updated 11:37 PM CET, Dec 6, 2016

Pulpo enamorado

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
pulpo enamorado

Los pulpos son "ligones" y protegen celosamente a su pareja

Se aparean varias veces al día... pero sólo una vez en su vida

pulpo usando el hectocotilo
El vídeo de dibujo animado de arriba caricaturiza con mucho humor el hecho conocido de que los pulpos son muy fogosos y persistentes en sus lances amorosos, tanto es así que, en comentarios despectivos femeninos, a los hombres que se sobrepasan en exceso los comparan con este animal cefalópodo: ¡parecía un pulpo!

Pero, ¿es cierta esta afirmación del amor extremo del pulpo? (el verdadero "octopus vulgaris" no el de algunos pulpos humanos).

Se ha podido comprobar que estos animales marinos, sin un hueso en su cuerpo, a la hora del amor, coquetean, se cogen de la mano y protegen celosamente a sus amantes.

La falta de documentación sobre la vida sexual de los pulpos hizo pensar en un principio que eran solitarios y poco románticos. Un estudio de la Universidad de Berkeley (California) publicado en la revista "Marine Biology" lo desmintió. En la única experiencia sexual del pulpo se abarca desde el coqueteo al travestismo, pasando por la estrangulación o el acecho obsesivo.

Para las hembras es un asunto sencillo; según el estudio de la especie de pulpo "Abdopus aculeatus" (que parece se puede extrapolar a las más de 300 especies de pulpos), ésta son libres con sus sentimientos, para los machos sin embargo la actividad es más complicada; los biólogos la han dividido en tres categorías:

  1. Los "guarders" (guardianes) es la de los machos más grandes; éstos se mantienen cerca de su pareja y la siguen mientras avanzan. Cualquier intruso es tratado de manera severa, usándose incluso la estrangulación. Los investigadores creen que los machos retiran de las hembras el esperma de sus competidores.

  2. Esta categoría la integran los machos que se acercan de forma más itinerante, viajan por el mar y cortejan a las hembras cuando las encuentran; usan su cuerpo rayado para mostrar su virilidad como los guardianes.

  3. Los "sneakers" (furtivos) o machos más débiles, que se disfrazan de hembras, cambiando los modelos de su cuerpo y nadando de forma femenina para no ser descubiertos por temor a los latigazos de sus competidores. Para culminar su conquista deben de retirar el esperma de los otros machos tomando más tiempo para copular.

Hasta media hora pueden durar las peleas de pulpos, aunque la duración media suele ser de unos cinco minutos.

Por lo general, una vez que los animales alcanzan la madurez sexual se aparean varias veces al día. Los pulpos, conocidos por su inteligencia y comportamiento complejo, son también animales tímidos. Es difícil observar su copulación y a menudo las hembras atacan y devoran a los machos durante el cortejo.

sexo en los pulposEl modo de reproducirse del pulpo es relatado a continuación: "Un macho interesado en aparearse, se aproxima a una hembra lo suficiente para que al alargar un brazo modificado, el hectocótilo (tercero por la derecha), pueda tocarla. Este brazo tiene un surco profundo entre las dos filas de ventosas y acaba en un extremo con forma de cuchara.

Un grupo de investigadores encontró tejido eréctil en este tentáculo del pulpo, la primera vez que se ve este tipo de tejido en un invertebrado. La bióloga Janet Voight observó que la ligula (el órgano sexual situado en la punta del brazo que utiliza el pulpo macho para aparearse), estaba claramente inflado durante los encuentros sexuales.

Tras un periodo de galanteo, el macho, a falta de pene, inserta su brazo bajo el manto de la hembra y los espermatóforos se desplazan hacia abajo por el surco hasta el oviducto de la hembra".

Después de que el macho de pulpo ha fecundado los huevos en el manto de la hembra ésta busca una pequeña cueva en la roca. Una vez encontrado el lugar incluye una serie completa de huevos en una delgada tira de gelatina fijándola, por uno de sus extremos al techo de la cueva. Estas agrupaciones verticales se asemejan a pequeñas riestras de ajo y pueden contener hasta 1.000 huevos de 6 mm. de longitud. Una hembra puede poner hasta 180.000 huevos en sólo dos semanas.

pulpo (octopus vulgaris)Durante un plazo de tres meses la madre pulpo ejercerá sola la vigilancia sobre su descendencia alejando de la cueva a los predadores que quieran alimentarse de ella. Mientras tanto con sus tentáculos armados de poderosas ventosas pulirá la superficie exterior de la envoltura de los huevos conservándolos limpios de suciedad y vegetación. También usa los sifones de agua que le sirven para impulsarse como una especie de manguera con la que lanza pequeños chorros entre las hileras de huevos expulsando toda minúscula partícula de suciedad que pudiere contaminarlos. Sin este cuidado los huevos se pudrirían y morirían al cabo de poco tiempo.

La dedicación de la madre pulpo es tal que durante esos tres meses no abandonará ni por un segundo la cueva, ni siquiera para alimentarse. Aún si el alimento se le pusiera al alcance de los tentáculos ella seguirá limpiando sus huevos sin prestarle atención. Al cabo de este tiempo los pequeños pulpos nacerán y su madre, exhausta por tantos cuidados morirá irremediablemente.

pulpos unidos ¿sexo o pelea?Como se ve, la felicidad doméstica de estos moluscos dura poco: un mes después de que la hembra engendra sus crías, tanto ella como el macho mueren... y no porque el sexo o sus propios hijos los maten. Lo que ocurre, según la experta Christine Huffard, es que "producen descendencia una sola vez durante su corto periodo de vida (que, según la especie, oscila entre uno y dos años).

Los pequeños pulpos quedarán abandonados a su buena suerte en un mundo donde el tamaño y la astucia decidirán entre la vida y la muerte. Los pulpos poseen un poco de ambos, en pocas semanas aumentarán su peso considerablemente y son dueños de una inteligencia envidiable en el mar, a pesar de eso sólo unos pocos ejemplares llegarán a adultos para volver a repetir el sagrado ciclo de la reproducción.

Ver también este curioso artículo del "Faro de Vigo": ¿Sexo entre pulpos o una dura pelea?