Las sepias toman decisiones complejas a la hora de elegir la comida

sepia

Resulta que el camuflaje no es el único talento que tienen estos cefalópodos

Atravesando el agua como puntas de flechas brillantes, las sepias son rápidas y seguras cazadoras: la muerte entre ocho extremidades y dos tentáculos en movimiento para las pequeñas criaturas que se encuentran en su vecindad.

Se transforman para adaptarse al paisaje, cambiando entre una variedad de tonos e incluso texturas, utilizando diminutas estructuras que se expanden y contraen debajo de su piel. Incluso parecen tener percepción de profundidad, descubrieron investigadores que usaron diminutas lentes de visión en 3D, que los separan de los pulpos y calamares. Y su precisión para golpear a sus presas es notable.

Pero para la sepia, estas hazañas físicas en busca de comida no son toda la historia. Un nuevo estudio publicado el mes pasado muestra que hay más en la cognición de la sepia de lo que los científicos podrían haber sabido.

Las criaturas marinas parecen ser capaces de realizar cálculos que son más complicados que simplemente "más comida es mejor". Si se les presenta la opción de elegir entre uno o dos camarones, en realidad elegirán el camarón individual cuando hayan aprendido por experiencia que son recompensados por esta elección.

Si bien la inteligencia de sus primos pulpos recibe mucha atención, los investigadores que estudian la cognición animal han descubierto a lo largo de los años sorprendentes talentos en la sepia.

Por ejemplo, los cefalópodos cazarán menos cangrejos durante el día si conocen que los camarones, su alimento preferido, está previsiblemente disponible durante la noche. Eso demuestra que pueden pensar en el futuro.

sepia faraón (Sepia pharaonis)

Chuan-Chin Chiao, biólogo de la Universidad Nacional Tsing Hua en Taiwán y autor del artículo actual junto con su colega Tzu-Hsin Kuo, ha descubierto en el pasado que las sepias hambrientas elegirán para atacar un camarón más grande y más difícil de atrapar, y las que no lo estén elegirán los más pequeños y más fáciles de atrapar.

Pero los investigadores también han descubierto que los animales no siempre toman decisiones que a primera vista parecen lógicas. Al igual que los humanos, cuyo comportamiento rara vez se ajusta a las visiones de los economistas de lo que haría una criatura ideal y racional, los animales responden a su entorno utilizando experiencias aprendidas.

En estos nuevos experimentos, curiosos por ver si podían alterar el valor que la sepia atribuye a un solo camarón, los investigadores le dieron a la sepia faraón (Sepia pharaonis) la opción de entrar en una cámara con un camarón o en una cámara sin ninguno. Cada vez que entraban a la cámara con un camarón, los investigadores les daban un camarón más pequeño como recompensa.

Luego, cada sepia realizó una segunda prueba. Podrían entrar en una cámara y perseguir dos camarones. O podrían entrar en otra cámara que solo tuviera uno.

prueba con sepia cazando camarones

Imagen: Representación esquemática de la vista superior del montaje experimental. Las dos cámaras que contienen camarones se colocan frente a la sepia, y se motiva al animal a nadar hacia una de las dos cámaras. La línea de puntos imaginaria indica el punto de decisión, donde la sepia determina la elección.

"Uno pensaría que siempre eligen la cantidad mayor", dijo el Dr. Chiao. Pero eso no fue lo que pasó.

En la segunda ronda, la sepia eligió un camarón con mucha más frecuencia que dos. Las sepias que no habían recibido el entrenamiento eligieron de manera confiable dos camarones en lugar de uno, lo que demuestra que aquellas que eligieron el número más pequeño estaban anticipando la recompensa y operando de manera diferente a sus compañeras. Incluso esperar hasta que pasó una hora desde el entrenamiento inicial no borró por completo el nuevo comportamiento.

El proceso de ser recompensado por elegir un camarón parece haberle dado a esa opción un incentivo adicional en lo que respecta a la sepia, dijo el Dr. Chiao. Eso sugiere que no están simplemente dando respuestas básicas a las presas con las que se encuentran, están recordando lo que sucedió antes y usándolo para tomar una decisión.

Incluso si en esta situación el comportamiento no resultó en un mayor botín, se suma a la evidencia de que son criaturas complejas, capaces de usar sus cerebros de formas que pueden sorprendernos.

La investigación se publicó en la revista Royal Society Open Science: Learned valuation during forage decision-making in cuttlefish

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar