y cocinero de Nueva Zelanda, Noel Holmes, señala que hombres por lo demás honorables "se han deslizado sobre las colinas de arena en medio de la noche y sigilosamente allanado las camas de toheroa con toda la audacia desesperada de comandos en tiempo de guerra". Las multas por la pesca furtiva de toheroa pueden alcanzar los US $ 1.300.