¡Ojo, esto no es sushi! Es un parásito marino chupa sangre

isópodo en forma de sushi

El isópodo se exhibe en el Aquamarine Fukushima de Japón

Una de las atracciones más populares del Aquamarine Fukushima, un gran acuario en el este de Japón, es curiosamente un parásito marino que parece un trozo de sushi de salmón con 14 patas.

La criatura de una pulgada de largo pertenece a un orden de crustáceos blindados conocidos como isópodos, que abundan tanto en tierra como en el mar. La criatura sin espinas está relacionada con cangrejos, camarones, langostas y otros mariscos reales que puedes ver en el menú de un restaurante de sushi.

La superestrella con forma de sushi en el Aquamarine Fukushima probablemente pertenece al género Rocinela, hogar de más de 40 especies. Si bien la mayoría de los isópodos se alimentan de animales muertos o en descomposición, los miembros de Rocinela tienden a ser parásitos que se montan en criaturas marinas y consumen sus tejidos como alimento.

Pero mientras que la gran mayoría de los isópodos se ven bastante apagados y de color marrón, el parásito más lindo en un acuario japonés luce un brillante color parecido al salmón. El espécimen se recuperó de las aguas de la costa de Rausu en la isla más septentrional de Japón, Hokkaido, a una profundidad de 800 a 1.200 metros. Su brillante color puede deberse a los pigmentos y otras sustancias consumidas en el pescado en el que se adhirió.

isópodo en forma de sushi de salmónEs posible que nunca sepamos de qué animal se estaba alimentando el isópodo, ya que los pescadores lo atraparon con una red de enmalle. Sin embargo, de lo que sea que se alimentara, debe haber ofrecido una generosa recompensa a juzgar por el protuberante vientre del isópodo.

"Su vientre todavía está hinchado, lo que significa que probablemente esté lleno de cuando todavía era un parásito y se alimentaba de otro animal. Cuando su barriga se ponga más plana, significará que tiene hambre", dijo a VICE Mai Hibino, una cuidadora del Aquamarine Fukushima.

Si bien la criatura parecida al sushi que se exhibe en el acuario ha capturado los corazones de miles de visitantes, los isópodos no son una broma: son parásitos bastante espantosos. Por ejemplo, mientras escaneaba la cabeza de un pez, el biólogo de la Universidad de Rice, Kory Evans, se sorprendió al encontrar un isópodo en su interior. El parásito había comido y reemplazado la lengua del pez.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar