Picoteo a picoteo, las aves marinas se alimentan de ballenas vivas

gaviota picotea a una ballena

Los petreles gigantes ven a las ballenas emergidas como un autoservicio flotante

Las aves marinas son hábiles oportunistas, y comúnmente acuden en masa a los barcos de pesca para hurgar en los descartes arrojados por la borda. Ahora, los investigadores han documentado una gran y notoriamente agresiva especie que explota las operaciones de pesca de una manera poco usual: picoteando a las ballenas que se acercan.

En 2015, Jared Towers, un ecologista de cetáceos de la organización de investigación Bay Cetology con sede en Columbia Británica, abordó un barco pesquero que estaba en busca de austromerluza, una lucrativa especie de bacalao también conocida como lubina chilena. Towers no estaba interesado en los peces, sino en los cachalotes (Physeter macrocephalus) que atraen las operaciones de pesca; las ballenas han aprendido a robar comida de los palangres de los pescadores.

Mientras estaba en el mar en el Atlántico Sur, Towers notó algo extraño: justo cuando un cachalote salía a la superficie para respirar, un petrel gigante (Macronectes spp.) se abalanzó y le arrancó un bocado de piel y grasa del lomo.

Solo en ese viaje, Towers vio a petreles gigantes picotear a las ballenas que salieron a la superficie más de una docena de veces. Combinando sus avistamientos con los realizados por observadores de pesca entre 1997 y 2019, Towers y sus colegas informan en un nuevo artículo 23 casos de petreles gigantes que se alimentan de ballenas. "Eso es un mínimo", dice Towers.

Aunque la idea de que las aves se alimenten de ballenas vivas es sorprendente, este no es el único caso de aves que se alimentan de animales mucho más grandes. Los investigadores han presenciado anteriormente petreles gigantes que picotean ovejas vivas y picabueyes que consumen piel y sangre de rinoceronte. Y al igual que los petreles gigantes, también se sabe que las gaviotas cocineras picotean ballenas.

Frente a la costa de la Península Valdés de Argentina, los ataques de las gaviotas cocineras contra las ballenas francas australes pueden durar más de una hora, dice Mariano Sironi, director científico del Instituto de Conservación de Ballenas de Argentina, que no participó en la investigación. Él dice que el implacable picoteo crea cráteres en la piel de las ballenas y causa mucho estrés a los animales.

Esos ataques se han intensificado en los últimos años, agrega, en parte porque los alimentos desechados de los barcos de pesca y los vertederos al aire libre están sosteniendo una población de gaviotas artificialmente grande. Desde la década de 1970 hasta la de 2000, la proporción de ballenas con heridas de gaviota aumentó del dos al 99 por ciento. Sironi dice que los ataques de las aves también pueden estar contribuyendo a la alta tasa de mortalidad de ballenas en la zona.

Los investigadores, dice Sironi, podrían estar presenciando el comienzo de un problema creciente en el subantártico, similar a lo que los científicos comenzaron a registrar en Argentina hace cinco décadas.

Por ahora, los petreles gigantes no están atacando a las ballenas con tanta frecuencia como las gaviotas cocineras. Pero así como las actividades humanas inflaron el número de gaviotas, lo mismo podría suceder con los petreles gigantes, con resultados potencialmente dañinos para las ballenas.

“Debido a que las actividades de palangre brindan oportunidades de alimentación para las ballenas y las aves, se producen estas agregaciones anormalmente grandes de ambos”, dice Towers. Las ballenas también se sumergen profundo, rápido y durante largos períodos cuando roban peces de los palangres, lo que las obliga a pasar varios minutos en la superficie para recuperar el aliento. Eso puede ofrecer a los petreles la oportunidad perfecta para comer.

Towers dice que el nuevo gusto de las aves por el cachalote destaca cómo casi todas las actividades humanas afectan los ecosistemas, a veces de formas inesperadas.

La investigación se ha publicado en Polar Biology: Giant petrels (Macronectes spp.) prey on depredating sperm whales (Physeter macrocephalus)

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.