El ano de este animal marino solo aparece cuando necesita hacer caca

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
El ano de este animal marino solo aparece cuando necesita hacer caca - 5.0 out of 5 based on 1 vote

nuez de mar

La nuez de mar es el primer animal en que se descubre un ano temporal

Deberíamos estar agradecidos, tenemos ano. Algunas criaturas no tienen uno, por lo que tienen que defecar por su boca. Pero resulta que también hay un animal cuyo ano solo aparece cuando necesita hacer caca.

Si odias tener que describir un día típico en tu trabajo, evita un pensamiento para el biólogo Sidney Tamm del Laboratorio de Biología Marina en Massachusetts, quien pasó una considerable cantidad de tiempo filmando medusas peine verrugosas o nuez de mar (Mnemiopsis leidyi) defecando.

Hasta ahora se creía que estos miembros del filo ctenóforo, antiguos organismos similares a las medusas, tenían un trasero que estaba "abierto para el trabajo" las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Pero Tamm está aquí para corregir los libros de texto con evidencia de lo que parece ser el primero de su tipo: un ano que desaparece y reaparece.

"Este hallazgo es realmente espectacular", dijo Tamm a Michael Le Page, de New Scientist. "No hay documentación de un ano temporal en ningún otro animal que conozca".

Las medusas engullen pequeños crustáceos y peces bebés a través de una abertura que, en aras de la simplicidad, podemos pensar como una boca con labios.

A partir de ahí la comida pasa por una garganta y desciende por un esófago que tritura la comida, y finalmente llega a un estómago en forma de embudo. Todos los componentes voluminosos que no se pueden digerir se envían de vuelta a la boca, mientras que el resto ingresa a una red de canales que distribuyen nutrientes por todo el cuerpo.

La última etapa del viaje incluye dos canales, cada uno de los cuales termina en un callejón sin salida en forma de Y. Siempre se asumió que había una especie de abertura en cada uno de ellos para que fueran excretados los trozos de pescado digeridos. Pero no importaba lo intenso que mirara Tamm, no podía encontrar una.

"El ano es invisible entre las defecaciones", dijo Tamm a Becky Ferreira de Motherboard. "No puedes verlo con tus ojos o con un microscopio".

Además, parece que los animales solo usan uno de los dos extremos de la Y, algunos hacen uso del izquierdo y otros del canal derecho. Otras no formaron un ano, al menos no en los diez días en que se observaron las criaturas.

Tamm registró todo el proceso digestivo en medusas peine verrugosas en una variedad de etapas de la vida y lo analizó paso a paso, midiendo cómo respondía cada parte del sistema. Descubrió que cuando uno de los canales se hincha con desechos, empuja hacia el borde exterior de la medusa peinepeine, hasta que choca contra su piel desde el interior.

Luego, en el último momento, la medusa esencialmente 'crece a tope': el canal se fusiona con la piel externa de la medusa para formar un poro anal, que se vuelve a sellar inmediatamente una vez que se han evacuado los desechos.

poro anal de la nuez de mar

Grabó el proceso varias veces, observando diferentes tamaños de poros y tiempos. Pero el agujero siempre desapareció, sin dejar un rastro discernible.

Pero este descubrimiento no es solo un poco de curiosidad de la defecación, en realidad podría decirnos algo interesante acerca de la evolución.

En cuanto a los animales relativamente complejos, los ctenóforos probablemente representan la rama más antigua del árbol genealógico. Eso los convierte en organismos muy útiles para estudiar si queremos encontrar algunas pistas sobre cómo surgieron las estructuras anatómicas fundamentales como la boca y los orificios.

Sí, es una seria pregunta evolutiva. ¿Por qué desarrollar un ano cuando una sola abertura puede hacer los dos trabajos de recoger alimentos y deshacerse de los desechos?

Si bien algunos animales con cuerpos simples tienen un solo punto de entrada y salida, el descubrimiento de Tamm podría ser el primer ejemplo de un animal primitivo con una apertura dinámica.

Existe, por supuesto, la posibilidad de que haya algún tipo de estructura acechando allí, aún por identificar. No hay duda de que hay una línea completa de aspirantes que pulen sus microscopios para verificar o refutar el trabajo de Tamm, agregando detalles muy necesarios sobre el excremento de la medusa peine.

Pero si la delgada pared de tejido realmente se rompe cada vez que la medusa tiene que expulsar los desechos (¡lo que podría ser cada diez minutos para las jaleas junior!), luego los mecanismos responsables podrían insinuar un paso evolutivo hacia otros animales. Incluidos nosotros.

Esta investigación fue publicada en Invertebrate Biology: Defecation by the ctenophore Mnemiopsis leidyi occurs withan ultradian rhythm through a single transient anal pore

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar