updated 12:43 AM CEST, Jun 23, 2017

La peligrosa migración río arriba

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

cocodrilo caza un pez sierra juvenil

Peces sierra de agua dulce jóvenes navegan entre las fauces de tiburones y cocodrilos

El pez sierra de agua dulce se sitúa entre los peces más grandes del mundo, alcanzando más de seis metros de longitud. También tiene a su disposición esa nariz de sierra absurdamente larga. Se podría pensar que la vida sería fácil para una criatura de aspecto tan formidable, pero no sólo estos peces están en peligro crítico, sino que nuevas investigaciones también revelan que algunos peces sierra jóvenes pasan sus primeros años esquivando a los depredadores más mortales del mundo.

El pez sierra de agua dulce que se encuentra en Australia Occidental (también conocido como el pez sierra común o pez sierra de dientes grandes) se reproduce en estuarios cercanos a la costa, y sus jóvenes abandonan el océano y nadan río arriba para pasar varios años creciendo hasta su madurez.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Murdoch en Perth examinó de cerca el pez sierra del río Fitzroy para ver qué peligros enfrentaban los jóvenes durante su nadada río arriba.

Los estuarios son el hogar de tiburones toro y cocodrilos de agua salada, mientras que los cocodrilos de agua dulce más pequeños, pero no menos hambrientos, habitan más río arriba. La evidencia de los peces mismos, así como del contenido del estómago de tiburones de toro (y de algunas asombrosas fotografías) revela que los dos depredadores tienen un apetito por los bebés de pez sierra.

El profesor Morgan y sus colegas investigadores de Murdoch, junto con Nyikina-Mangala Rangers, echaron una mirada cercana a 39 peces sierra nadando alrededor del río Fitzroy - y encontraron que los animales estaban cubiertos de cicatrices. Más de la mitad de ellos llevaban antiguas marcas de mordeduras de depredadores - muchas de cocodrilos y algunas de tiburones... mientras que un pobre pez mostraba señales de haber sido mordido por ambos depredadores.

cocodrilo caza un pez sierra juvenilEstas pistas ofrecen una cierta penetración en la relación entre los peces que suben el río y su vecinos reptiles. "Estas cicatrices sugieren que los cocodrilos de agua dulce tratan de capturar y consumir al pez sierra con regularidad pero no tienen éxito, posiblemente debido al tamaño, capacidades sensoriales y defensas de sus presas", dijo en un comunicado David Morgan, investigador principal del nuevo estudio. Incluso los peces sierra recién nacidos tienen casi un metro de largo - y no es la presa más fácil.

Por supuesto, lo que estas cicatrices no pueden decirnos es cuántos peces sierra jóvenes no sobreviven una vez que se han puesto en el ojo de un cazador hambriento. Huelga decir que el viaje río arriba es desgarrador.

"Sus migraciones río arriba están llenas de peligro, y sospechamos que no siempre sobreviven", añade Morgan.

Esta relación predador-presa no es sorprendente, pero el estudio proporciona una imagen mucho más clara de la situación. Esto, dicen los científicos, es importante para la sostenibilidad futura de las poblaciones de peces de mar, una preocupación importante para el Centro de Investigación Pesquera de la Universidad.

El pez sierra de agua dulce ha experimentado grandes declives de población y extinciones locales en todo su rango. Las amenazas de pérdida de hábitat, captura incidental de pesca, y la captura y comercio ilegales (muchas personas codician sus icónicas sierras como una novedad, o los cocinan en sopa de aleta de tiburón), han causado estragos en la especie.

"Los tiburones y los cocodrilos tienen el potencial de agotar seriamente la población de pez sierra de agua dulce", dice Morgan, "por lo que es importante que el manejo de la especie asegure que las zonas río arriba sean habitáculos seguros".

Por ejemplo, algunas barreras dentro de la corriente construidas por los seres humanos tienen una tendencia a atraer a los cocodrilos y los tiburones. Morgan recomienda eliminar estas barreras como un paso para mantener los ríos seguros para el pez sierra.

La situación se complica aún más por el hecho de que los cocodrilos de agua salada y de agua dulce también son especies protegidas en Australia.

La preservación de este ecosistema acuático significa el mantenimiento de entornos en los que los depredadores y las presas por igual puedan obtener lo que necesitan para sobrevivir y, para el pez sierra, esperamos que vuelva a prosperar un día.

Artículo científico: An upstream migration fought with danger: freshwater sawfish fending off sharks and crocodiles

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar