updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

¿Qué hay detrás de una picadura de medusa?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

bloom de medusas luna

Los nematocistos de las medusas disparan veneno al contacto con nuestra piel

Verter en la zona orina o agua dulce puede desencadenar la liberación de más nematocistos y veneno

Estás en la playa durante un fin de semana con la familia o amigos. Nadando y saltando, mojando la cabeza bajo las olas, empiezas a refrescarte. Entonces sientes que algo suave roza contra tu pierna y, de repente, la frescura es reemplazada por un caliente dolor punzante. Has sido picado por una medusa. Pero, ¿qué hacer ahora?

En primer lugar vamos a echar un vistazo a lo que está sucediendo exactamente en tu pierna. Las medusas tienen células especiales a lo largo de sus tentáculos llamadas cnidocitos o cnidoblastos. Dentro de estas células hay unas estructuras en forma de arpón llenas de veneno, llamadas nematocistos. Los nematocistos disparan cuando se activan por el tacto y pueden penetrar la piel humana en menos tiempo que se tarda en parpadear.

Una vez que el veneno se inyecta en la piel comienza el dolor, enrojecimiento y ampollas. Una de las principales causas de este malestar es un tipo de proteína llamada porina que se encuentra en el veneno de todas las medusas, y en todos sus familiares, incluyendo los corales y las anémonas, que juntos forman un grupo de criaturas conocidas como los cnidarios.

medusa de caja (Tamoya ohboya)Ángel Yanagihara, profesor de investigación que estudia el veneno de medusas en el Centro de Investigación de Ciencias Biológicas del Pacífico de la Universidad de Hawaii, explica que las porinas de las medusas de caja son de acción rápida y "promiscuas": Son indiscriminadas y "van hacer agujeros en todos los tipos de células", incluyendo células de la sangre, la piel y los nervios. La compleja mezcla de estas proteínas varía (junto con el mecanismo de las células urticantes) de una especie a otra, por lo que sólo podríamos sentir una pequeña sensación pegajosa cuando nos ponemos en contacto con algunas anémonas, mientras que una picadura de una medusa caja puede provocar un viaje a la sala de emergencias o incluso matarte.

Así que después de que nos ha picado se debe orinar en la herida, ¿verdad? ¿O conseguir que algún otro lo haga? Eso es lo que has visto en la televisión, tal vez estás pensando en cierto incidente de algún amigo. Pero no te bajes los pantalones cortos demasiado rápidamente, la orina puede hacer un montón de cosas, pero no ayuda a la picadura. De hecho, podría empeorar la situación.

Verter en la zona agua dulce, incluyendo orina, va a cambiar la composición de la solución que rodea a las restantes células y, de hecho, puede desencadenar la liberación de más nematocistos y veneno. En cambio, los expertos sugieren lavar el área con agua salada para ayudar a reducir el malestar. Antes de hacer cualquier aclarado, sin embargo, se deben eliminar los tentáculos de las medusas que quedan en la piel, ya que los nematocistos en tentáculos sueltos pueden seguir picando incluso después de que se separan de la medusa.

Asegurarse de que la arena se mantenga alejada de la herida es también una tarea importante, pero es probablemente difícil mientras estamos en la playa. En el caso de una picadura de una medusa caja, sería útil disponer cerca de dos tratamientos que ha desarrollado el profesor Yanagihara o, incluso mejor, sería hacer uso de una pomada preventiva antes de entrar al agua. Debido a que estos aún no están disponibles al público, poner vinagre en la zona afectada y solicitar atención médica son los tratamientos sugeridos.

Aunque es poco probable que seas picado, es bueno tener por si acaso esta información a mano cuando vayas a la playa. Pero esa posibilidad podría estar en aumento si, como se ha sugerido, el número de medusas están aumentando. Un estudio realizado en abril 2012 en Hydrobiologia encontró crecientes poblaciones de medusas en el 62 por ciento de las regiones analizadas, incluidas las zonas costeras de Asia, el Mar Negro y el Mar Mediterráneo. "Nuestro estudio confirma estas observaciones científicamente tras el análisis de la información disponible desde 1950 hasta la actualidad en más de 138 poblaciones de medusas diferentes de todo el mundo", dijo en un comunicado de prensa Lucas Brotz, el autor principal del estudio.

ortigas de mar del Pacífico (Chrysaora fuscescens)

Sin embargo, las medusas son una especie difícil de estudiar: sus ciclos de vida no son bien conocidos, y capturarlas con red no es una buena opción debido a sus frágiles cuerpos gelatinosos. Debido a esto, se generalizan las preguntas acerca de los cambios globales en las poblaciones de medusas y son un tema de debate. Sus números históricos son en gran parte desconocidos, por lo que es difícil estar seguro de que las poblaciones de medusas están aumentando en el largo plazo, o si los aumentos que vemos son una parte de las fluctuaciones naturales de la población o a causa de que más personas reportan avistamientos. Y hay evidencia de estas salvedades: un estudio diferente de 2012 encontró que el aumento percibido en el número de medusas es en realidad el pico normal de un florecimiento cada 20 años.

Pero si las medusas están aumentando a nivel mundial, es probable que la causa sea la influencia humana. La sobrepesca ha reducido la competencia de algunos peces que se alimentan de medusas, el aumento de nutrientes que desembocan en el océano crea entornos empobrecidos de oxígeno que las medusas pueden tolerar mejor que otros animales, y el agua caliente puede ayudar a que algunas especies de larvas de medusas crezcan más rápidamente. Incluso medusas sin el desagradable aguijón pueden causar problemas obstruyendo tuberías en las centrales nucleares que utilizan agua de mar para enfriar los reactores y echando a los peces fuera del ecosistema.

Todavía hay mucho que aprender sobre las fascinantes y pulsantes vidas de las medusas que pueden ayudar a determinar si sus poblaciones están aumentando a largo plazo. Los científicos están haciendo uso de observaciones de bañistas, con sitios web donde pueden ingresar sus avistamientos de medusas en un mapa para generar datos mundiales sobre sus poblaciones. Así que si tienes la mala suerte de ser picado por una medusa, recuerda: lavar con agua salada, no orinar, y tal vez aparezca tu lugar en el mapa que nos ayude a aprender algo de la experiencia.