updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Cómo atrapa peces una mortal medusa de caja Irukandji

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

medusa Carukia barnesi

La Carukia barnesi utiliza sus tentáculos como los pescadores utilizan sus líneas y señuelos

El primer estudio de alimentación de las medusas de caja (o cubo) tropicales Irukandji* de Australia ha encontrado que atrapan peces activamente. Atraen las larvas de los peces crispando sus tentáculos extendidos, destacando sus racimos de nematocistos (estructuras urticantes) y utilizándolos como señuelos.

Es una hazaña impresionante en todos los sentidos, pero especialmente para un animal que no tiene un cerebro definido.

El estudio de la Carukia barnesi, la pequeña pero mortal medusas Irukandji, se llevó a cabo en un laboratorio de la Universidad James Cook (JCU) en Cairns, Australia, y ha sido publicado en la revista en línea PLoS ONE.

"Esta especie es pequeña, de menos de dos centímetros (tres cuartos de pulgada) a través de la campana, es un 96% de agua, carece de un cerebro definido o de sistema nervioso central y, sin embargo, está utilizando sus tentáculos y clusters de nematocistos como los experimentados pescadores utilizan sus líneas y señuelos", dijo el autor principal, Robert Courtney.

"No pastorea de forma oportunista - está pescando deliberadamente. Está focalizando y capturando peces, que a veces son tan grandes como ella, y que son animales mucho más complejos. Este es un animal muy bien formado que está mostrando una estrategia sorprendentemente compleja de captura de presas".

medusa Irukandji, Carukia barnesi, cazando una larva de pez

Los investigadores fueron capaces de observar en acción a la Carukia barnesi durante el rodaje de un ciclo de un día y noche completos, usando equipos de infrarrojos sensibles para registrar el comportamiento en tiempos de oscuridad completa.

"Ya sabíamos lo que comían, porque el análisis de contenido intestinal es bastante sencillo con un animal que es transparente, pero las técnicas de pesca que observamos fueron una sorpresa", dijo el investigador senior profesor Jamie Seymour, del Instituto Australiano de Salud Tropical y Medicina de la JCU.

"Durante la noche vimos que eran menos activas y no pescaban. Contraen sus tentáculos hacia abajo de cuatro a cinco centímetros (aprox. 1,5 a 2 pulgadas) de largo, amontonando todos los grupos de nematocistos. Creemos que lo hacen para conservar energía cuando la presa orientada visualmente, como los peces larvales, también puede ser menos activa".

Con la luz del día, la pequeña medusa pesca estirando sus tentáculos, hasta 1,2 metros (3'10" pulgadas), con los grupos de nematocistos espaciados uniformemente a lo largo de cada hilo casi invisible, como una línea de pesca.

medusa Carukia barnesi

"Los grupos de nematocistos parecen una serie de perlas brillantes, que la medusa contrae para atraer la atención de su presa, como una serie de señuelos de pesca", dijo Courtney. "Es una forma muy deliberada y selectiva de captura de presas".

Una vez que el pez entra en contacto con los grupos de nematocistos es paralizado rápidamente por el potente veneno de la Carukia barnesi.

"Es una estrategia de pesca de gran éxito, y la única causada por una medusa de caja mediante la agresiva mímica para capturar a sus presas", dijo Courtney.

Ser capaz de capturar especímenes de medusas y transportarlos al laboratorio en un estado prístino era esencial para la investigación, dijo el profesor asociado Seymour.

"Observar el comportamiento de alimentación de esta especie en el océano sería casi imposible, porque son muy pequeñas y casi invisibles", dijo.

Las Carukia barnesi se sienten atraídas por la luz. Sumergiendo luces de alta potencia en las aguas de Double Island, justo al norte de Cairns, Australia, los investigadores fueron capaces de controlar a las medusas cuando se acercaban a las luces.

Las Carukia barnesi se introdujeron a continuación en un gran tanque, con control de temperatura en el que el agua giraba verticalmente, simulando las condiciones oceánicas locales. Ellas fueron filmadas a través de un ciclo completo de noche-día, usando equipos de infrarrojos sensibles para registrar el comportamiento durante los momentos de completa oscuridad.

El veneno de la Carukia barnesi, que es potencialmente mortal, fue extraído de cada muestra para la investigación de toxicología del profesor asociado Seymour y otros en el Instituto Australiano de Salud y Medicina Tropical de la JCU.

Los investigadores también comparten detalles de la hora y lugar de cada captura con Surf Life Saving Queensland.

Artículo científico: Prey Capture Ecology of the Cubozoan Carukia barnesi

* Irukandji por el pueblo aborigen que vive en las costas australianas cerca de Cairns donde se encontró por primera vez en 1952