banco de peces molly

Las aves retrasan sus ataques hasta que finalice la ola

Todos hemos visto espectadores deportivos realizando "la ola", donde multitudes de personas se ponen de pie y luego vuelven a sentarse para simular una ola que se mueve a través del estadio. Ahora se ha descubierto que los bancos de ciertos peces realizan una acción similar para evitar ser devorados.

El molly del Teapa (sulphur mollie en inglés, mollie del azufre) (Poecilia sulphuraria) es un pequeño pez de agua dulce que recibe su nombre del hecho de que se encuentra principalmente en manantiales ricos en sulfuro de hidrógeno. Debido al bajo contenido de oxígeno del agua, los peces tienden a acumularse en la superficie donde respiran aire. No hace falta decir que esto los pone en riesgo de ser capturados por depredadores terrestres... y aparentemente es por eso que hacen la ola.

En un reciente estudio realizado por científicos del Instituto Leibniz de Ecología de Agua Dulce y Pesca Interior de Alemania, se observaron cardúmenes de cientos de miles de mollies en un manantial cerca de la ciudad mexicana de Teapa.

Baños de Azufre, Teapa

Imagen: Los manantiales de Baños del Azufre, ubicados alrededor de la ciudad mexicana de Teapa, son un ambiente extraño para los peces debido a que son manantiales volcánicos, el agua tiene un alto contenido de sulfuro de hidrógeno tóxico y muy poco oxígeno. Solo peces especialmente adaptados como el molly del azufre (Pocilia sulphuraria) pueden sobrevivir allí.

Se descubrió que cuando los pájaros los atacaban desde arriba, los peces se sumergían repetidamente en grupos secuenciales, con sus "patadas" de cola creando visibles ondas rítmicas que viajaban a través de la superficie del agua. Los mollies seguirían haciéndolo durante hasta dos minutos a la vez; esto significa que no se trataba simplemente de que los peces se sumergieran una vez para llegar a aguas más profundas y seguras y luego se quedaran allí.

Puedes ver el comportamiento de las olas en un vídeo filmado por los científicos:

Cuando los científicos indujeron este comportamiento disparando pequeños objetos al agua, se descubrió que las aves tendían a esperar el doble antes de lanzar su siguiente ataque contra los peces. Las aves también cambiaron de posición sobre los peces con más frecuencia cuando se indujeron las olas, lo que sugiere que el comportamiento hizo que buscaran un coto de caza diferente.

martín pescador captura un molly

Imagen: Este martín pescador logró atrapar uno de los mollies.

Los investigadores aún no han determinado por qué la respuesta de las olas provoca una reducción en los ataques de aves, por lo que se están planificando más estudios de campo. Es posible que las olas de la superficie hagan que los peces sean más difíciles de ver, o que el comportamiento les haga saber a las aves que se han dado cuenta y se están tomando medidas evasivas.

Recientemente se publicó un artículo sobre el estudio en la revista Current Biology: Fish waves as emergent collective antipredator behavior

Lee también: Pingüinos emperador hacen la "ola mexicana" para calentarse

Etiquetas: PecesOlaEvadirDepredador
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta