¿Por qué este pulpo está tratando de comerse un pez globo inflado?

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

pulpo ataca a un pez globo

La tetrodotoxina del pez globo es al menos 1.200 veces más potente que el cianuro

Los pulpos se encuentran entre los depredadores más sofisticados del reino animal. Lo mismo no se puede decir sobre el humilde pez globo. Pero un reciente encuentro entre los dos sugiere que, sin embargo, las criaturas pueden ser igualmente equivalentes.

En noviembre de 2018 los buzos Chris Taylor y Carrie Miller exploraban un arrecife de coral frente a la costa de la isla Fregate en las Seychelles cuando se encontraron con un gran pulpo azul y un pez globo enredados en una pelea.

El pulpo tenía al pez globo abrazado y estaba tratando de arrastrarlo a una grieta en el coral. Los buzos observaron mientras el pulpo pasaba varios minutos tratando de jalar al pez a su agujero, pero el pez nunca se movió.

Entonces, al darse cuenta de que el pez era demasiado grande para caber en la grieta, el pulpo emergió de debajo del coral y envolvió al hinchado y espinoso pez globo con sus musculosos brazos. Los dos continuaron así durante casi 15 minutos, ambos se negaron a ceder.

Taylor y Miller tuvieron que emerger antes de que pudiera ser coronado un vencedor, para que nadie sepa cómo terminó este encuentro, pero los científicos pueden especular.

Hábil depredador

Los grandes pulpos azules (Octopus cyanea), también conocidos como pulpos del día (una referencia a su naturaleza diurna) son completamente capaces de derribar algo de su propio tamaño, dice Roger Hanlon, científico principal del Laboratorio de Biología Marina en Woods Hole, Massachusetts.

"Estos animales pueden tomar presas tan grandes como ellos", dice Hanlon. "Pueden extender sus brazos y su red para hacer que la apertura funcional de su boca sea enorme".

Los pulpos se alimentan principalmente de cangrejos, mejillones y otros invertebrados, pero ocasionalmente perseguirán peces de arrecife y otros cefalópodos, según Hanlon, quien es autor de dos libros sobre el comportamiento de los cefalópodos.

Los pulpos emplean una estrategia de caza única cuando persiguen presas en rápido movimiento. En primer lugar, se aferran a su víctima con los ventosas altamente sofisticadas que se alinean en la parte inferior de sus brazos. Luego, una vez que tienen un buen agarre, llevan la presa hacia su boca, donde puede ser cortada en trozos pequeños por su pico similar al de un loro y, si es necesario, inyectan con un agente paralizante ubicado en las glándulas salivales posteriores del pulpo.

"No hay muchos animales que coman de esa manera", dice Hanlon. "Les da la capacidad de comer criaturas pequeñas y realmente grandes".

Aunque Hanlon cree que el pulpo en el vídeo podría haber consumido el pez globo, se pregunta por qué querría hacerlo. "Es interesante que [el pulpo] esté dispuesto a enfrentarse a este pez tan extraño, que sabemos que es venenoso", dice Hanlon.

Casi todas las especies de pez globo albergan tetrodotoxina en sus órganos internos. Esta neurotoxina hace que el pez tenga mal sabor a los depredadores y es al menos 1.200 veces más potente que el cianuro. Un solo pez globo puede contener suficiente tetrodotoxina para matar a 30 humanos adultos, y no hay antídoto conocido.

Aunque la tetrodotoxina es tóxica para los humanos, nadie sabe cómo se ven afectados los pulpos. Hanlon sospecha que este pulpo desconocía el peligro o era inmune al veneno.

Pero incluso si el pulpo era inmune a las entrañas tóxicas del pez, ¿cómo podría consumir un animal cubierto de afiladas espinas?

Según Hanlon, las espinas ofrecen poca defensa contra los pulpos. Los musculosos brazos y sin hueso de un pulpo son tan blandos y maleables, que pueden envolverse alrededor de bordes afilados sin perforar su piel.

Aún así, sigue sin estar claro por qué el pulpo iría tras una presa tan formidable, tal vez el arrecife se había quedado sin bivalvos y crustáceos.

Misterio marino

"Nadie puede adivinar quién ganó", dice Miller.

Curiosamente, NatGeo observó que esta no es la primera vez que se observa un pulpo tratando de comer un pez globo, todo lo cual terminó antes de que se coronara un ganador. Un vídeo de 2015 muestra un escenario similar:

Hasta que se haga más investigación, solo podemos especular sobre cómo terminaron estos raros e inusuales encuentros.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar