La vida de un insecto en el mar

patinador marino

Un nuevo estudio investiga cómo sobreviven los patinadores marinos en mar abierto

En la superficie del Mar Rojo, los insectos nacen, mueren y, en algún punto intermedio, hacen el amor.

Los patinadores marinos del género Halobates son los únicos insectos que se sabe que pasan toda su vida en el mar abierto, deslizándose como bailarinas sobre la espuma del mar. Pero esta vida es traicionera: cuando no están chisporroteando bajo la radiación ultravioleta o esquivando los picos de las gaviotas, los están hundiendo las olas del océano.

Estos insectos necesitan estar bien equipados para manejar su turbulento entorno. Ahora, un estudio de científicos de la Universidad de Ciencia y Tecnología King Abdullah (KAUST) en Arabia Saudita arroja nueva luz sobre cómo logran mantenerse a flote.

"Solo hay una cosa en el mundo como los Halobates", dice Lanna Cheng, bióloga marina emérita del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego, y coautora del estudio. Cheng ha estudiado Halobates durante más de 40 años, y es la líder mundial, quizás la única, experta en los poco conocidos insectos oceánicos. "Viven en mar abierto las 24 horas del día, los 7 días de la semana, bajo la luz del sol, sin ningún lugar donde esconderse".

Los patinadores marinos pesan un tercio del peso de sus primos de agua dulce, los larguiruchos zancudos que saltan el agua. Ambos pertenecen a la familia Gerridae, de la cual Halobates es el único género marino. Aunque Halobates se describió por primera vez en 1822 [PDF], sigue siendo un misterio la cuestión de cómo llegó el género a colonizar el mar abierto, ya que parece haber eludido el registro fósil.

adaptaciones del Halobates

Imagen: Resumen de adaptaciones clave del Halobates para la vida oceánica

Para averiguarlo, los investigadores de KAUST primero tuvieron que mantener vivos en el laboratorio a los enigmáticos bichos, lo que resultó ser un inesperado desafío. Gauri Mahadik, autor principal del estudio y ex investigador postdoctoral en KAUST, alojó a los insectos en un tanque lleno con aproximadamente cinco centímetros de agua de mar, algas de sargazo y algo de comida para peces.

Los patinadores aceptaron al tanque pero no la comida, y pronto comenzaron a comerse entre sí, aunque se parecía a otra cosa. "Parecía que estaban teniendo sexo, montados uno encima del otro", dice ella. "Pero el de abajo se encogía a medida que le succionaban sus líquidos".

Finalmente, Mahadik descubrió que los patinadores comerían camarones de salmuera. Pero los científicos también aprendieron rápidamente que una vez que se habían saciado, los insectos no veían la necesidad de permanecer en el tanque. “Los ponías en una placa de Petri y podían saltar un pie”, dice Himanshu Mishra, un bioingeniero de KAUST y coautor del artículo.

Una vez que los científicos finalmente consiguieron que los patinadores se quedaran quietos, lograron identificar varias estrategias evolutivas que ayudan a los Halobates a sobrevivir en el agua que ahogaría a cualquier otro insecto. Por un lado, son increíblemente ágiles; cuando los investigadores los rociaban con gotas de agua, las esquivaban, saltaban y daban volteretas para mantenerse secos.

vello corporal del Halobates germanus

Imagen: Vello corporal especializado de Halobates germanus. Micrografías electrónicas de barrido de H. germanus.

Mahadik pasó innumerables horas fotografiando y filmando a los insectos, lo que resaltó cómo sobreviven los patinadores cuando se sumergen. Al atrapar una fina capa de aire dentro de pelos especializados en forma de hongo, los insectos pueden respirar mientras están completamente sumergidos.

Mahadik también observó a los insectos acicalarse, un comportamiento nunca antes visto en Halobates. Al usar sus patas delanteras para frotar una secreción cerosa sobre sus cuerpos, los insectos se deshacen de los escombros y mantienen sus pelos alineados para que se mantengan lo más secos posible.

aseo del Halobates germanus

Imagen: Comportamiento de aseo de Halobates

Mishra cree que el diseño de estos pelos podría usarse para construir más objetos repelentes al agua, como tuberías que transportan líquidos a largas distancias. "Si en las tuberías pudiéramos crear microtexturas de modo que el líquido esencialmente flote en el aire, habrá menos fricción", dice.

David Hu, un investigador de dinámica de fluidos del Instituto de Tecnología de Georgia que revisó el artículo, dice que a pesar de las nuevas observaciones y las excelentes imágenes, no responde definitivamente a la pregunta de cómo los Halobates conquistaron la alta mar. "Eso requerirá experimentos observando Halobates en el océano abierto o simulando olas rompientes en el laboratorio".

Los investigadores han solicitado más fondos para continuar su investigación, pero Mishra dice que si los fondos no funcionan, encontrarán la manera de seguir estudiando los carismáticos Halobates. "Queremos conocer sus secretos", dice.

La investigación se publicó en Scientific Reports: Superhydrophobicity and size reduction enabled Halobates (Insecta: Heteroptera, Gerridae) to colonize the open ocean

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.