Clicky

monstruo marino cubierto de percebes

Los percebes usan un cemento bioquímico y un tallo especial para pegarse a rocas y otros objetos

Una ballena Rastafari, un árbol de navidad playero o una cápsula de tiempo extraterrestre - son algunas de las creativas sugerencias ofrecidas por los comentaristas en línea para explicar el raro objeto que apareció recientemente en la playa de Muriwai, en Auckland, Nueva Zelanda.

Fueron publicadas la semana pasada fotos de la temerosa "criatura" (apodada el "Monstruo de Muriwai") en el grupo Facebook de la comunidad de Muriwai & Waimauku por la residente local Melissa Doubleday.

"De hecho, me pareció que era una ballena varada mientras me acercaba a ella, tan rara", explicó Doubleday a stuff.co.nz . Las fotos provocaron un intenso interés y el debate en línea, con algunos residentes corriendo a la playa de Muriwai para echar un vistazo al raro descubrimiento.

monstruo marino cubierto de percebes

Para Rani Timoti, una habitante de Auckland, lo primero era su extraño olor. "Tiene un olor pútrido cuando estás a favor del viento, y cuando se mira de cerca, se ve como gusanos que se menean", dijo ella.

monstruo marino cubierto de percebes

Entonces, ¿qué es esto? De acuerdo con la Sociedad de Ciencias del Mar de Nueva Zelanda, es casi seguro un trozo de madera cubierto de percebes (aunque por el momento no estamos descartando una cápsula del tiempo alienígena). Estos crustáceos marinos se pueden encontrar en aguas templadas a través del globo y, como todos los percebes, se unen a superficies flotantes o rocas. Usando un cemento bioquímico y un tallo especial llamado pedúnculo, las larvas de los percebes de cuello de cisne pueden pegarse sobre objetos bajo el agua. Una vez fijadas en su lugar, utilizan corrientes de agua para agitar sus apéndices de alimentación con plumas para filtrar las partículas de alimentos.

El "pegamento" de los percebes tiene a los científicos muy interesados, y han hecho grandes esfuerzos para entender exactamente cómo son capaces estos crustáceos de formar tales fuertes enlaces bajo el agua. El truco para este pegamento natural es una pequeña gota de aceite que se libera justo antes de que las larvas de percebes se adhieren a un objeto. Esto limpia el agua y prepara el área para el adhesivo de fosfoproteína super pegajosa.

Cuando no están siendo estudiados por biólogos y genetistas, los percebes, como los encontrados en la playa de Muriwai, a menudo terminan en un plato. En España y Portugal, los percebes en forma de tubo son considerados un manjar gracias a su dulce carne. (Probablemente más seguro para convencer a todos que son monstruos marinos).

Etiquetas: MonstruoMarinoPegamentoPercebeNueva Zelanda
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta

Enlaces y recursos