Loading...
updated 7:17 PM CET, Nov 20, 2017

Pequeña langosta se alimenta de medusas venenosas sin inmutarse

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

langosta Ibacus novemdentatus

Rodea los trozos de las medusas en membranas protectoras que impiden que los aguijones inyecten su veneno

Por debajo de las olas del Pacífico y el Índico vive una pequeña criatura llamada langosta Ibacus novemdentatus. El pequeño crustáceo tiene el hábito de comer medusas venenosas, y los investigadores están tratando de averiguar cómo se las arregla para vivir con una dieta tan peligrosa.

Esta no es de las grandes langostas rojas que estamos acostumbrados a ver (los científicos se refieren a ellas como "verdaderas langostas"); En su lugar, esta especie pertenece a una familia llamada langosta espinosa o langosta de pantuflas (género Ibacus). La etapa larval plana en forma de araña de este crustáceo es conocida como filosoma - y son realmente marinos muy temerarios. Estas pequeñas langostas se alimentan de medusas venenosas, comiéndolas vivas, sus urticantes tentáculos lo primero. Eso es duro.

Para Kaori Wakabayashi, un científico marino de la Universidad de Hiroshima, es importante el estudio de los hábitos alimenticios de los pequeños filosomas - ya que es clave para averiguar cómo cultivar estos animales de forma sostenible. Las langostas pueden ser sabrosas, pero son muy difíciles de criar en cautividad, y saber más acerca de sus ciclos de vida podría cambiar eso.

La investigación, explica Wakabayashi, es un paso hacia la búsqueda de mejores fuentes de alimento para crías de langostas y otras especies marinas. Puede que sea posible, por ejemplo, alimentar a algunas especies de langostas sólo de medusas - y este es un recurso cada vez más abundante en nuestros océanos.

langosta del género Ibacus"Las especies marinas de criadero suelen ser alimentadas con sardinas, lo que ha contribuido a una espectacular disminución de las poblaciones mundiales de sardina. En el futuro, la alimentación artificial ofrecerá a los agricultores alimentar a sus langostas con una nutrición conveniente, sostenible y segura", dijo Wakabayashi en un comunicado.

Las pequeñas langostas están cubiertas de quitina protectora en el exterior, e incluso dentro de sus intestinos. Sin embargo, la sección media de su intestino no tiene tal armadura - así que ¿cómo sobreviven a su costumbre de mordisquear medusas mortales?

Los aguijones de las medusas vienen armados con estructuras microscópicas llamadas nematocistos. Cuando se activa, el nematocisto proyecta un túbulo explosivo en forma de aguja que inyecta veneno en el blanco. Como se puede imaginar, esto es igualmente útil contra los depredadores de las medusas como con sus presas. Lo que es más, estos nematocistos pueden dispararse - lo que los científicos llaman "la descarga" - incluso después que la medusa ha muerto, o cuando se le ha separado un tentáculo.

Para averiguar cómo sobreviven las langostas al tragar esos mortales aguijones que podrían estallar en cualquier momento, los científicos observaron otros rincones del reino animal en busca de respuestas. Algunas especies marinas como el gobio barbudo parecen simplemente inmunes, o al menos resistentes a las picaduras. Los nudibranquios, por otro lado, también se alimentan de los aguijones de las medusas, pero su sistema digestivo los trata de manera tan cuidadosa que los nematocistos no son tocados en el proceso.

¿Tiene estrategias similares la langosta Ibacus novemdentatus? Para averiguar si los animales eran resistentes a las picaduras, los investigadores hicieron bastante más de lo que cabría esperar: inyectaron a las langostas veneno de una medusa que vive en el mismo océano, una gran especie llamada medusa de Nomura. Nueve de cada diez langostas probadas murieron. Es evidente que aquí no hay resistencia.

Entonces, ¿cómo es que los aguijones pasan inofensivamente a través de tractos digestivos de los crustáceos? La respuesta estaba en sus heces. Los investigadores alimentaron a las langostas con una especie de medusa llamada ortiga de mar japonesa (Chrysaora pacifica) y, después de examinar sus heces frescas, encontraron a los nematocistos cuidadosamente envueltos en una delgada membrana que las agujas venenosas no podían penetrar, incluso cuando se descargaban accidentalmente. Esta membrana parece ser producida en esa sección intermedia sin protección del intestino de las langostas. Parece que estos animales resistentes tienen (literalmente!) todo cubierto.

Este estudio es un paso en la dirección correcta para una acuicultura sostenible. "Con base al contenido de sus heces, pensamos que las larvas de langosta solamente digieren los alimentos de tipo líquido, lo cual es de vital importancia conocer cuando desarrollamos un alimento artificial para langostas de granja y que crezcan de manera eficiente y saludable", dijo Wakabayashi.

Artículo científico: Predation by the Phyllosoma Larva of Ibacus novemdentatus on Various Kinds of Venomous Jellyfish

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar