updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Las medusas amenazan los mares del mundo (parte I)

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
medusa Pelagica notiluca en una playa

Medusas en la playa, coincidiendo con la temporada de vacaciones, es un desastre para el turismo

Las plagas de medusas en las playas de todo el mundo preocupan por igual a turistas y científicos. Es una criatura que vive de la pesca excesiva y la contaminación. Pero ¿qué peligroso es para el ecosistema?

Cuando el oceanógrafo Josep Maria Gili sube a la terraza de su oficina, ve a sus pies a la multitud de personas en las playas de Barcelona. A la izquierda se encuentra el Port Olímpic, junto con una escultura que Frank Gehry construyó allí para los Juegos Olímpicos de Verano de 1992: un pez gigante de acero, brillando bajo el sol y mirando majestuosamente hacia el Mediterráneo.

Por desgracia, hoy parece evidente que el reconocido arquitecto escogió al animal equivocado. El pez, con sus branquias y aletas, ya no se adapta como un marca comercial de Barcelona. Hoy en día nadan cada vez menos peces bajo la superficie azul brillante en la costa de Cataluña, en su lugar, estas aguas ahora están llenas con mayor frecuencia con cantidades masivas de medusas.

Las criaturas marinas - ciegas y carentes tanto de corazón como de cerebro - impulsadas por las olas y las corrientes llegan hasta la costa, muchas de ellas cargadas con tentáculos venenosos, no sólo en Cataluña, en el noreste de España, sino prácticamente en todo el mundo. Se ha vuelto dolorosamente claro para cualquiera que haya tenido la mala suerte de ponerse en el camino de una medusa venenosa que esta criatura es la nueva reina de los mares. Tales encuentros a veces terminan fatalmente para el ser humano.

Josep Maria GiliLa gelificación del mar

El interés del Oceanógrafo Gili en las medusas comenzó casi al mismo tiempo en que Gehry creó su pez gigante. Se trataba de un la disciplina exótica, aunque sea para un biólogo del Institut de Ciòncies del Mar. Lo que nadie podía haber sabido en el momento es que hoy, más de 20 años más tarde, las medusas se han convertido en el tema principal en las conferencias internacionales. Se escriben libros enteros acerca de la supuesta "gelificación de los mares", y los científicos argumentan sobre si las medusas están desplazando a los peces y otras criaturas del océano, ya sea que están asumiendo el control sobre ecosistemas enteros o si en el futuro tendremos que comerlas para mantenerlas en jaque, como han hecho los chinos durante siglos.

El hecho de que los seres humanos y las medusas se encuentren unos a otros con más frecuencia que en el pasado es desagradable para ambos lados. También cuesta muchos millones cada año, a pesar de que los costos exactos son difíciles de estimar. Por ejemplo, las medusas suelen causar cortes de energía y daños en el equipo cuando entran en los sistemas de agua de refrigeración de las centrales eléctricas y plantas de desalinización.

Las medusas también son dañinas para las pesquerías. Arruinan las redes y causan quemaduras químicas sobre las manos de los pescadores. Si una floración de medusas colisiona con las redes con que las granjas de pescado se separan de la aguas abiertas, a veces las toxinas de las criaturas pueden matar a todas los animales en los recintos.

Y luego está el problema que el oceanógrafo Josep Maria Gili puede ver desde su terraza: Medusas en la playa coincidiendo con la temporada de vacaciones, es un desastre para el turismo. En estos días se difundido que la rojiza medusa luminescente o clavel (Pelagia noctiluca), está al acecho en las aguas frente a Barcelona. En los últimos días, los paramédicos de la Cruz Roja han tenido que tratar al menos a 400 nadadores en un día por lesiones de medusas. Se iza en la playa una bandera amarilla de advertencia, y una voz a todo volumen advierte por los altavoces a los bañistas en español, francés e Inglés a tener cuidado con las medusas.

medusa en la costa mediterránea

Más y más floraciones de medusas

"En el Mediterráneo estamos acostumbrados a las medusas", dice Gili, de 60 años, un hombre bajo, de pelo gris. "Pero lo que hemos observado aquí en los últimos años ya no es normal". La Pelagia noctiluca, por ejemplo, no nada en el mar abierto hacia la costa por su propia voluntad. En cambio, es impulsada por las olas y las corrientes, muriendo a dónde va encallado. En el Mediterráneo, este destino ha ocurrido típicamente aproximadamente una vez cada 10 a 15 años. Pero ahora las floraciones han estado sucediendo con mucha mayor frecuencia, con incidentes similares que ocurridos en los años 2005, 2006, 2007, 2011, 2012 y 2013.

La Unión Europea también ha comenzado a mostrar preocupación a causa de las frecuentes invasiones de medusas, las cuales presentan una carga adicional para los economías ya enfermas de sus estados miembros del sur. Por eso la UE está financiando un proyecto de investigación internacional que reunirá datos, por primera vez, sobre la propagación de las medusas en el Mediterráneo, así como para desarrollar una estrategia de gestión costera. Los científicos que participan en el plan del proyecto pondrán a prueba estrategias tales como las redes de protección a lo largo de playas y una aplicación de teléfono inteligente que permita a los bañistas informarse de avistamientos de medusas. Para las playas de Barcelona existe desde el año pasado una aplicación llamada MedJelly, que de momento sólo está disponible para iPhone, IPad y en internet.

Una empresa ha creado para el Aula del Mar de Málaga una aplicación, que ha sido lanzada ayer, para teléfonos móviles inteligentes con esta finalidad, que se llama Infomedusa, es gratuita y, de momento, sólo esta disponible para teléfonos con sistema Android.

La decisión desde Bruselas se presentará con retraso. Los científicos todavía saben muy poco acerca de las medusas, ya que los animales son difíciles de estudiar. Aparecen de repente y de forma impredecible, como si de la nada, pero en grandes cantidades. Pero para desesperanza de los científicos que recogen a las criaturas y las estudian en los laboratorios, las medusas son difícil de mantener vivas. Tener medusas en un acuario es al mismo tiempo una empresa complicada. Estos obstáculos ayudan a explicar por qué sólo hay una pequeña comunidad de expertos de medusas en todo el mundo.

Verónica Fuentes

Gili ya no sabe exactamente por qué se decidió, hace años, a estudiar las medusas. Tal vez las encontró interesante porque creció cerca de ellas, en la isla de Mallorca. "Cuando era joven, mi padre solía frotar aceite de de oliva sobre mi cuerpo antes de que fuese a nadar, para protegerme de las lesiones medusas", recuerda con una sonrisa. "El aceite de de oliva es la mejor protección. Una gran cantidad de protector solar también ayuda".

Él y su colega, Verónica Fuentes, están a cargo de la aplicación del proyecto de la UE en España. Lo más importante, dice Gili, es educar a la gente. "Le decimos a los turistas que vengan a nuestro país, porque el Mediterráneo es fantástico", dice, "pero también tenemos que hacerles saber que el mar no es una piscina. Usted puede disfrutar aquí de sol y agua caliente, y a veces resulta que lo impiden las medusas en el agua. Hay que estar preparados para eso".

Segunda parte: Medusas un problema global

Artículo original de Samiha Shafy publicado en DER SPIEGEL