updated 12:21 AM CEST, Aug 17, 2018

La batalla de un oso polar por el amor

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
La batalla de un oso polar por el amor - 5.0 out of 5 based on 1 vote

lucha de osos polares por la hembra

Actúan sin piedad lanzando zarpazos el uno al otro con una ferocidad alimentada por la importancia del premio sobre el que están luchando

Los carnívoros terrestres más grandes de nuestro planeta, los machos de oso polar (Ursus maritimus) pueden crecer tan alto como 10 pies (más de tres metros) y pesar hasta 650 kilos. Con afilados dientes y garras y mandíbulas que aplastan con facilidad los cráneos de las focas de las que se alimentan, se encuentran en la parte superior de la cadena alimentaria y no tienen por qué temer a ningún otro animal. Pero, cuando se trata de seducir al sexo opuesto, no lo tienen nada fácil.

Cada primavera ve a estos gigantes mortales luchar entre sí para atraer la atención de las volubles hembras. Y sus titánicos choques son sólo una parte de un ritual de cortejo que puede durar semanas y los deja fatigados y, a veces, fatalmente heridos en su dedicada búsqueda de una compañera.

Vídeo: Después de caminar cientos de millas dos osos polares machos se enfrentan por el amor de la hembra. Incluso después que un macho sale victorioso, la hembra todavía puede hacer que trabaje un poco más para demostrar que es un buen padre para sus cachorros.

Los osos polares han pasado solos el largo y oscuro invierno, siluetas solitarias vagando a través de la penumbra del hielo marino con vientos de 100 km/h y temperaturas de menos 70 grados centígrados.

Rara vez, o nunca, se encuentran con otros de su misma especie, pero cuando el sol tiñe el paisaje con una serie de impresionantes rosas y naranjas, se abre un místico telón de fondo para el inicio de su temporada de apareamiento.

cortejo entre osos polaresLa competencia por las compañeras es intensa. Se tarda casi tres años para que las madres de oso polar desteten a sus cachorros, por lo que cada primavera solamente alrededor de un tercio de ellas estará libre de la crianza de los oseznos y receptiva al apareamiento.

Parece que las que están disponibles son bastante liberales con sus favores. Las camadas de oso polar tienen un promedio de dos o tres cachorros, y la investigación reciente sugiere que pueden tener diferentes padres a causa de un retraso entre la impregnación y la implantación del embrión.

Si un macho quiere asegurarse de que él - y sólo él - impregna a la hembra, entonces tendrá que defenderse de otros osos, y el tiempo está en contra de todos ellos.

Encontrar a una hembra depende en parte de un notable sentido del olfato, que permite a los osos detectar focas a distancias de hasta una milla de distancia. Esto sólo es efectivo en tierra, y por tanto el hielo en el que viajan gran parte del año pronto se derretirá y disminuirá con la llegada del verano.

Vídeo: El oso polar puede detectar a otro oso con su excelente sentido del olfato. Los osos machos pueden pasar semanas siguiendo el olor de una hembra que está lista para aparearse.

En medio cautelosos circulos, como dos boxeadores de peso pesado que contemplan su primer golpe, los dos machos se alzan de repente sobre sus patas traseras, gruñendo y gruñendo mientras cada uno trata de asustar al otro en la distancia.

Su cálido aliento empaña el aire helado, lanzan sus patas delanteras alrededor del otro, luchando en un temible abrazo de oso en su intento de morder y mutilar el cuello del rival.

lucha de osos polares por la hembraActúan sin piedad lanzando zarpazos el uno al otro con una ferocidad alimentada por la importancia del premio sobre el que están luchando. En cuanto a ese premio, observa mientras desde la distancia aparentemente despreocupada por cuál de los dos obtendrá la victoria, siempre y cuando ella termine con un compañero. Al final, nuestro héroe triunfa, su oponente se escabulle derrotado de mal humor.

En raras ocasiones, estos encuentros pueden dejar a los osos con los dientes y las mandíbulas rotas, lo que hace imposible que puedan sobrevivir, pero afortunadamente nuestro macho parece estar intacto, aunque cubierto de heridas sangrantes.

Esto provoca poca simpatía de la hembra cuando finalmente regresa a su lado. Lejos de estar agradecida de que él haya arriesgado su vida por ella, se hace de rogar y tiene que cortejarla de nuevo.

Durante las próximas dos semanas se aparean varias veces, el macho decidido a asegurar que todo su duro trabajo en la búsqueda de ella dará sus frutos en forma de descendencia.

El ciclo de reproducción de los osos polares (resumen)

Los osos polares adultos son solitarios, pero no antisociales - ya que buscan activamente compañera de apareamiento al final de la primavera y principios del verano. Los machos buscan a las hembras siguiendo su olor. Dos machos pueden luchar por una hembra. La pareja de osos polares permanece junta alrededor de una semana antes de separarse. El macho puede entonces buscar a otro compañera (un comportamiento conocido como poliginia).

Las hembras comienzan a acoplarse alrededor de una edad de 4 o 5 años. Los machos tardan más en madurar y por lo general sus intentos para aparearse comienzan en torno a la edad de 5 o 6 años, aunque sus primeros años de cría comienzan alrededor de los 10 años.

En verano los alimentos pueden ser escasos para los osos polares en el Ártico. Algunos osos siguen el hielo - y a las focas - al norte. Pero donde los osos polares se ven obligados a pasar el verano en tierra debido a la falta de hielo marino, las osas polares embarazadas pueden vivir de las reservas de grasa por un máximo de 9 meses. El hielo marino de verano está desapareciendo. Se prevé que esté casi desaparecido en 2040.

cachorros de oso polarEn la mayoría de las áreas las osas polares embarazadas cavan profundas madrigueras en los ventisqueros de nieve - en tierra o en el hielo marino - donde esperarán hasta parir durante el invierno. En Canadá, algunos osos construyen madrigueras en bancos de turba congelados. Las futuras madres utilizan estas cuevas para descansar y mantener el calor durante los fríos inviernos árticos.

Después de más o menos dos meses en la madriguera - generalmente entre diciembre y enero - una madre da la bienvenida a los cachorros. Entre la madriguera de nieve, el calor del cuerpo de su madre y la leche, los cachorros crecen rápido antes de salir de la cueva en marzo o abril. La cachorros hacen cortas excursiones desde la madriguera para acostumbrarse a la temperatura exterior antes de aprender a vivir y cazar en el océano congelado. Después de 2 años juntos, la familia se dispersa y el ciclo comienza de nuevo.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar