Loading...
updated 7:17 PM CET, Nov 20, 2017

Desesperados osos polares sobreviven hurgando en la basura de la gente

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

oso polar en el Mar de Beaufort

A medida que el hielo se derrite, los osos polares se ven obligados a moverse en tierra. Y se están adaptando todo lo que puedan

En un día frío de mediados de septiembre de 2013 una ballena de Groenlandia yacía muerta en descomposición en la costa sur del Mar de Beaufort, en Alaska. Cerca de allí, un equipo de biólogos vio que, uno a uno, magros osos polares aparecían en el horizonte acercándose hasta el huesudo cadáver, con hambre y con ganas de atiborrarse de los bocados que quedaban. Por la tarde, los investigadores habían contado 80 osos - la mayor cantidad jamás vista en un solo día en la zona.

Esta masiva convergencia de vulnerables osos polares - animales que con mayor frecuencia deambulan por el paisaje ártico solos - fue un evento sin precedentes. Pero, más que eso, era una señal de un cambio drástico que tiene lugar en el sur del Mar de Beaufort.

Una reciente investigación que analizó 28 años de datos de seguimiento con GPS, combinados con tres años de observaciones aéreas, reveló una gran adaptación en el comportamiento del oso polar: cada año que pasa, más y más osos están llegando a tierra.

Antes del 2000 los osos polares en el sur de Beaufort pasaban casi todo el año en el hielo marino sobre la plataforma continental, donde cazan focas anilladas y barbadas. El único tiempo en que los osos llegaron a tierra fue a finales de verano y principios de otoño, con cortas visitas exploratorias. Sin embargo, desde finales de 1990, el período de aguas abiertas con bajas concentraciones de hielo marino sobre la plataforma continental, se ha alargado aproximadamente tres meses, alrededor de 36 días más de lo normal, lo que obliga a los osos a pasar más tiempo en tierra.

Para cada década del estudio, la cantidad de tiempo que los osos se quedaron en tierra creció, en promedio, una semana, con una suma de 31 días en total.

En algunas partes del Ártico alrededor de la bahía de Hudson, los osos polares están más acostumbrados a vivir en tierra y ayunar o alimentarse de aves marinas. Sin embargo, la adaptación de la población de osos del sur de Beaufort es más que una lucha.

De 2004 a 2007 la población de osos se redujo de alrededor de 1.500 a 900, dice Todd Atwood, un científico del Servicio Geológico de Estados Unidos que dirigió la investigación. Esa fue una disminución del 40 por ciento antes de que sus números se estabilizasen por un período de dos años, para luego caer de nuevo lentamente. A diferencia de sus homólogos en el mar de Chukchi, los osos polares del sur de Beaufort tienen un menor peso, peor condición corporal y una supervivencia de cachorros más pequeña.

Aunque la tierra ha servido como un poco de un tampón, evitando que la población se colapse, la transición podría ser una bomba de tiempo en términos de conflicto oso polar-humano.

oso polar se alimenta del cadáver de una ballena

Los osos procedentes de tierra se han adaptado mediante la alimentación en montones de huesos de ballena que rutinariamente dejan los indígenas de Alaska después de que termina la temporada de caza. Pero a Atwood le preocupa que esta situación sea insostenible a largo plazo. "Las cuotas de caza son fijas. Un pueblo como Kaktovik recibe tres ballenas cada otoño. Eso probablemente no va a aumentar en el tiempo", dice.

Pero el número de osos en tierra es probable que aumente. Y cuando esos montones de huesos se agoten, los osos dirigirán sus narices a los alimentos de las comunidades de origen humano más cercanas.

Kaktovik ha sido proactiva en su gestión del oso usando de medios no letales para mantener a los osos lejos de la ciudad y contratando a miembros de la comunidad para patrullar 24/7 los montones de huesos que se dejan cada otoño. La industria de la región, sin embargo, puede ser menos tolerante, dice Atwood.

En 2011 un guardia de seguridad de la British Petroleum disparó y mató a un oso polar hembra en North Slope, de Alaska. Fue el primer oso muerto por un trabajador de la industria desde 1993, pero probablemente no será el último. En la última década el número de avistamientos de osos en el parche de petróleo de Alaska ha aumentado de forma espectacular. Por ejemplo, en 2008, hubo 313 avistamientos, cuatro veces el promedio anual de 1994 al 2000.

oso polar alimentándose de huevos de avesEn última instancia, dice Atwood, los osos polares se alimentan principalmente de grasa y pueden engullir fácilmente 45 kilogramos simplemente escogiendo de los montones de huesos de ballena. Aunque algunos pueden ser capaces de matar aves extrañas cuando anidan, no van a ser capaces de mantenerse saludables en el largo plazo sin mamíferos marinos como las focas. Pero, en este momento, su futuro parece inestable: o se mueren de hambre o reciben un disparo.

Artículo científico: Rapid Environmental Change Drives Increased Land Use by an Arctic Marine Predator

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar