updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Limpiando de estrellas el fondo del mar

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

miles de estrellas de mar en la playa de Lissadell, Irlanda

Las estrellas de mar se alimentan de bivalvos y pueden llegar a consumir más de un kilo al día

limpieza estrellas de mar en FerrolCuando comen moluscos, los abren con los brazos y colocan su estómago en el interior de éstos

 

En una interesante historia, firmada ayer domingo por Antón Bruquetas en la Voz de Galicia, enseña que las estrellas de mar pueden llegar a convertirse en una dañina plaga para la acuicultura del marisco:

La percepción que la mayoría de las personas tienen de las estrellas de mar es la de un animal bello. Quizás porque gracias a su morfología consiguen decorar el agua salada de tal forma que parece el cielo. Pero lo que poca gente conoce es el apetito voraz de estos equinodermos. Se alimentan de bivalvos y en grandes concentraciones pueden llegar a consumir más de un kilo de marisco al día. Cuando esto sucede, como ocurre en el banco de As Pías (en Ferrol, A coruña), ya pasan a ser un problema.

Todas las mañanas desde hace quince días dos embarcaciones, una de la cofradía de Ferrol y otra de Barallobre, acuden a la zona cercana a los muelles de la antigua Astano para limpiar el fondo del mar de estrellas. Dos buceadores de cada lancha se sumergen durante casi hora y media y al término de la jornada, cada pareja puede rellenar hasta 25 capazos. «Hay momentos en los que no ves ni rastro de la arena. Cuando llegas al fondo parece que pisas sobre una alfombra, porque estas estrellas no son como las de la parte exterior de la ría, son blandas, casi gelatinosas», explica, poco después de subirse a La Maga, Julio Esmorís, uno de los mariscadores que participa en los trabajos. En la cubierta ya no queda ni un rincón vacío para apilar otra remesa de estos equinodermos.

estrella de mar se come un mejillón Mientras, a doce metros de profundidad por debajo del casco de la lancha, una estrella de mar se desplaza despacio por el lecho marino. Casi en sigilo busca su próxima presa. Cuando localiza una almeja comienza a escarbar en la arena hasta que la toca. La sitúa en el centro de su cuerpo y la atrapa con cada uno de sus apéndices. Entonces se encoge, se levanta sobre la arena como una bailarina de ballet y en ese instante empieza a devorar el bivalvo. «Las almejas quedan como si les hubiesen inyectado un ácido», explica Esmorís. El rastro que cada estrella deja en su lento caminar es el de un manto áspero de cáscaras.

La auxiliar del Cabo Prior Uno de la cofradía de Ferrol cambia de ubicación y los buceadores vuelven a sumergirse. Son las diez de la mañana y llueve abundantemente. La temperatura del mar no supera los 12 grados. Uno de los profesionales, Alejandro Mourente, indica que la nueva zona está bastante limpia y ya no es necesario proseguir con las labores. Se sube de nuevo a la lancha y eligen otra localización. El mariscador hace otra inmersión y entonces ordena a los compañeros que permanecen en la embarcación que suelten un cabo con la zaranda (una red en forma de cono) donde se irán almacenando las estrellas. Mourente se equipa con una especie de garfio de varias puntas con el que va pinchando las estrellas y las introduce en la malla. Cuando ya la ha llenado pega dos tirones y entonces la eleva a la superficie para vaciarla en los capazos. La operación se repite en varias ocasiones hasta que el frío ya no permite seguir trabajando a los buceadores. Normalmente, a esa profundidad, las inmersiones superan levemente los 60 minutos para que no sea necesario realizar paradas de descompresión.

colonia de estrellas de mar

La jornada está a punto de concluir. Los barcos ponen rumbo al muelle de Barallobre donde está situado un contenedor de los que habitualmente se utilizan para desechar los escombros de las obras y en el que los mariscadores depositan las estrellas de mar que han retirado del banco de As Pías. El desfile de capazos se prolonga durante cerca de media hora. Ahora, los buceadores ya pueden mudarse. Dejan la piel de neopreno para colocarse la ropa con la que iniciar el viaje hacia una ducha con la que entrar en calor.

Las labores de limpieza de la zona continuarán durante los próximos meses mientras se procede a la extracción y reparqueo (siembra en otras partes de la ría) de los bivalvos que se encuentran en el banco clausurado por la elevada contaminación de las aguas. Los buceadores alternarán estos trabajos con la eliminación de los mejillones que compiten por el alimento con las almejas y los berberechos.

En este vídeo la representante de un acuario marino explica como las estrellas de mar hacen uso de sus estómagos, envolviendo a sus presas para alimentarse de moluscos bivalvos, como almejas u ostras.

Estrella de mar (Marthasterias glacialis)

Aunque los astéridos (estrellas de mar) proliferan en todos los mares del mundo, su evolución continúa siendo un enigma. Su forma característica con cinco radios es familiar en las costas rocosas o arenosas, en los mares helados o en las islas del Caribe. Su tamaño puede oscilar desde un milímetro hasta un metro. Suele poseer cinco brazos pero puede tener más de diez e incluso hay especies de 50 brazos. Cuando presenta varios brazos se las suele denominar "soles".

detalle del brazo de una estrella de mar Las estrellas de mar son animales solitarios que se desplazan lentamente por el fondo por la acción de sus pies ambulacrales que son numerosos y minúsculos tentáculos que están en la cara inferior del animal. Cada pie posee una ventosa cuya fuerza de adherencia es de 29 gramos. Estos pies les permiten deslizarse o reptar lentamente, darse vuelta cuando es necesario o enterrarse en el sedimento. Cada pie ambulacral se alimenta independientemente de los demás por medio de una vesícula. Si una estrella es atacada por un predador y pierde uno de sus brazos lo vuelve a regenerar, solo que el brazo quedará más corto. El brazo, si no es consumido, sigue vivo pero morirá en aproximadamente un mes por no poder desplazarse ni atrapar presas. Sin embargo las especies del género Linckia cuando pierden un brazo, éste se regenera formando cuatro nuevos brazos más cortos, a estos individuos tan especiales se los conoce como "cometas".

Cuando una estrella consigue situarse encima de un bivalvo, su plato preferido, lo envuelve con su cuerpo, las ventosas de los pies ambulacrales se pegan a las valvas y comienzan a hacer presión para abrirlo. Durante el siglo pasado se creía que la estrella hipnotizaba al molusco o que perforaba el caparazón por medio de un ácido, sin embargo la realidad es más espectacular. El mejillón fatigado por el esfuerzo afloja la presión y abre un poco el caparazón. Sin pérdida de tiempo la estrella saca su propio estómago de su cuerpo, aplica los tabiques sobre la carne del mejillón y empieza a absorberlo y digerirlo. La digestión completa dura aproximadamente 10 horas, durante ese tiempo el estómago sigue fuera del cuerpo de la estrella de mar. Luego comenzará nuevamente su lento peregrinar por el fondo en busca de una nueva víctima.

Las estrellas de mar son animales invertebrados. Su esqueleto es externo, compuesto por una piel dura y espinosa. Tienen capacidad de adherencia a las rocas y a los arrecifes de coral. Pueden moverse porque su forma radial, es decir estrellada, les proporciona cinco o más brazos con ventosas que les permiten desplazarse.

estrella de mar (marthasterias glacialis) En el centro tienen la boca comunicada con el estómago y con canales interiores que van a lo largo de los brazos.

Cuando la estrella de mar atrapa un animal demasiado grande para el tamaño de su boca, saca el estómago hacia fuera y hace una digestión externa. Esto pasa, por ejemplo, cuando comen moluscos: los abren con los brazos y colocan el estómago en el interior de éstos.

En la piel de los brazos poseen branquias para respirar como los peces. También pueden sacarlas hacia afuera del cuerpo en caso de necesidad.

Suelen tener preciosos colores combinados de muy variadas formas. Casi no hay animales que las coman, son duras y de un sabor desagradable. Los peces que se alimentan de estrellas de mar poseen fuertes dentaduras y viven en las zonas fronterizas entre rocas y arena. Además, varias estrellas de mar se alimentan de otras estrellas, por ejemplo: la estrella de mar sol se alimenta de la estrella de mar común.

Estos vistosos habitantes del mar tienen una importancia ecológica enorme, porque comen toda clase de bichos. Algunos de éstos, si no fuera por las estrellas de mar, crecerían en enorme cantidad y serían perjudiciales para la vida submarina. Las estrellas de mar colaboran activamente con el buen funcionamiento de la naturaleza.

Enlace: La Voz de Galicia

Foto de cabecera: 50.000 estrellas de mar varadas en la playa de Lissadell, Irlanda - 6 de noviembre de 2009 (en otro momento habrá que tratar con más detalle este suceso)