Clicky

Yoriko y Arakawa

Hiroyuki Arakawa saluda con un beso al pez llamado Yoriko

Bajo de la superficie de la bahía Tateyama de Japón se encuentra un santuario llamado un torii, sagrado para la religión sintoísta. Pero más que ser un lugar de importancia espiritual, el sitio bajo el agua es el anfitrión de otra cosa que es notable - una amistad única entre un hombre y un pez.

Durante más de dos décadas un buzo local llamado Hiroyuki Arakawa se ha encargado de vigilar el santuario y ser un guía para otras personas que deseen visitarlo. En ese tiempo se ha convertido en experto de los animales marinos locales que viven en la zona - incluyendo un amistoso pez asiático cabeza de oveja (Semicossyphus Reticulatus) llamado Yoriko.

En el transcurso de 25 años, la pareja ha forjado un lazo increíble basado en la confianza y el respeto.

Tal vez el testimonio más dulce que su amistad se puede ver en la costumbre de saludar con un beso de Arakawa a Yoriko.

Aunque los peces no pueden ser considerados comúnmente un tipo de criaturas con sensaciones, eso es una noción basada más en la idea errónea que la realidad. De hecho, un reciente estudio encontró que los peces son más inteligentes y sociales de lo que se creía - y para probarlo solo hay que mirar en la relación de un cuarto de siglo de duración Arakawa y de Yoriko.

Etiquetas: BuzoPezAmigoJapón
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta

Enlaces y recursos