Los pulpos no solo sienten dolor físico, sino también emocional

pulpo transporta una concha para su protección

Primera evidencia sólida de esta capacidad en cualquier invertebrado

Un nuevo e importante estudio sugiere que es probable que los pulpos sientan y respondan al dolor de manera similar a los mamíferos, la primera evidencia sólida de esta capacidad en cualquier invertebrado.

La experiencia del dolor es mucho más que un simple reflejo de estímulos dañinos o lesiones; es un estado emocional complejo que produce angustia o sufrimiento.

Si bien generalmente se cree que los vertebrados experimentan los aspectos físicos y emocionales del dolor, queda sin resolver si los invertebrados, que generalmente tienen sistemas nerviosos mucho más simples, son capaces de algo similar.

Los pulpos son los invertebrados neurológicamente más complejos de la Tierra y, sin embargo, sorprendentemente, pocos experimentos se han centrado en su potencial para experimentar dolor.

La neurobióloga Robyn Crook de la Universidad Estatal de San Francisco ha estado investigando este problema durante años, y el último trabajo de su laboratorio ha utilizado ahora los mismos protocolos para probar el dolor en roedores de laboratorio en cefalópodos, específicamente, el pulpo.

Utilizando medidas detalladas de los comportamientos espontáneos asociados al dolor y la actividad neuronal, Crook ha identificado tres líneas de evidencia que indican que todos los pulpos son capaces de sentir estados emocionales negativos cuando se enfrentan al dolor.

Estas son las mismas características que muestran los mamíferos, a pesar de que el sistema nervioso del pulpo está organizado de una manera fundamentalmente diferente a la de los vertebrados.

Por supuesto, es realmente difícil para los científicos interpretar un sentimiento subjetivo o un estado emocional en un animal, especialmente uno tan diferente a nosotros, pero Crook argumenta que el comportamiento mostrado por los pulpos en estos experimentos sugiere que probablemente estén experimentando los componentes físicos y emocionales del dolor de una manera no tan diferente a la de los roedores, incluyendo cambios duraderos en su estado afectivo (lo que llamaríamos, en humanos, nuestro estado de ánimo, sentimientos y actitudes).

"Incluso en ausencia de pruebas sobre la conciencia o la sensibilidad en los cefalópodos, queda claro que las respuestas demostradas por los pulpos en este estudio son tan similares a las que expresarían los mamíferos que experimentan dolor, que se puede argumentar con cautela que el estado interno de estas dispares especies probablemente también sea similar", concluye Crook.

Estudios previos de Crook y otros han demostrado que los pulpos pueden responder reflexivamente a estímulos nocivos, aprendiendo a evitar esos contextos dañinos. La nueva investigación va varios pasos más allá. Después de una sola sesión de entrenamiento en una caja de tres cámaras, los pulpos que recibieron una inyección de ácido acético en un brazo mostraron una clara evitación de la cámara en la que recibieron esa inyección.

Aquellos inyectados con solución salina no dañina, por otro lado, no mostraron tal evitación.

Además, cuando a los pulpos que habían recibido una inyección dolorosa se les administraba lidocaína (un analgésico), tendían a preferir la cámara en la que experimentaban un alivio inmediato del dolor. A los que solo recibieron solución salina no les importaba la cámara donde se les aplicó el analgésico.

estudio del dolor en el pulpo

Esta preferencia por el lugar, libre de daños, se considera una fuerte evidencia de una experiencia de dolor afectivo en los vertebrados. Tampoco es ese el único paralelo.

Crook también encontró evidencia de que los pulpos podían discriminar entre diferentes cualidades e intensidades de dolor en diferentes lugares de sus cuerpos.

Todos los pulpos inyectados con el ácido mostraron comportamientos de aseo en ese sitio de inyección durante la prueba de entrenamiento completa de 20 minutos, eliminando una pequeña área de su piel con el pico.

Esto difiere de otros estudios sobre las respuestas al dolor periférico, en los que a los pulpos les aplastaron o cortaron los brazos, y sugiere que la inyección de ácido está produciendo algún tipo de respuesta centralizada. En los mamíferos, el dolor continuo es causado por una actividad sostenida en la periferia, que luego impulsa cambios a largo plazo en el cerebro o la médula espinal.

Los cefalópodos, por otro lado, dependen en gran medida de su sistema nervioso periférico y no está claro cuánta de esa información llega a sus circuitos centrales.

Utilizando grabaciones electrofisiológicas, Crook ha mostrado indirectamente una prolongada respuesta periférica en la vía hacia el cerebro del pulpo, que parece representar la intensidad del dolor experimentado por las inyecciones de ácido. Es más, estos mensajes se silencian rápidamente y se revierten con un analgésico, un fuerte signo de experiencia de dolor.

"Juntos, estos datos proporcionan un fuerte apoyo a la existencia de un estado afectivo negativo duradero en los pulpos", concluye el documento.

Hasta la fecha, el dolor continuo, a diferencia del dolor transitorio, solo se ha demostrado en mamíferos, por lo que es bastante increíble que los científicos hayan observado algo similar en un invertebrado.

A principios de esta semana, los científicos también demostraron que las sepias son capaces de pasar la prueba del malvavisco, una prueba cognitiva diseñada para medir al autocontrol de los niños.

Este conocimiento plantea cuestiones éticas sobre cómo cuidamos y estudiamos a los cefalópodos, al tiempo que proporciona un novedoso origen evolutivo para la experiencia del dolor en el reino animal.

"Nuestro objetivo con este estudio era trasladar la cuestión del dolor de invertebrados más allá de toda duda razonable", se lee en un comunicado de prensa del laboratorio de Crook, "para que los esfuerzos para regular mejor su uso humanitario puedan proceder con una sólida base probatoria que hasta ahora ha faltado".

El estudio fue publicado en iScience: Behavioral and neurophysiological evidence suggests affective pain experience in octopus

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.