Observan a pulpos golpeando a peces cuando no cooperan completamente con ellos

pulpo golpea a un pez

 veces el 'puñetazo' es un comportamiento rencoroso

En una nueva prueba de que 2020 ha sido un año horrible básicamente en todas partes, los científicos han filmado evidencia en vídeo de pulpos golpeando peces al azar, posiblemente sin ninguna otra razón que la rencorosa.

Si bien este notable comportamiento, y que suena bastante desagradable, puede parecer que proviene de un lugar de conflicto directo entre diferentes especies animales, esa no es toda la historia, dicen los investigadores.

De hecho, este fenómeno antisocial de golpear peces, que los científicos denominan "desplazamiento activo" de peces, se produce en medio de esfuerzos de caza colaborativos, en los que pulpos y peces se unen para perseguir y atrapar presas juntos.

"Se sabe que los pulpos y los peces cazan juntos, aprovechando la morfología y la estrategia de caza del otro", explica el biólogo marino Eduardo Sampaio de la Universidad de Lisboa en Portugal.

"Dado que se unen varios socios, esto crea una red compleja donde la inversión y los beneficios pueden desequilibrarse, dando lugar a mecanismos de control de socios".

De la misma manera que tu o yo podríamos tratar de sacar a codazos a otros comensales en un buffet, este 'mecanismo de control de socios' busca, por lo tanto, establecer una sensación de control y dominio en una comida gratuita para todos.

Es solo que el control de socios, cuando lo hace un pulpo, es un poco más brutal que la experiencia promedio de la cola del buffet.

pulpo golpea a un pez

"Con este fin, el pulpo realiza un rápido y explosivo movimiento con un brazo dirigido a un pez socio específico, al que nos referimos como puñetazo", explican los investigadores en un nuevo artículo.

En su estudio, Sampaio y su equipo observaron interacciones entre Octopus cyanea y varias especies de diferentes peces en el Mar Rojo, incluyendo al candil platero (Sargocentron caudimaculatum), meros de punta negra (Epinephelus fasciatus) y meros cola de luna (Variola louti), entre otros.

"Múltiples observaciones que involucran a diferentes pulpos en diferentes lugares sugieren que los golpes tienen un propósito concreto en interacciones interespecíficas", escribe el equipo.

"Desde una perspectiva ecológica, golpear activamente a un socio pesquero implica un pequeño costo energético para el actor (es decir, el pulpo), y simultáneamente impone un costo al socio pesquero objetivo".

Los investigadores plantean la hipótesis de que gran parte del golpe está diseñado para mantener a los peces a raya durante la caza, ya sea para disuadirlos de la presa, reubicar su posición en la manada o incluso desalojarlos de la caza por completo.

A veces, en los casos en que los peces socios no contribuyen a la caza, básicamente actuando como parásitos con la esperanza de cosechar el botín del trabajo de otros, un pulpo podría golpear a un pez sobre la base de una simple competencia, sugiere el equipo, con el fin de obtener un mejor acceso a la presa.

Pero el puñetazo al pez no siempre parece ocurrir por razones prácticas inmediatas. En dos ocasiones, los investigadores observaron que los golpes tenían lugar incluso cuando el golpe repentino no parecía estar relacionado con los intentos de agarrar presas.

"En estos casos, son posibles dos diferentes escenarios teóricos. En el primero, los beneficios son ignorados por completo por el pulpo y el golpe es un comportamiento rencoroso, utilizado para imponer un costo al pez", escriben los investigadores.

"En el otro escenario teórico, los puñetazos pueden ser una forma de agresión con beneficios tardíos (es decir, reciprocidad negativa directa o castigo), donde el pulpo paga un pequeño costo para imponer uno más pesado al socio que se porta mal, en un esfuerzo por promover un comportamiento colaborativo en las siguientes interacciones".

Si bien aún no podemos saber con certeza por qué los pulpos golpean peces al azar de esta manera, al menos una de las explicaciones teóricas dadas sugiere que los pulpos pueden tener una actitud seria.

En cualquier caso, está claro que hay mucho más que aprender sobre este fenómeno y las complejas relaciones en el trabajo durante estas colaboraciones/puñetazos submarinos.

"Los análisis cuantitativos detallados de estos eventos de caza multiespecíficos pueden explorar otras importantes cuestiones ecológicas", explican los investigadores, "como la posible existencia de relaciones privilegiadas entre pulpos y peces socios específicos (por ejemplo, ¿algunas especies o individuos son más golpeables que otros?), y cómo la dinámica individual es modulada por la red de interacciones sociales (por ejemplo, ¿los peces también se retroalimentan entre sí?)".

Los hallazgos se informan en Ecology: Octopuses punch fishes during collaborative interspecific hunting events

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.