updated 6:53 AM CEST, Sep 22, 2016

Antiguas medusas tenían esqueletos espinosos, pero no tentáculos

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

fósiles de medusas peine del Cámbrico

La mayoría de las medusas peine modernas tienen tentáculos urticantes

Antiguos animales gelatinosos, que se asemejaban a árboles de Navidad, estaban protegidos por duros esqueletos espinosos y carecían de marcas de tentáculos como las medusas de hoy, sugieren los fósiles de criaturas parecidas a medusas muertas hace mucho tiempo.

Es un sorprendente hallazgo de medusas peine extinguidas, cuyos parientes modernos de hoy son, al menos, el 95 por ciento de agua y de cuerpos blandos sin esqueleto que típicamente tienen tentáculos.

Los cuerpos blandos no se fosilizan bien, y la evidencia geológica de medusas peine y otros miembros del filo Ctenophora (verdaderas medusas que pertenecen al filo Cnidaria) ha sido tan escasa que los antiguos ctenóforos fueron siempre sospechosos de ser de cuerpo blando como las medusas peine del presente. Pero la nueva evidencia de Chengjiang, un sitio rico en fósiles en el suroeste de China, sugiere lo contrario.

Cómo hacer una impresión

fósiles de medusas peine del CámbricoLos investigadores descubrieron seis fósiles de medusas peine que vivieron hace unos 520 millones de años durante el período Cámbrico. Conservados como huellas en la roca, los fósiles muestran rasgos distintivos que los identifican como medusas peine, incluidos los cilios que probablemente utilizaron para nadar. Pero, a diferencia de ctenóforos modernos, estraban ceñidos por placas sujetadas por radios y protegidos por espinas que los científicos del estudio describen como "robustas".

Algunos de los fósiles en el estudio son nuevos para la ciencia, mientras que otros fueron descritos originalmente hace años y reclasificados siguiendo este nuevo análisis.

"Lo que más me sorprendió fue cuando me di cuenta de que eran medusas peine esqueletizadas", dijo el coautor del estudio Qiang Ou, de la Universidad de Geociencias de China, en Beijing. "Se pasaron por alto porque los fósiles son muy raros".

Depredadores voraces

Casi tan sorprendente como los esqueletos fue algo que las antiguas medusas no tenían: tentáculos. La mayoría de las medusas peine modernas tienen tentáculos urticantes con células pegajosas especializadas que ayudan a las gelatinosas criaturas a atrapar a sus presas. Pero no todos los ctenóforos poseen tentáculos, así que tal vez las antiguas medusas cazaban como lo hacen unos animales libres de tentáculos, conocidos como ctenóforos lobulados.

"Se alimentan rodeando a las presas con sus grandes lóbulos carnosos, atrapándolas en una cúpula de carne en constante contratación", dijo Rebecca Helm, bióloga de la Universidad de Brown, que no participó en el estudio. "La presa es llevada más cerca y más cerca de la boca del ctenóforo, hasta que finalmente la consume".

Las medusas peine del Cámbrico podrían haber hecho la misma presa envolvente que incluso puede haber incluido otros ctenóforos.

Armadura para una carrera armamentista en el Cámbrico

En cuanto a por qué las antiguas medusas peine estaban tan blindadas, los investigadores sugieren que las estructuras óseas podrían haber sujetado los vulnerables cuerpos de las medusas y protegerlas de los depredadores y los daños del medio ambiente.

Tal vez lo más interesante de este descubrimiento es que pone un grupo más animales con esqueletos en el período geológico conocido como la explosión del Cámbrico, un evento evolutivo en el que irrumpió en la escena una gran cantidad de diversos animales.

El descubrimiento sugiere que durante los primeros días de vida en la Tierra las diversas formas de vida se "acorazaron" debido a la intensa competencia que condujo a la especialización de ambas estructuras defensivas y depredadoras, dijeron los investigadores.

El hallazgo se detalla el 10 de julio en la revista Science Advances: A vanished history of skeletonization in Cambrian comb jellies