carabela portuguesa (Physalia physalis)

Rara vez es mortal para las personas pero su picadura es muy dolorosa

La carabela portuguesa tiene tentáculos venenosos que pueden herir e incluso matar peces. Mientras flota en la superficie del océano se ve hermosa e inofensiva, pero tiene una picadura mortal.

La carabela portuguesa, en Hispanoamérica fragata portuguesa, (Physalia physalis) a menudo se llama medusa, pero en realidad es una especie de sifonóforo, un grupo de animales estrechamente relacionado con las medusas. Un sifonóforo es inusual en el sentido de que está compuesto por una colonia de individuos genéticamente idénticos y especializados denominados zooides (clones) con diversas formas y funciones, todas trabajando juntas como uno solo.

Cada una de las cuatro partes especializadas de la carabela portuguesa es responsable de una tarea específica, como flotar, capturar presas, alimentarse y reproducirse.

Se encuentran principalmente en los mares tropicales y subtropicales, la carabela portuguesa es propulsada por los vientos y las corrientes oceánicas, ¡y algunas veces flotan en legiones de 1.000 o más!

carabela portuguesa (Physalia physalis) en la playa

Parecida a un barco de guerra portugués del siglo XVIII a toda vela, la carabela portuguesa es reconocida por su flotador en forma de globo, que puede ser azul, violeta o rosa y se eleva hasta seis pulgadas por encima de la línea de flotación. Al acecho debajo del flotador hay largas hebras de tentáculos y pólipos que crecen a un promedio de 9 metros y pueden extenderse hasta 30 metros.

Los tentáculos contienen nematocistos picantes, cápsulas microscópicas cargadas con tubos de púas en espiral que liberan un veneno capaz de paralizar y matar pequeños peces y crustáceos.

En un estudio realizado por Purcell (1989), se descubrió que el contenido estomacal de la carabela portuguesa era del 70 al 90% de peces larvales. Cada carabela consumió alrededor de 120 larvas de peces diariamente. De las larvas ingeridas, el 60% estaba disponible en la columna de agua a una profundidad de 0 a 5 m.

carabela portuguesa (Physalia physalis) flotandoLa carabela portuguesa no tiene los elementos de velocidad o sorpresa para atacar a sus presas, ya que sus movimientos están muy restringidos por los vientos y las olas. Deben confiar en otras adaptaciones para sobrevivir. Mientras cazan, extienden los tentáculos punzantes a toda su longitud para actuar como una red flotante. Aunque son en su mayoría transparentes, sus tentáculos tienen regiones pigmentadas que se asemejan a larvas de peces, copépodos y pequeños camarones para atraer presas a su red. En ausencia de mandíbulas o fuerza bruta, los tentáculos sirven para aturdir y enredar a la presa. Una vez atrapada la presa, la carabela portuguesa puede contraer sus tentáculos para poner a la presa en contacto con pólipos que secretan enzimas digestivas para licuar su captura.

Si bien la picadura de la carabela portuguesa rara vez es mortal para las personas, tiene una dolorosa sacudida y causa verdugones en la piel expuesta.

Ojo: La carabela portuguesa puede lastimar incluso semanas después de haber sido arrojada a la orilla.

Etiquetas: Carabela portuguesaPicaduraComerPresa
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta