Loading...
updated 5:10 PM CET, Dec 15, 2017

León marino se atiborra comiendo un pez luna

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
León marino se atiborra comiendo un pez luna - 5.0 out of 5 based on 1 vote

león marino devora a un Mola mola

El Mola mola sube a la superficie cada día para calentarse

Comer un pez luna (Mola mola) no es fácil. La criatura puede alcanzar unos impresionantes 2.300 kilos y su gruesa piel es tan resistente como el caucho. Eso significa que morder la mayoría de las partes del cuerpo de un Mola mola es un poco como morder un neumático de coche. Sin embargo, los leones marinos en California se están volviendo astutos para degustarlos. Alguien debería llamar a Jay.

Esta increíble serie de fotos fue tomada por el reconocido fotógrafo Ralph Pace, quien fue testigo de la rara predación frente a la costa de San Diego. El equipo había estado en el agua buscando tiburones para fotografiar cuando una bandada de frenéticas aves marinas les alertó sobre el drama que se desarrollaba justo debajo de la superficie.

"Vimos al león marino revoloteando y cuando nos acercamos vimos las aletas", dice. "Mientras nos zambullimos en el agua, estábamos seguros de que había que permanecer atrás y observar a distancia pero, mientras veíamos desarrollarse este épico evento, el león marino se sintió más y más cómodo con nosotros y parecía que realmente nos acercaba al mola".

Aunque no es inaudito para los grandes depredadores como los tiburones y las orcas consumir ocasionalmente un pez luna, los leones marinos raramente intentan la hazaña - y no ciertamente con un espécimen de este tamaño. "Es bastante raro", dice Pace. "Los leones marinos típicamente rasgan las aletas de los molas, pero no las consumen, éste luchó, mató y se comió las tripas durante más de una hora".

Lo Mola mola son nadadores lentos y prudentes, pero esa no es razón para acercarse demasiado. No sólo se considera esto acoso a la vida silvestre, sino que los peces sin escamas son conocidos por albergar más de 40 parásitos diferentes. De hecho, algunos de sus parásitos incluso tienen parásitos propios.

león marino devora a un Mola mola

león marino devora a un Mola mola

Aquí el éxito del león marino definitivamente dependía de la colocación de la mordedura. La piel protectora de un Mola mola y las partes inferiores óseas son más finas justo debajo de la boca. Al entrar en la cavidad del cuerpo en ese lugar, el hambriento pinípedo fue capaz de morder directamente. Es posible que la captura se redujese a la suerte pero, curiosamente, casi todos los casos de leones marinos-pez luna ocurren de esta manera:

Cuando Pace y su equipo se alejaron de la escena, el león marino estaba con el pez muerto sacando lo que quedaba de sus tripas y estómago (sí, sabemos, la naturaleza es bella).

"Me han preguntado varias veces cómo pude ver o fotografiar este evento", añade. "Y, mientras me encantan los molas, el evento habría tenido lugar si hubiese estado allí o no. Mi trabajo es simplemente documentar lo que pasa en el océano".

león marino devora a un pez luna

león marino devora a un pez luna

Ya sea o no, es aún desconocido si el reciente fenómeno El Niño pudo haber tenido algo que ver con el extraño avistamiento. Dado que las poblaciones locales de calamar y sardina (los alimentos básicos de las dietas del león marino de California) continúan moviéndose en alta mar, los leones marinos pueden verse obligados a recurrir a presas difíciles como los peces luna para nutrientes suplementarios.

También es posible que al pez luna le esté afectando. A pesar de su apariencia, estos animales son extremadamente atléticos y se ha sabido que se sumergen tan profundamente como 2.700 pies (792m) para alimentarse de sifonoforos y medusas. Regresan a la superficie cada día para calentarse, lo que les permite permanecer en las profundidades en intervalos más grandes. Los científicos sospechan que los cambios en la temperatura del océano afectarán el comportamiento de los peceds luna y la elección del hábitat, pero queda por ver cuanto.

A pesar de su tamaño ya impresionante en estas fotografías, este pez luna sin duda hubiera seguido creciendo. Los gigantes pueden alcanzar 14 pies (4,2 metros) de aleta a aleta - basta con mirar a este espécimen nadando visto por última vez de la costa de Portugal:

Imágenes usadas con permiso de Ralph Pace

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar