Una estrella de mar, la primera extinción marina documentada en Australia

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Una estrella de mar, la primera extinción marina documentada en Australia - 5.0 out of 5 based on 2 votes

derwent river sea star

Es bastante difícil documentar la extinción de los animales marinos

Vemos la superficie del mar: los charcos entre las rocas, las olas, el horizonte. Pero hay mucho más pasando debajo, oculto a la vista.

La superficie del mar también oculta el impacto humano. La Derwent River Seastar (Estrella de mar del río Derwent - Marginaster littoralis), anteriormente habitaba en las costas cercanas al puente Tasman en Hobart, Tasmania. Es la primera extinción documentada de un animal marino de Australia y una de las pocas registradas en el mundo.

Los científicos solo conocían la Derwent River Seastar desde hace aproximadamente 25 años. Fue descrita por primera vez en 1969 por Alan Dartnall, ex curador del Museo y Galería de Arte de Tasmania. Se detectó intermitentemente hasta principios de la década de 1990, pero los científicos notaron un descenso en los números. Las encuestas dirigidas en 1993 y 2010 no lograron encontrar un solo individuo.

Fue catalogada como en peligro crítico por los gobiernos de Tasmania y Australia. Pero ahora, como una persona perdida hace mucho tiempo, es hora de decirlo: la Derwent River Seastar está extinta.

En realidad, es bastante difícil documentar la extinción de los animales marinos. Siempre hay esperanza de que aparezca en algún lugar poco usual, en algún lugar de ese mundo oculto. Australia tiene un ambicioso plan en 2025 para crear mapas de alta resolución del 50% de su medio ambiente marino.

Esta es una tarea formidable. Pero es un reflejo de nuestra falta de conocimiento sobre los océanos que, 20 años después del lanzamiento de Google Maps y pese a un enorme esfuerzo en el interín, gran parte del fondo marino de Australia será aún ampliamente conocido en 2025 gracias a los ocasionales sondeos de profundidad del siglo XIX o imprecisas mediciones de gravedad de los satélites.

Notamos cuando se van los grandes animales. Solía haber una gigantesca criatura parecida a un dugongo llamada Steller's Sea Cow (Vaca marina de Steller), que vivía en el Océano Pacífico Norte hasta que fue cazada hasta la extinción en 1768. No hay duda de esa pérdida.

vaca marina de Steller

Pero la gran mayoría de los estimados 1 a 2 millones de animales marinos son invertebrados, animales sin columna vertebral, como moluscos, cangrejos, corales y estrellas del mar. Simplemente no supervisamos lo suficiente como para observar su declive.

Se tuvo noticia de la Derwent River Seastar porque se encontró en algunos sitios cerca de una gran ciudad. Su historia está entrelazada con los desarrollos habituales que ocurren cerca de muchos grandes puertos. El río Derwent se volvió limoso y en ocasiones estaba muy contaminado por desechos industriales y residenciales. Tampoco ayudó la construcción del Puente de Tasmania a principios de la década de 1960.

A partir de la década de 1920, una serie de plagas marinas fueron introducidas accidentalmente por ostras vivas importadas de Nueva Zelanda o enganchadas a los barcos. Algunas de estas plagas son ahora abundantes en aguas del sureste de Tasmania y comen o compiten con especies locales.

La Derwent River Seastar ha sido un poco enigmática. Desde el principio, se clasificó erróneamente como perteneciente al grupo de estrellas de mar (poranidos) de hábitats profundos o polares. Algunas personas se preguntaban si también era una especie introducida, una que no podía hacer frente al entorno del Derwent.

Sin embargo, los científicos utilizaron un escáner CT en la Escuela de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Melbourne para observar el esqueleto interno de uno de los pocos especímenes del museo. Efectivamente, tiene puntales internos para fortalecer el cuerpo, que son característicos de un grupo diferente de estrellas marinas (asterinidas) que se han adaptado a los entornos costeros y que a veces están restringidos a áreas muy pequeñas.

¿Es esta estrella de mar un canario en una mina de carbón, una advertencia de una ola de extinciones marinas? Los niveles del mar están subiendo con el calentamiento global, y ese va a ser un gran problema para la vida adaptada para vivir a lo largo de la costa. Manglares, marismas, lechos de algas marinas, planicies de barro, playas y plataformas rocosas solo se forman a profundidades de agua específicas. Tendrán que seguir la subida del nivel del mar y los cambios más arriba de la costa.

La vida costera puede tomar cientos o miles de años para ajustarse a este tipo de cambios. Pero en muchos lugares ya no tenemos un entorno natural. Los seres humanos protegerán cada vez más las propiedades costeras mediante la construcción de muros de contención y otras infraestructuras, especialmente alrededor de las ciudades y bahías. Esto significará mucho menos espacio para animales y plantas marinas.

Necesitamos comenzar a planificar nuevos lugares para nuestra vida costera, áreas a las que puedan migrar con la subida del nivel del mar. De lo contrario, la Derwent River Seastar no será la última extinción inducida por el hombre en estos entornos.

Sobre esta extinción se ha escrito recientemente un artículo en el Zoological Journal of the Linnean Society: The Derwent River seastar: re-evaluation of a critically endangered marine invertebrate

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar