Clicky

tiburones y cocodrilo devoran una ballena

La sorprendente grabación aérea es también el primer registro de un cocodrilo de agua salada comiendo una ballena

Incluso los depredadores más temibles pueden compartir, si hay suficiente para todos.

En el primer metraje de este tipo, un avión no tripulado ha filmado a dos tiburones tigre de 10 pies y un cocodrilo de agua salada de 13 pies devorando una ballena muerta. También es el primer registro conocido de un festín por reptiles en una ballena.

En septiembre de 2017 una empresa de vuelos chárter se encontró con un cadáver de ballena jorobada de casi 50 pies (15 metros) flotando frente a Kimberley, en el oeste de Australia. Un miembro de la tripulación desplegó un dron y publicó el vídeo en las redes sociales, donde lo vio el experto en tiburones Austin Gallagher y supo que había encontrado algo único.

Una ballena muerta es una mezcla heterogénea para muchos animales marinos, atrayendo a diversas especies que pueden no encontrarse comúnmente juntas. Es por eso que estos eventos de carroñeo pueden ser útiles para los científicos que recopilan datos sobre el comportamiento de la vida silvestre, dice Gallagher, científico en jefe y CEO de Beneath the Waves, una organización sin fines de lucro dedicada a la conservación de tiburones con sede en Washington, D.C.

"El aspecto más interesante de esta observación fue ver la superposición en el tiempo y el espacio entre los tiburones tigre y el cocodrilo de agua salada, dos depredadores ápice que raramente se encuentran", dice Gallagher, quien dirigió un estudio sobre este fenómeno en el Journal of Ethology.

El vídeo muestra que estas especies pueden hurgar en la misma fuente de alimento al mismo tiempo sin ninguna o mucha lucha.

"Los animales parecen respetarse el uno al otro", dice Gallagher.

Comida antes que enemigo

"Se sabe que los tiburones tigre son muy oportunistas, y el carroñeo constituye una buena parte de sus dietas", señala Antonella Preti, ecóloga trófica del Southwest Fisheries Science Center en La Jolla, California.

No se sabe tanto sobre los hábitos de carroñeo de los cocodrilos de agua salada.

Una posible razón por la cual no hubo agresión entre las especies es el tamaño de la comida: un animal de 20 toneladas significa que no hay escasez de carne.

"Si hay una gran fuente de alimentos para hurgar, un tiburón intentará aprovechar al máximo antes de gastar energía", dice Preti.

Gallagher también señala que en el vídeo los tiburones parecen haberse atiborrado hasta el punto del agotamiento. "Los tiburones pueden comer mucho antes de que se hundan".

Aunque mucha investigación biológica depende de modelos matemáticos, experimentos de laboratorio y sofisticadas estadísticas, a veces la suerte ofrece una ventana al mundo natural.

Es por eso que el vídeo es un ejemplo de estar en el lugar correcto en el momento adecuado para filmar un evento natural algo raro, agrega Gallagher.
Y la llegada de los drones aéreos ha hecho que sea más probable la posibilidad de detectar y registrar dichos eventos.

"Los ojos son las dos herramientas más valiosas que tiene cualquier científico", dice Gallagher. "Agregar drones a la mezcla solo extiende lo que nuestros globos oculares pueden ver".

Artículo científico: Apex predatory sharks and crocodiles simultaneously scavenge a whale carcass

Etiquetas: TiburónCocodriloDevorarCadáverBallena
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta

Enlaces y recursos