updated 1:55 AM CET, Dec 5, 2016

Macropinna microstoma: El pez de cabeza transparente

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

barrel-eye

Resuelta en California la utilidad de la cabeza transparente del pez "barreleye"

El Macropinna microstoma es uno de los peces más extranos del Océano pues ve a través de su cabeza

macropinna microstoma (barrel-eye)
Este pez desde luego no podría engañar a nadie, y menos a su pareja, ya que se le ven las ideas, que eso si las tiene muy claras: transparentes. Es el Macropinna microstoma, "barreleye" o pez de cabeza transparente, uno de los animales más extraños de la naturaleza.

Es precisamente el medio marino el que nos depara más misterios. Como han dicho muchos científicos, sabemos más del espacio inmediato (los planetas y estrellas cercanas) que de los fondos marinos y sus habitantes.

Creo que este pez es uno de los animales más sorpendente que he visto en mi vida, cuando vi la noticia en fogonazos también a mi se me veian los ojos por dentro de lo abierta que se me quedó la boca.

Me he ido a la página web del Acuario de la Bahía de Monterrey que es donde los investigarores han desentrañado el enigma de la utilidad de la cabeza transparente del pez Macropinna microstoma y sus ojos tubulares. Después de estudiar concienzudamente su comportamiento en aguas profundas de California, los investigadores han llegado a la conclusión de que este mecanismo le permite aumentar su ángulo de visión y detectar mejor a sus presas. En otras palabras: el pez ve a través de su propia cabeza.

Las imágenes de esta criatura pueden resultar engañosas, puesto que sus ojos no son los dos puntos oscuros que veis en la parte frontal de la cabeza, sino esas dos estructuras verdes que flotan en su interior.
Pero es curioso lo programados que estamos para reconocer caras en ciertos patrones. Incluso después de leer la aclaración de que los ojos son las cosas verdes, uno mira de nuevo al pez y sigue viendo lo orificios nasales como ojos. Es imposible deshacerse de esta impresión.

Ambos ojos pueden rotar literalmente dentro del cráneo y permiten al pez observar lo que sucede por encima de él, de frente y a ambos lados. Los dos puntos oscuros de la parte delantera son en realidad dos órganos olfatorios.

Los investigadores del Instituto de Investigaciones en el Monterey Bay Aquarium han resuelto un misterio con medio siglo de antigüedad, el de este pez con los ojos tubulares y la cabeza transparente. El pez "barreleye" (por su nombre en inglés y literalmente ojo de barril) Macropinna microstoma fue descrito por primera vez en 1939, y los biólogos marinos sabían que sus ojos tubulares son muy buenos en recoger la luz. Sin embargo, se creía que los ojos estaban fijos en su sitio y tenían sólo un "túnel de visión" directamente encima de su cabeza.

macropinna microstoma (barrel-eye) Un nuevo artículo de Bruce Robison y Kim Reisenbichler muestra que estos inusuales ojos puede girar dentro de un escudo que cubre la cabeza de los peces. Esto permite que el "barreleye" pueda fijarse en potenciales presas o enfocar hacia adelante para ver lo que está comiendo.

Estos peces de aguas profundas se han adaptado a su oscuro medio ambiente en una variedad de maneras asombrosas. Hay varias especies de peces de aguas profundas en la familia Opisthoproctidae y se llaman "barreleyes" porque sus ojos son de forma tubular. Los barreleyes normalmente viven cerca de la profundidad donde la luz solar de la superficie se desvanece para dar paso a la oscuridad . Ellos usan sus ultra-sensibles ojos tubulares para buscar las débiles siluetas de sus presas.

Si bien este tipo de ojos en forma de tubos son muy buenos para recoger la luz, tienen un muy estrecho campo de visión. Además, hasta ahora, la mayoría de los biólogos marinos creía que los ojos de los barreleye estaban fijos en sus cabezas, lo que les permitiría mirar hacia arriba. Esto haría imposible para los peces ver lo que está directamente delante de ellos, y muy difícil la captura de las presas si acentuamos su pequeña boca.

Robison y Reisenbichler utilizaron tomas de vídeo, realizadas con un vehículo teledirigido submarino (ROV) de la MBARI, para el estudio de barreleyes en las aguas profundas de California Central. A profundidades de 600 a 800 metros (2000 a 2600 pies) por debajo de la superficie, las cámaras del ROV mostraron generalmente a estos peces flotando inmóviles en el agua, con los ojos de un vivo color verde brillante ante los focos del ROV. El vídeo también mostró una característica anteriormente no descrita de estos peces: sus ojos ejavascript:jceFunctions.toggleEditor('fulltext');stán rodeados por una forma transparente, llena de líquido protector que cubre la parte superior de la cabeza del pez.


La mayoría de las descripciones e ilustraciones de este pez no muestran su escudo lleno de líquido, probablemente porque esta frágil estructura fue destruida cuando los peces fueron traídos en las redes desde la profundidad. Sin embargo, Robison y Reisenbichler fueron extremadamente afortunados, ya que fueron capaces de obtener en una red un barreleye capturado con vida a la superficie, donde sobrevivió durante varias horas en un acuario a bordo de un buque . Dentro de este ambiente controlado, los investigadores fueron capaces de confirmar lo que habían visto en el vídeo del ROV, el pez giraba sus ojos tubulares cuando cambiaba la posición de su cuerpo de horizontal a una posición vertical.

Además de su increíble "tocado", los barreleyes tienen una variedad interesante de otras adaptaciones a la vida de aguas profundas. Sus grandes aletas planas les permiten permanecer casi inmóvil en el agua, y también maniobrar con gran precisión (como el MBARI ROV). Su pequeña boca sugiere que puede ser muy precisa y selectiva en la captura de pequeñas presas. Por otra parte, sus sistemas digestivos son muy grandes, lo que sugiere así mismo que pueden comer variedades de pequeños animales de deriva, como las medusas. De hecho, en los estómagos de los obtenidos en dos capturas figuran fragmentos de medusas.

remote operated vehicle (ROV)Después de documentar y estudiar las adaptaciones únicas del barreleye, Robison y Reisenbichler han desarrollado una hipótesis de trabajo acerca de cómo este animal hace la vida. La mayoría de las veces, el pez flota inmóvil en el agua, con su cuerpo en posición horizontal y los ojos mirando hacia arriba. Los pigmentos de color verde de sus ojos pueden filtrar la luz solar procedentes directamente de la superficie del mar, ayudando a los barreleye a observar el resplandor bioluminiscente de medusas u otros animales que esten directamente encima de ellos. Cuando localiza la presa (como una medusa a la deriva), el pez gira sus ojos hacia delante y nada hacia arriba, para obtener su alimentación.

Los barreleyes comparten su medio ambiente de aguas profundas con diferentes tipos de medusas. Algunas de los más comunes son los sifonóforos del género Apolemia. Muchos de estos sifonóforos tienen más de 10 metros de largo. Su vida es como las redes de enmalle de deriva, portando miles de tentáculos urticantes, que capturan a los copépodos y otros pequeños animales.

Los investigadores especulan en que los barreleyes maniobran cuidadosamente entre los tentáculos del sifonóforo, desgranado los organismos capturados en él. Los peces giran sus ojos para ayudar a mantener sus "vista en el premio", mientras que su escudo transparente de la cabeza les protege los ojos de las células urticantes del sifonóforo.

Enlaces:    Fogonazos         Monterey Bay Aquarium Research Institute (MBARI)

Crédito imágenes: © 2006 MBARI y FishBase