Son menos aterradoras de lo que piensas, pero aún así, esos dientes...

pirañas del Caribe

Científicos de Harvard llevan pirañas al laboratorio para estudiar de cerca sus hábitos alimenticios

Peter B. Kilian recuerda haber salido a mediados de febrero del aeropuerto Logan, de Boston, estado de Massachusetts, en los Estados Unidos, con Brittany Walsh y haber tenido un solo pensamiento mientras miraba de izquierda a derecha a otros conductores: "No saben que nuestro automóvil está lleno de pirañas".

Conocidos por sus temibles dientes y sangrientos festines de películas B, es ilegal tener estos peces en Massachusetts. Kilian no estaba al tanto de eso cuando decidió que estudiar su comportamiento de depredación sería un proyecto "genial" para Bellono Lab, que investiga cómo las adaptaciones moleculares y celulares conducen en los organismos a funciones de comportamiento únicas.

Pero no dejó que eso lo detuviera. Y, en poco tiempo, con las aprobaciones locales necesarias y un permiso de pirañas para el laboratorio en la mano, él y Walsh, un compañero técnico de investigación en el laboratorio, se encontraron apresurados con poca antelación para encontrar un avión de carga en Logan. Después de que cargaron varias cajas que contenían 20 pirañas del Caribe en el Honda CR-V de Walsh, llegó el momento de planificar la ciencia real.

Los investigadores estudiarán los temperamentos de dos especies nativas del Amazonas: la piraña del caribe o del Orinoco (Pygocentrus cariba) y la piraña de vientre rojo o coicoa (Pygocentrus nattereri), que el laboratorio planea agregar más adelante este año.

El grupo quiere determinar si una especie es más agresiva que la otra y si pueden analizar esta diferencia de comportamiento observando la sangre, los niveles hormonales y la expresión genética.

El trabajo apenas comienza, pero Kilian, quien dirige la investigación, dice que los peces no son tan aterradores como su reputación.

"No son depredadores ápice", dijo. "No cazan regularmente en manadas derribando animales grandes y saludables. Son muy asustadizos cuando tenemos que meter las manos en los tanques. En términos de dónde se encuentran en la naturaleza, son relativamente bajos en el tótem. Son especies presa".

Vídeo: Peter Kilian (izquierda), Nicholas Bellono y Brittany Walsh con las pirañas. Vídeo de Cooper Hardee/Personal de Harvard

Los depredadores de las pirañas incluyen delfines del río Amazonas, garzas y caimanes yacaré parecidos a cocodrilos. Los peces generalmente varían en tamaño de 8 a 12 pulgadas y rara vez crecen más de 2 pies (60 cm). Tienen cuerpos robustos y estrechos, vientres con bordes de sierra, cabezas romas y, por supuesto, dientes afilados como navajas. A pesar de los dientes, la mayoría de las especies de pirañas son carroñeras y algunas incluso son vegetarianas. Tienen preferencia por presas más pequeñas o ligeramente más grandes que ellos.

El trabajo de Bellono Lab se centra en la alimentación, específicamente en los frenesíes de alimentación, que es cuando los peces convergen en un animal herido y, bueno, se dan un festín. Un frenesí que involucre a cientos de pirañas puede reducir la presa a huesos en cuestión de minutos.

Se cree que las pirañas del Caribe son más agresivas que sus contrapartes de vientre rojo. Kilian quiere una prueba definitiva. En los experimentos, observará de cerca qué tan rápido se comen los peces a sus presas, cuántos están involucrados en un ataque y qué tan densamente se agrupan antes de hacer su ataque inicial.

Las pirañas son alimentadas con un pescado graso y rico en proteínas llamado capelán. Para la alimentación regular, los investigadores cortan el pescado congelado en trozos pequeños y los arrojan al tanque. Cuando hacen experimentos de comportamiento, descongelan el pescado entero y lo suspenden en el tanque. Luego observan.

La piraña suele comenzar con unos pocos mordiscos, apuntando a los ojos y la cola para inmovilizar al capelán como si estuviera en la naturaleza. Todo parece bastante ordenado y tranquilo, si las pirañas están bien alimentadas. Cuando tienen hambre, rápidamente se convierte en un frenesí.

"Lo que me interesa es si esta alimentación grupal ocurre debido a señales sociales entre los diferentes peces o si hay algún tipo de señal química entre los peces que lo causa o si es simplemente el resultado de que tienen hambre", dice Kilian. "Esperamos poder hacer algún tipo de seguimiento de los peces asistido por computadora para realmente llegar a las diferencias sutiles en el frenesí del comportamiento".

Además del hecho de que tanto ella como Kilian son amantes de los animales, este tipo de proyecto recompensa el esfuerzo de tiempo completo de administrar la logística y el cuidado de los animales detrás de la ciencia, dijo Walsh.

"A menudo he pensado en hacer un letrero para la parte trasera de mi automóvil: algo así como, ‘Por favor, no me sigan detrás, tengo salpicaduras de agua en la parte trasera’ o ‘Pescado a bordo’".

Imagen de cabecera: Los peces generalmente varían en tamaño de 8 a 12 pulgadas y rara vez crecen más de 2 pies. Tienen vientres aserrados, cabezas romas y dientes afilados como navajas. Kris Snibbe/Fotógrafo del personal de Harvard

Etiquetas: PirañaAlimentaciónFestínAgresividad

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: