updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Nueva especie de Lirio de Mar descubierta en el Atlántico

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Endoxocrinus maclearanus

El animal es como una palmera en miniatura

Expedición "Bioluminescence 2009"

Endoxocrinus prionodes
Desde la página web de "Ocean Explorer" de la agencia norteamericana NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) informaron la pasada semana del descubrimiento de una nueva especie (posiblemente un nuevo género), de tallo crinoid, o lirio de mar, que pertenece a una familia previamente desconocida en la zona occidental del Océano Atlántico.

El animal es como una palmera en miniatura, y un pariente de estrellas y erizos de mar, es un miembro de la familia crinoid Phrynocrinidae, que incluye sólo cuatro especies conocidas en el noreste y el sur del Atlántico, Indico y Pacífico occidental. Se diferencia de éstos, y de todos los demás crinoids que viven, en tener un número inusualmente grande de plumas radiales en lugar de la típica de cinco.


Los lirios de mar se encuentran en las crestas de piedra caliza alargada llamadas lithoherms que se encuentran en una amplia franja a lo largo de la margen oeste del Little Bahama Bank alrededor de 580 a 700 metros de profundidad.

Algunas de estas crestas son enormes, de hasta 50 metros de altura y 300 metros de largo. Otras son nada más que pequeñas y ásperas manchas en el fondo marino. Pero independientemente de su tamaño, los crinoids son los animales más comunes entre los que allí se encuentran.

Los crinoids son equinodermos, como las estrellas de mar y erizos de mar, y al igual que sus primos, tienen la misma base simétrica de cinco caras, el mismo sistema interno de canales que terminan en los pies de su tubo, y el mismo ligamento inusual que puede alterar el estado de los tejidos en rígidos o fláccidos.

Chuck Messing
Sin embargo, a diferencia de cualquier otro equinodermos vivo, los crinoids se adhieren al fondo marino a través de un pedúnculo y el uso de tubos diminutos, como dedos o pies, armados a lo largo de sus plumas para capturar las partículas finas en suspensión de plancton y detritus de las aguas.

Muchos crinoids viven tras perder el pie poco después de su fase larval y se llaman estrellas de pluma. Sin embargo, la mayoría de crinoids en el  mantiene su tallo.

Antes de la expedición "Bioluminescence 2009", se sabía que cuatro especies de lirios de mar viven en el lithoherm. El más común, Endoxocrinus maclearanus, tiene un tallo corto y este crinoid pertenece a la familia Isocrinidae, que se caracteriza por unos verticilos parecidos a ganchos a lo largo del tallo para aferrarse al fondo marino, o perchas sobre los corales o esponjas.

Los isocrinids típicamente se orientan en la boca del revestimiento, corriente abajo, y se  encaraman con los brazos nuevamente dentro de la corriente. El E. maclearanus se encarama a menudo en grandes números a lo largo de los bordes de las cortezas de la piedra caliza características del lithoherms, a menudo apareciendo plantado en filas de apariencia artificial, como si fueran crisantemos.

democrinus Un pariente cercano, el Endoxocrinus prionodes, tiene soportes más altos en un tallo mucho más largo. Otro miembro de la familia,el Neocrinus blakei, es más delicado, con menos brazos que se ordenan en un embudo, y prefiere las corrientes más débiles en el lecho marino plano, entre las cordilleras. El cuarto crinoid conocida del lithoherm es muy diferente. El Democrinus rawsoni  carece de ganchos a lo largo de su tallo y, aunque se asemeja a una pequeña palmera, como la nueva especie, sólo tiene cinco plumas radiales.

Estas nuevas especies han sido descubiertas por el profesor Chuck Messing (foto de arriba a la derecha) dentro del proyecto "Bioluminescence 2009", una expedición de investigación de la RV Seward Johnson para estudiar la bioluminiscencia en los fondos marinos profundos alrededor de las Bahamas.

La bioluminiscencia es un fenómeno fascinante que se encuentra en sólo unas pocas especies sobre la tierra (por ejemplo, las luciérnagas), pero es común en todos los océanos del mundo.

Se ha estimado que el 90% de los animales que viven en los fondos pelágicos (columna de agua) son bioluminiscentes. Sin embargo, la información sobre la bioluminiscencia en aguas bentónicas profundas  (organismos que viven en la parte más profunda) es muy escasa, debido a la dificultad en conseguir los animales vivos con redes de arrastre y dragas.

Basándose en los pocos pero variados especímenes de aguas profundas, no en movimiento, como los corales o anémonas de mar, de animales que se sabe que son bioluminiscentes, y las adaptaciones que se han descubierto en los grandes ojos de algunos de los depredadores móviles en anteriores expediciones REA , es probable que la bioluminiscencia bentónica sea abundante y desempeñe un papel importante en la interacción entre animales.

Los investigadores han utilizado su experiencia combinada en bioluminiscencia, taxonomía, ecología visual, de imágenes, y biología molecular, junto con la singular capacidad para recoger muestras del sumergible Johnson-Sea-Link, para explorar el entorno de los fondos marinos bentónicos y descubrir "las luces con vida


En otro próximo artículo informaré de estos animales bioluminiscentes hayados en la expedición "Bioluminescence 2009".

Enlaces:   Ocena Explorer    NOAA

Imágenes cortesía de Bioluminescence 2009 Expedition, NOAA/OER