updated 9:06 AM CEST, Jun 19, 2018

Nueva investigación revela el sonido de la migración de animales de aguas profundas

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Nueva investigación revela el sonido de la migración de animales de aguas profundas - 5.0 out of 5 based on 1 vote

peces mesopelágicos

Puede haber una gran variedad de animales marinos que son capaces de producir y recibir sonidos

Una reciente investigación ha encontrado que hay un sonido distinto procedente de una enorme comunidad de peces, camarones, calamares y medusas a medida que viajan para alimentarse arriba y abajo desde las profundidades del océano a la superficie del agua.

Este sonido puede estar sirviendo como una "campana de la cena" para estos organismos de aguas profundas que juegan un papel clave en las redes alimentarias del océano y el ciclo global del carbono, y podría ayudar a los científicos a comprender mejor este misterioso ecosistema, según una nueva investigación que será presentada el lunes.

Hay un gran número de animales, incluidos peces, camarones y calamares, que viven en la zona mesopelágica de las aguas del océano entre 200 a 1.000 metros (660 a 3300 pies) por debajo de la superficie. Tomados en conjunto, estos organismos pesan aproximadamente 10 millones de toneladas y son un eslabón importante en la cadena alimenticia entre el plancton microscópico y los principales depredadores como el atún, aves y mamíferos marinos, de acuerdo con Simone Baumann-Pickering, una bióloga investigadora asistente en la Universidad de California, en San Diego.

Debido a su masa combinada, estos animales también juegan un papel importante en el ciclo global del carbono de la atmósfera al fondo del mar.

La zona mesopelágica del océano es un mundo oscuro: a estas profundidades se filtra muy poca luz y sin luz solar la comida es menos abundante. Al caer la tarde, muchos de estos animales migran para alimentarse desde aguas profundas hasta las aguas superficiales abundantes en nutrientes, confiando en la oscuridad para protegerse de los depredadores. Al amanecer, se hunden hacia abajo a la oscura zona mesopelágica para su protección.

Ahora, Baumann-Pickering y sus colegas han descubierto que hay un sonido distinto asociado con estos desplazamientos diarios hacia arriba y hacia abajo. El equipo utilizó instrumentos acústicos muy sensibles para registrar el zumbido de baja frecuencia que los animales emiten a medida que suben a la superficie para alimentarse en la oscuridad, y de vuelta a aguas más profundas en la madrugada. Los investigadores aún no han determinado que animales están creando el sonido en la zona mesopelágica, pero los pequeños peces óseos que son abundantes en la zona son los sospechosos más probables, dijo Baumann-Pickering.

sonido de la migración en la zona mesopelágica

El gráfico superior muestra la migración de los animales en la zona mesopelágica hasta las aguas superficiales en la noche para alimentarse y dar marcha atrás al amanecer. El gráfico inferior muestra el sonido asociado a esta migración, lo que sucede en el anochecer y el amanecer y se describe por rectángulos. Debido a que el sonido viene de muchos animales al mismo tiempo, es difícil escuchar los sonidos individuales. Cada vez que oímos el sonido como un zumbido, y lo vemos en el gráfico como una falta de definición de color azul claro. El sonido, que dura una hora o dos, es de 3 a 6 decibelios más fuerte que el ruido de fondo, y la frecuencia del sonido varía desde 300 hasta 900 Hertz. Crédito: Simone Baumann-Pickering, et al.

El sonido comunal es de tres a seis decibelios más fuerte que el ruido de fondo del océano, por lo que se hace difícil de distinguir para el oído humano, pero podría proporcionar a los científicos una nueva manera de estudiar estos organismos y darles nuevos conocimientos sobre este ecosistema, dijo ella.

"No es muy fuerte, suena como un zumbido o murmullo, y se prolonga durante una o dos horas, dependiendo del día", dijo Baumann-Pickering, que presentará la nueva investigación el lunes 22 de febrero en la Asamblea de Ciencias del Océano 2016 co-patrocinada por la Asociación para las Ciencias de Limnología y Oceanografía, la Sociedad de Oceanografía y la Union Geofísica Americana.

Este clip de audio capta el zumbido de baja frecuencia hecho por una comunidad masiva de animales en su desplazamiento al anochecer desde aguas más profundas mesopelágicas hasta las aguas superficiales para alimentarse, y de vuelta a aguas más profundas en la madrugada. El sonido - que es de 3 a 6 decibelios más fuerte que el ruido de fondo - es difícil de discernir con el oído humano, pero puede ser recogido por sofisticados equipos acústicos. Crédito: Simone Baumann-Pickering, et al.

Es bien sabido que los delfines, ballenas y otros mamíferos marinos utilizan el sonido para comunicarse bajo el agua, pero la comunicación acústica entre los animales más pequeños, como los que viven en la zona mesopelágica, es más difícil de oír y no ha sido bien estudiada por los científicos.

El sonido podría ser una señal de que los organismos de la zona mesopelágicas inician la migración a la superficie o bajan a las profundidades más oscuras del océano, dijo Baumann-Pickering. Si los animales mesopelágicas transmiten información a través del sonido, aprender más acerca de quién se está comunicando y acerca de lo que están comunicando podría cambiar la comprensión científica de cómo encaja el ecosistema, dijo Baumann-Pickering. El uso de la acústica para controlar estos organismos también podría ayudar a los científicos a estudiar cómo podrían verse afectados estos animales por el cambio climático, y las consecuencias de los posibles proyectos de pesca comercial, dijo.

La nueva investigación también podría dar a los científicos una idea de los depredadores que se alimentan de los animales que viven en la zona mesopelágica. El sonido que emiten los organismos es probable que sólo sea detectable a unos cientos de metros a unos pocos kilómetros (o hasta un poco más de media milla) de distancia, pero puede ser suficiente para indicar a cercanos depredadores escuchando que su presa está en movimiento, dijo Baumann-Pickering.

Añadió que la nueva investigación apoya la idea de que muchos animales que habitan el océano podrían estar comunicándose al escuchar y responder a los sonidos ambientales. Aprender más acerca de cómo se comunican los animales marinos podría arrojar luz sobre estos misteriosos ambientes, dijo.

"Creo que en los próximos 10 a 20 años se mostrará una gran variedad de animales marinos que son capaces de producir y recibir sonidos".

Conferencia: Do top predators cue on sound production by mesopelagic prey?

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar