El cachorrito del Agujero del Diablo regresa desde el borde de la extinción

cachorritos de Devil's Hole

Vive en una minúscula charca del infernal desierto de Mojave

Sigue siendo un misterio biológico cómo el cachorrito de Devil's Hole (Agujero del Diablo) ha sobrevivido durante siglos en una charca con forma de spa enclaustrada por una estéril montaña rocosa en el Parque Nacional Death Valley, en el condado de Nye, Nevada, Estados Unidos.

El pez más raro y consanguíneo del mundo se aferra a la existencia en el rango geográfico más pequeño de cualquier vertebrado: el extremo poco profundo de una charca privada de oxígeno de 10 pies de ancho, 70 pies de largo y más de 500 pies de profundidad (3, 21 y 150 metros respectivamente).

A principios de 2013 su número se redujo a 35, y los biólogos temían que la especie, considerada durante mucho tiempo como un símbolo del movimiento de conservación del desierto, desapareciera en un año.

Pero desde entonces, el pez ha regresado desde el borde, alcanzando una población total, en estado salvaje y en cautiverio, de alrededor de 475 esta primavera, que es el apogeo de la temporada de reproducción.

"Me pone la piel de gallina saber que su número ha aumentado", dijo Kevin Wilson, ecologista acuático del Parque Nacional Death Valley. Mientras contemplaba el expuesto acuífero que ha sido su hogar desde quizás el final de la Edad de Hielo, decenas de peces azules iridiscentes de una pulgada de largo estaban comiendo perezosamente o mordiéndose la cola unos a otros.

Los números de cachorritos de Devil's Hole (Cyprinodon diabolis) se han incrementado a un número lo suficientemente alto, dijo Wilson, para intentar lo que antes era impensable: recolectar muestras de contenido intestinal, recortes de aletas y tejido de especímenes vivos para la secuenciación de ADN. Esa información podría ayudar a aumentar las tasas de supervivencia con estrategias de gestión que tengan en cuenta las enfermedades y los rasgos genéticos complejos.

Devil Hole

Imagen: El ecologista acuático del Servicio de Parques Nacionales Kevin Wilson desciende una escalera hacia Devil's Hole, hogar de uno de los peces más raros del mundo, el cachorrito de Devil's Hole. (Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Tales procedimientos estaban fuera de discusión cuando la población estaba en una espiral hacia la extinción. Como resultado, los estudios de laboratorio se basaron en muestras de tejido putrefacto obtenidas de cachorritos muertos recolectados por el personal del Servicio de Parques Nacionales.

La perspectiva de proporcionar respuestas a viejos misterios hace que la abundante cosecha de cachorritos sea aún más gratificante, dijo Wilson.

Entre las preguntas básicas que quedan sin resolver: ¿Exactamente cómo y cuándo terminaron los peces en la charca, a unas 90 millas al noroeste de Las Vegas?

Con una vida útil de 12 meses y la diversidad genética más baja jamás documentada en la naturaleza, ¿Cuáles son sus posibilidades de sobrevivir a las continuas amenazas de inundaciones repentinas, terremotos y el clima cambiante del desierto de Mojave?

A los 15 minutos de un terremoto en algún lugar del mundo, olas de hasta 6 pies de altura (casi dos metros) causan estragos en el aislado dominio del pez.

Un estudio genético de 2015 dirigido por Christopher Martin, profesor de la Universidad de California, Berkeley, especializado en los orígenes de la biodiversidad, hizo referencia a investigaciones anteriores que sugerían que la probabilidad de extinción del cachorrito de Devil's Hole en 50 años superaba el 80 %.

"Es emocionante ver que a este pez le va bien y que no se extinguirá en unos años", dijo Martin.

"Queremos saber todo lo que podamos sobre ellos", agregó. "Entonces, a medida que su número mejore en la naturaleza y en las instalaciones, podemos comenzar a pensar en criar una colonia en el laboratorio".

Michael Schwemm, biólogo especializado en peces del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU., está de acuerdo. Un renacimiento del cachorrito, dijo, "permite más oportunidades para estudiar y explorar nuevas opciones de gestión".

Devil Hole

Imagen: Michael Schwemm, biólogo sénior de peces del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU., baja al Agujero del Diablo en el Refugio Nacional de Vida Silvestre Ash Meadows en Nevada. (Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Las interacciones humanas con los cachorritos salvajes de Devil's Hole están restringidas por un plan de manejo estratégico desarrollado por las autoridades de vida silvestre. Bajo él, la investigación intrusiva solo se permitiría si la población llega a 300 o más durante tres años consecutivos. "Puede que sea el momento de ajustar esas reglas", dijo Wilson.

Sin embargo, a pesar de un esfuerzo de rescate de décadas, el cachorrito de Devil's Hole vive una vida solitaria en las aguas turquesas de una fisura subterránea en el fondo de una depresión de piedra caliza que hace que protegerlo sea un desafío.

Una antigua losa de roca de 23 yardas cuadradas que sobresale en la charca, a solo unos pies debajo de la superficie, es clave para su supervivencia. Los peces desovan en la losa, que está cubierta con su principal fuente de alimento, finas praderas de algas verdes.

Las hembras ponen sus huevos en la charca calentada geotérmicamente que ha estado a una temperatura constante de 93 grados Fahrenheit (34°C), que se acerca al límite fisiológico superior para la especie.

En 1952, el presidente Harry S. Truman hizo que el pez único y su ecología de bolsillo se agregaran al Valle de la Muerte como medida de protección.

El cachorrito de Devil's Hole prosperó hasta finales de la década de 1960, cuando el nivel del agua y la cantidad de peces comenzaron a caer precipitadamente debido al bombeo de riego.

El desplome de la población desencadenó un choque ambiental clásico entre los conservacionistas, que querían detener el bombeo para salvar a los peces, y los lugareños que otorgaban un mayor valor al crecimiento económico.

Dos populares calcomanías de parachoques decían en ese momento "Salva al cachorrito" y "Mata al cachorrito".

El conflicto culminó en una decisión histórica de la Corte Suprema de los Estados Unidos en 1976 que afirmó los derechos federales sobre las aguas subterráneas en el frágil hábitat de los peces. Las autoridades federales trataron de asegurar el futuro del pez al rodear el agujero con cercas de 10 pies cubiertas con alambre de púas, cámaras de vigilancia y antenas de radio.

Pero los problemas del cachorrito estaban lejos de terminar.

Las décadas posteriores vieron una disminución gradual en la población y la crisis del cachorrito del 11 de septiembre de 2004: los investigadores habían apilado en tierra firme trampas vacías para peces, pero una inundación repentina las envió a la charca. Las trampas terminaron en el losa con 80 peces muertos en ellas.

Más tarde, un incidente de allanamiento condujo al arresto de tres hombres acusados de delitos graves en relación con un alboroto de borrachos en Devil's Hole, donde se encontró muerto un cachorrito. Dejaron abundante evidencia: latas de cerveza, ropa interior, vómito, un celular y una billetera.

En 2013, se desató el pánico cuando parecía que la extinción era inminente. Las autoridades de vida silvestre instalaron grupos de plantas de acuario donde los bebés podían esconderse de los adultos depredadores.

En un esfuerzo de colaboración que involucró al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU., el Servicio de Parques Nacionales y el Departamento de Vida Silvestre de Nevada, los biólogos recolectaron un lote de huevos de cachorrito de Devil's Hole y los llevaron a las instalaciones de conservación de peces Ash Meadows recientemente construidas en las cercanías.

cachorritos en Ash Meadows

Imagen: Los cachorritos de Devil's Hole nadan en un tanque especialmente diseñado que imita su entorno natural en el Refugio Nacional de Vida Silvestre Ash Meadows en Nevada. (Brian van der Brug / Los Ángeles Times)

Su objetivo era establecer en la instalación una colonia cautiva de peces, que incluye acuarios de laboratorio y un tanque de 4,5 millones de dólares de 100.000 galones construido como una réplica de la tina de roca natural.

Ahora, "estamos desarrollando planes para criar un gran número de cachorritos de Devil's Hole", dijo Jennifer Gumm, gerente de la instalación.

Mientras tanto, el cachorrito de Devil's Hole en la naturaleza todavía enfrenta serios problemas debido a su precario ciclo de vida y los extremos ambientales que se producen en su infernal hábitat.

"Si este pez se extinguiera durante mi mandato", dijo Wilson, "estaría obsesionado por el resto de mi vida con esta pregunta: '¿Qué no hice?'".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: