Los investigadores ven signos de estrés crónico en la sangre de los osos polares

oso polar

Los ayunos anormalmente largos relacionados con el derretimiento del hielo marino pueden llevar a los osos polares a sus límites

Desde la década de 1980, los científicos han viajado en helicóptero de forma rutinaria hasta el borde occidental de la bahía de Hudson en Manitoba para encontrar, inmovilizar, medir y recolectar sangre de osos polares para vigilar su desempeño. Lo que están descubriendo los científicos es preocupante. El cambio climático ha provocado que el hielo marino se descongele antes en la primavera y se congele más tarde en el otoño, lo que reduce el período en el que los osos polares pueden cazar focas, lo que los obliga a ayunar por más tiempo de lo normal.

Rudy Boonstra, un ecofisiólogo de la Universidad de Toronto Scarborough en Ontario, quería averiguar si esa gran colección de sangre podría contar una historia más profunda sobre cómo los osos han estado lidiando con el estrés fisiológico del ayuno.

Utilizando sangre extraída de 300 osos entre 1983 y 2015, él y sus colegas comenzaron midiendo el cortisol. En los osos polares (Ursus maritimus), como en los humanos, la hormona aumenta en condiciones estresantes, lo que hace que el cuerpo libere sus reservas de carbohidratos y grasas antes de pasar a las proteínas de los músculos. Esto bombea al oso con suficiente energía para combatir lo que sea que lo esté estresando.

Si bien esta respuesta aguda al estrés es útil, los niveles crónicamente altos de cortisol pueden ser destructivos, ya que obligan al cuerpo a quemar rápidamente las preciosas reservas de energía mientras suprimen otras actividades críticas, como el crecimiento, la respuesta inmunitaria y la reproducción.

El equipo descubrió que entre los años anteriores a 1990, cuando las condiciones del hielo marino eran adecuadas para la caza, y los años posteriores con niveles bajos de hielo, los niveles de cortisol de los osos polares no cambiaron mucho. Boonstra dice que eso no es sorprendente: los niveles de cortisol son sensibles a las amenazas inmediatas; ser perseguido por un helicóptero sería suficiente para elevarlos.

Pero cuando examinaron una medida más sólida de estrés crónico, la globulina fijadora de cortisesteroides (CBG), una proteína que regula el cortisol al unirse a ella, encontraron que los niveles de CBG de los osos eran significativamente más altos en años con poco hielo marino. Boonstra encontró esto asombroso. En prácticamente todas las demás especies de mamíferos estudiadas hasta ahora, incluidos los humanos y las liebres americanas (Lepus americanus), el CBG disminuye con el estrés crónico.

Boonstra cree que la inusual respuesta de los osos al estrés crónico podría haber surgido como una adaptación evolutiva a los cambios climáticos históricos. Al eliminar el exceso de cortisol, los altos niveles de CBG podrían proteger a los osos polares de sus efectos dañinos y tal vez evitar el punto en el que los osos tendrían que digerir su propio músculo para sobrevivir. “Son los osos más asombrosos”, dice Boonstra.

Pero es posible que ya haya indicios de que esta fuente potencial de resistencia está llegando al máximo, dice Kimberley Bennett, fisióloga de la Universidad Abertay de Escocia que no participó en la investigación. Para ella, los datos del equipo sugieren que algunos osos que ya han soportado ayunos anormalmente largos están luchando por aumentar sus niveles de CBG. Ella dice que esto podría dificultar aún más la capacidad de los osos para manejar las fuentes de estrés a corto plazo, como las visitas turísticas o la actividad minera.

En cuanto al destino a largo plazo de los osos, el coautor del estudio Péter Molnár, biólogo de la Universidad de Toronto Scarborough, recientemente proyectó la supervivencia de 13 subpoblaciones diferentes de osos polares y descubrió que incluso cuando se utilizan estimaciones optimistas para sus tasas metabólicas, pocas poblaciones del Ártico alto sobrevivirían después de 2100. Molnár dice que duda de que la adaptación CBG de los osos sea lo suficientemente poderosa como para evitar ese resultado.

Aunque los osos polares pueden haber desarrollado un arma secreta contra los cambios climáticos del pasado, probablemente no sea suficiente para ayudarlos a sobrevivir a lo que los golpea ahora.

La investigación se ha publicado en Global Change Biology: The stress of Arctic warming on polar bears

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.