Para las mantarrayas, los 'autostopistas' parásitos pueden ser muy molestos

rémoras adheridas a un mantarraya

Nuevo estudio ha descubierto que 13 especies parásitas se asocian estrechamente con las mantarrayas

Las asociaciones no siempre son mutuamente beneficiosas, y las especies que hacen autostop suelen obtener más beneficios de los que dan a las mantarrayas

Las mantarrayas tienden a no nadar solas. No solo socializan con las de su propia especie, sino que también están acompañadas de una variedad de diferentes especies, desde rémoras hasta jureles y peces trompeta.

En un nuevo estudio, un equipo de investigadores de Manta Trust, una organización benéfica con sede en el Reino Unido, y la Universidad de Bristol, analizó en las Maldivas más de 76.500 avistamientos de mantarrayas de arrecife (Mobula alfredi) y mantarrayas oceánicas o mantas gigantes (Mobula birostris) durante un período de 30 años para averiguar qué tipos de especies se asocian con ellas.

Las especies de "autostopistas" más comunes observadas con estas rayas fueron las rémoras tiburoneras (Echeneis naucrates) y las remoras gigantes (Remora remora), ambas de la familia Echeneidae. Pero los investigadores también identificaron otras 11 especies, incluido el jurel negro (Caranx lugubris), el corredor arcoíris (Elagatis bipinnulata) y el pez trompeta chino (Aulostomus chinensis).

peces parásitos de las mantarrayas

Imagen: El estudio identificó trece especies diferentes asociadas con mantarrayas en las Maldivas. Imagen de cortesía de Manta Trust

"Ha habido algunos estudios [centrados en] mantarrayas [y] especies de rémoras", dijo en una entrevista a Mongabay la autora principal, Aimee Nicholson-Jack, científica de Manta Trust. "Pero nuestro artículo es el primero en cubrir nuevas especies de autostopistas que no forman parte de la familia de las rémoras".

En general, se ha entendido que las mantarrayas tienen una relación simbiótica con las especies de rémoras: las rémoras eliminarán los ectoparásitos de sus anfitriones, mientras que las mantarrayas ayudan a las rémoras a obtener un mejor acceso a la comida y el refugio. Pero los investigadores notaron que las rémoras también podrían ser algo parásitas de las mantarrayas.

"Las mantarrayas terminan con abrasiones rojas bastante severas y heridas abiertas de la rémora que literalmente se aferra a ella constantemente", dijo el autor principal Guy Stevens, director ejecutivo y fundador de Manta Trust. "Y a veces las rémoras viajan dentro del ano de la manta, por lo que puedes tener como una rémora de 90 centímetros [3 pies] literalmente nadando tras tu trasero, eso, estoy seguro, no puede ser muy cómodo".

mantarraya con una lesión de rémora

Imagen: Una mantarraya oceánica con una lesión causada por una rémora. Imagen de Guy Stevens/Manta Trust.

Otras especies de rémora entrarán en la boca, espiráculos o hendiduras branquiales de las mantarrayas, causando lesiones en el proceso, dijo Stevens.

Las especies no Echeneidae, por otro lado, tenían un tipo diferente de relación con las mantarrayas. Si bien estas especies de autostopistas obtuvieron algunos beneficios, las mantarrayas no recibieron impactos negativos ni positivos de su presencia, encontró el estudio.

Los investigadores también encontraron que las especies de rémoras no siempre se quedaban con las mantarrayas durante largos períodos de tiempo.

"Siempre asumimos que estas rémoras, las tiburoneras, se quedaban con sus anfitriones a largo plazo", dijo Stevens. "Pero en realidad, creo que lo que estamos empezando a descubrir ahora es que es posible que solo se queden con ellas durante una o dos horas, y luego estén nadando libremente o cambiando a otros anfitriones".

Las relaciones entre las mantarrayas y las especies asociadas podrían verse influenciadas por la temporada, la ubicación y si las mantarrayas estaban embarazadas, encontró el estudio.

jureles dorados nadando con una mantarraya

Imagen: Peces jureles dorados nadando junto a una manta raya de arrecife. Imagen de Guy Stevens/Manta Trust

Stephanie Venables, científica senior de la Marine Megafauna Foundation, dijo que este estudio avanza nuestra comprensión de las mantarrayas y los peces que se asocian con ellas, lo que no se ha analizado con gran detalle hasta ahora. Pero también dijo que los hallazgos no fueron del todo sorprendentes.

"Como alguien que pasa bastante tiempo en el agua observando mantarrayas, los hallazgos eran algo esperados en términos de las especies de autoestopistas identificadas y las diferencias observadas entre las especies de mantarrayas y las etapas de la vida", dijo Venables. "Hubo un par de especies de autostopistas que personalmente no he visto asociarse con mantarrayas en otras partes del mundo (Mozambique, Australia, Indonesia), lo que haría una comparación interesante entre diferentes regiones".

Las mantarrayas de arrecife se consideran vulnerables a la extinción, mientras que las mantarrayas gigantes están en peligro de extinción, principalmente debido al hecho de que ambas especies son atacadas directamente por los pescadores o capturadas accidentalmente como captura incidental. Stevens dijo que espera que este nuevo estudio pueda ayudar a proteger estas especies al aumentar nuestro conocimiento y comprensión de ellas.

"Si deseas proteger una especie como una mantarraya, debes comprender cómo interactúa con otras especies en su entorno", dijo. "Hablamos de que estas relaciones son simbióticas, ya sabes, mutuamente beneficiosas en algunos casos, pero potencialmente parasitarias en otros casos. Y obviamente, a medida que las especies interactúan de manera beneficiosa o negativa con otras especies en su entorno, eso tiene posibles resultados de supervivencia de vida y de supervivencia de la población de especies".

La investigación se ha publicado en la revista PLOS ONE: A hitchhiker guide to manta rays: Patterns of association between Mobula alfredi, M. birostris, their symbionts, and other fishes in the Maldives

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: