Avistado el calamar más profundo conocido por la ciencia

calamar de las profundidades

Fueron a buscar un naufragio de guerra a 6.000 metros bajo el mar y encontraron un calamar

Cuando a principios de este año un equipo de exploradores submarinos completó la inmersión más profunda hasta un naufragio, la noticia se transmitió en todo el mundo. Un equipo de Caladan Oceanic encontró que el USS Johnston, que se hundió en 1944 durante una intensa batalla naval, estaba sorprendentemente bien conservado, con sus cañones apuntando todavía en dirección al enemigo.

Sin embargo, unos días antes de realizar su viaje récord [PDF], los exploradores habían realizado otro descenso al fondo marino, una inmersión que terminó por alejarse unos kilómetros del objetivo. Aunque no pudieron encontrar el naufragio ese día, encontraron algo más.

Una vez que llegaron las imágenes de la excursión, Alan Jamieson, un investigador de aguas profundas de la Universidad de Australia Occidental, se sentó en su oficina a bordo del barco de expedición y se desplazó cuadro tras cuadro sin incidentes, buscando cualquier cosa que pudiera ser de interés.

El sumergible para dos personas, pilotado por Victor Vescovo, el inversor estadounidense que fundó Caladan Oceanic, parecía haber pasado por poco más que barro, y más barro, en su largo viaje a través de la fosa de Filipinas, que se encuentra 6.200 metros por debajo de la superficie, al este de Filipinas.

Pero luego, por solo unos segundos de vídeo, algo extraño se movió en la distancia. Jamieson rebobinó y volvió a reproducir la corta secuencia. Y otra vez.

En su pantalla, captada por la luz emitida por el sumergible, había una forma nebulosa pero reconocible: un calamar. Navegaba justo por encima del lecho marino un kilómetro y medio más profundo de lo que nadie había visto antes un calamar.

Vídeo: Expuesto a la luz de un sumergible, este misterioso magnapínido vive a 6.212 metros por debajo de la superficie del mar. Fue filmado en vídeo en la Fosa de Filipinas. Video cortesía de Jamieson y Vecchione

Jamieson cortó rápidamente un clip del metraje y algunas imágenes fijas, y se las envió a Mike Vecchione, un zoólogo de la Institución Smithsonian. Por el contorno de la criatura, Vecchione pudo decir que se trataba de un magnapínido. También conocido como calamar de aleta grande (bigfin squids en inglés), debido a las grandes aletas que sobresalen de sus mantos, los magnapínidos se encuentran entre los calamares más misteriosos del mundo.

"Son realmente raros", dice Vecchione. "Se mueven a la deriva con los brazos extendidos y estas extensiones realmente largas, delgadas, como espaguetis, colgando debajo de ellos". Las ventosas microscópicas en esos filamentos permiten al calamar capturar a su presa.

Pero el calamar que Jamieson y Vecchione vieron en las imágenes tomadas a 6.212 metros por debajo de la superficie del océano es pequeño. Estiman que su manto medía 10 centímetros de largo, aproximadamente un tercio del tamaño del magnapínido más grande conocido. Y las extensiones característicamente largas observadas en otros magnapínidos no se vieron por ninguna parte en el vídeo. Eso podría significar, dice Vecchione, que este calamar era un juvenil.

El descubrimiento es fascinante por lo que implica, dice Bruce Robison, ecologista de aguas profundas del Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterey. Los calamares, que son depredadores ápice, dependen de una compleja red ecológica, por lo que encontrar un calamar en estas profundidades sugiere que muchas otras formas de vida deben estar allí en algún lugar para sustentarlo, dice.

calamar de aleta grande

Imagen: Un calamar de aleta grande observado al norte de Hawái en 2001, mostrando las aletas extremadamente grandes de este espécimen

Si los calamares de aleta grande habitualmente habitan esta parte del océano en varias etapas de la vida, eso podría hacerlos vulnerables a ciertas actividades humanas. "Las columnas de sedimentos y la interrupción de la minería del fondo marino podrían tener un impacto real en estas poblaciones", dice Robison.

Las imágenes del naufragio del USS Johnston han dejado a Jamieson con preocupaciones similares. Aunque la zanja excavada por el barco siniestrado se hizo hace 77 años, "parece que se hundió ayer", dice.

Hay signos de vida marina en los sedimentos cercanos, pero no dentro de la hendidura misma, lo que sugiere que cuando se altera el lecho marino a tales profundidades, como sucedería durante las operaciones mineras, puede repeler los organismos marinos durante décadas.

Encontrar un calamar tan profundo sugiere que hay mucho que proteger en estos lugares poco conocidos. Jamieson, por su parte, dice que siempre está tratando de desafiar la percepción de que las partes más profundas del océano carecen de vida.

Esta no es la primera vez que Jamieson y Vecchione han documentado una especie a profundidades extraordinarias. En 2020, la pareja publicó un estudio sobre el avistamiento más profundo de un pulpo, que también fue posible gracias a las expediciones de Caladan Oceanic. Y, casi al mismo tiempo que encontraron el calamar de aleta grande, la compañía también obtuvo imágenes de una medusa en la Fosa de Filipinas a una asombrosa profundidad de 10.000 metros.

"Vimos la medusa más profunda de la historia", dice Jamieson, que no puede contener una risa de emoción. Ahora está trabajando en un artículo que también describirá formalmente ese descubrimiento.

El hallazgo se ha publicado en Marine Biology: Hadal cephalopods: first squid observation (Oegopsida, Magnapinnidae, Magnapinna sp.) and new records of finned octopods (Cirrata) at depths > 6000 m in the Philippine Trench

Imagen de cabecera: Se sabe poco sobre la mayoría de las especies de magnapínidos o calamares de aleta grande. El individuo que se muestra aquí es un raro ejemplo de una especie del norte del Océano Atlántico. Recientemente, se filmó un magnapínido en la Fosa de Filipinas, el avistamiento más profundo de un calamar.

Etiquetas: CalamarProfundidad

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: