Labroides dimidiatus

Los lábridos limpiadores han desarrollado habilidades cognitivas a la par con otros animales, como los córvidos y primates

Las hembras de peces limpiadores son sensibles a lo que sus parejas pueden y no pueden ver mientras trabajan con los peces clientes. Esto significa que pueden tener una teoría de la mente, un concepto construido sobre la base de la conciencia de las perspectivas de los demás, a menudo asociado con los humanos y otros primates.

El lábrido limpiador (Labroides dimidiatus) normalmente trabaja en parejas macho-hembra para "limpiar" al pez cliente comiendo sus células muertas y parásitos de la piel. El lábrido en realidad prefiere comerse la mucosidad producida por estos peces clientes, pero los clientes pueden reaccionar a esto terminando la relación, dejando a los limpiadores sin comida.

Esto significa que hay mucho en juego cuando trabaja en equipo una pareja de lábridos limpiadores macho-hembra. Si un pez hace trampa al intentar comer moco mientras su pareja coopera con el cliente, esto puede dejar a ambos peces sin comida. Si un pez limpiador macho sabe que su pareja la ha engañado, a veces la castigará persiguiéndola e incluso intentando morderla, dice Katherine McAuliffe en Boston College en Massachusetts.

Pero esto hizo que McAuliffe y sus colegas se preguntaran si las hembras habían desarrollado formas de hacer trampa sin el conocimiento de los machos. "Debido a que está en juego el castigo y las hembras se beneficiarían si se salieran con la suya, teníamos motivos para sospechar que podrían mostrar esta sensibilidad a lo que su pareja masculina puede y no puede ver", dice.

En una configuración experimental, las hembras tenían la opción de alimentarse en un tanque con barreras transparentes u opacas mientras que su pareja masculina estaba en una parte separada del tanque con una partición transparente u opaca. Los investigadores demostraron que las hembras de los peces limpiadores son más propensas a hacer trampa cuando sus parejas masculinas no están a la vista. El equipo también descubrió que las hembras emparejadas con machos más punitivos engañaban de manera más estratégica al moverse detrás de las barreras opacas.

Esta sensibilidad sugiere que los lábridos limpiadores han desarrollado habilidades cognitivas que les permiten encontrar soluciones a sus problemas a la par con otros animales, como los córvidos y primates.

"Es controvertido porque en el esquema del mundo natural de muchas personas, los primates pueden hacer cosas que son imposibles para otros animales, en particular los peces", dice Alex Jordan del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal en Alemania. "El mensaje más importante de este trabajo es que no hay una escalera en la que los humanos se asienten en la parte superior y luego hay primates y luego hay algo más".

El estudio fue publicado en Communications Biology: Cleaner fish are sensitive to what their partners can and cannot see

Etiquetas: Pez limpiadorTrampa
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta